CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Puerto Rico

Wanda Vázquez no quiere ser gobernadora de Puerto Rico, pero no renunciará

Por Nicole Chávez

(CNN) — Después de que los legisladores de Puerto Rico pospusieron el jueves una votación para confirmar el posible sucesor del gobernador Ricardo Rosselló, la mujer que actualmente es la próxima en el puesto dijo que no renunciará y que acatará lo que dice la ley.

“Si llega el momento, asumiremos la responsabilidad impuesta por la Constitución y la ley”, tuiteó el jueves la secretaria de Justicia de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced.

LEE: ¿Es Wanda Vázquez la persona ideal para gobernar Puerto Rico?

¿Será Wanda Vásquez aceptada como gobernadora de Puerto Rico?

Un día antes de que la anunciada partida de Rosselló entrara en vigencia, aún no estaba claro quién será el próximo gobernador del territorio estadounidense.

Rosselló nominó al abogado Pedro Pierluisi como secretario de Estado, allanando el camino para que sea el próximo gobernador.

Pero cuando los legisladores se reunieron el jueves para una sesión especial para discutir la nominación de Pierluisi, decidieron posponer su votación final hasta la próxima semana.

Si un nuevo secretario de Estado no es confirmado antes de que el gobernador deje el cargo, la próximo en la fila, Vázquez Garced, probablemente será gobernadora, de acuerdo con la ley de Puerto Rico.

Vázquez Garced dijo el jueves que no está pensando en renunciar. A principios de esta semana, ella dijo que no quería el trabajo.

Pierluisi, hasta la próxima semana

La lucha de poder se ha intensificado dentro del Partido Nuevo Progresista pro-estatal de Rosselló a principios de esta semana, lo que se hizo evidentes el jueves.

Durante la sesión especial del Senado el jueves, Thomas Rivera Schatz, el poderoso presidente del Senado y esperado nuevo jefe del partido, criticó a Pierluisi, pero dijo que tendría la oportunidad de defenderse en una audiencia de confirmación.

El partido del gobernador había estado presionando para que Rivera Schatz, uno de los rivales políticos de Rosselló, fuera nombrado secretario de Estado.

Miembros del Senado pospusieron su voto para confirmar a Pierluisi como secretario de Estado. Se espera que la Cámara se reúna el viernes para discutir su nominación.

LEE: ¿Quién será el nuevo gobernador de Puerto Rico?

Si bien algunas personas favorecen a Pierluisi por sus lazos con el Capitolio de Estados Unidos, muchos lo consideran una figura problemática.

“Durante mucho tiempo, Pierluisi tuvo un buen nombre en Puerto Rico. Fue visto como un buen tipo, un generador de consenso. Pero cuando era el comisionado residente de Puerto Rico, pidió la junta de supervisión. Y ahora es abogado de la junta de supervisión”, dijo el experto político Mario Negrón Portillo.

Pero en medio de una crisis política en Puerto Rico, Rosselló podría no haber tenido muchos candidatos para elegir.

“El nuevo partido progresista no tiene una buena opción de apoyo porque todas las personas que tenían que podrían asumir ese papel en el gobierno han sido contaminadas por el escándalo”, dijo Jorell A. Meléndez-Badillo, profesor asistente de historia de América Latina y el Caribe en la universidad de Dartmouth.

¿Quién es Pedro Pierluisi?

Pedro Pierluisi

Pierluisi, de 60 años, es abogado corporativo de la firma de abogados O’Neill & Borges en San Juan. Su firma representa la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico, que el Congreso creó en 2016 para ayudar a administrar la crisis financiera del territorio. Su cuñado es el jefe de La Junta, como es conocida en la isla.

Uno de los cantos más populares entre los manifestantes antes de la renuncia de Rosselló fue “Ricky renuncia y llévate a la Junta”.

Tomó un permiso de ausencia a partir del martes, según el sitio web de la firma.

Pierluisi fue también el excomisionado residente de Puerto Rico, el único representante de la isla en el Congreso estadounidense, de 2009 a 2017. También se desempeñó anteriormente como secretario de justicia de Puerto Rico bajo el ex gobernador Pedro Rosselló, padre del actual gobernador.

Rosselló derrotó a Pierluisi en 2016 cuando buscaron la nominación del Partido Nuevo Progresista para gobernador. Después de su derrota, Pierluisi se mudó al sector privado.

En su declaración anunciando la nominación, Rosselló dijo que los cargos anteriores de Pierluisi lo hacen un candidato ideal para enfrentar los desafíos políticos actuales.

“Este tiempo histórico requiere una persona capaz de restablecer las relaciones con todos los sectores a nivel local y nacional”, dijo el gobernador.

Pierluisi dijo en un comunicado el miércoles que cree que es crucial recuperar la confianza de las autoridades federales, el Congreso de Estados Unidos y continuar reconstruyendo Puerto Rico.

“He escuchado los mensajes de la gente, sus manifestaciones, sus demandas y sus preocupaciones”, dijo Pierluisi en un comunicado. “Y en este nuevo desafío en mi vida, solo responderé a la gente. Mi objetivo ahora es transformar la energía mostrada por nuestra gente en acciones constructivas que ayuden a Puerto Rico a avanzar”.

Rosselló ha dicho que Pierluisi terminará su mandato pero no buscará la gobernación el próximo año.

El escándalo que llevó a la renuncia del gobernador

(RICARDO ARDUENGO/AFP/Getty Images)

Luego de días de protestas masivas contra el gobierno, Rosselló anunció su renuncia la semana pasada.

Las protestas surgieron tras la publicación de mensajes de chat privados que expusieron a Rosselló y 11 de los principales asesores y miembros del gabinete intercambiando mensajes profanos, homofóbicos y misóginos sobre políticos, periodistas, celebridades y otros.

El escándalo de mensajes de texto siguió a años de presunta corrupción, una crisis de deuda y una devastación generalizada por el huracán María. Las filtraciones y los disturbios que siguieron sacudieron la administración de la isla y dieron lugar a la renuncia de varias figuras políticas de alto perfil.

De acuerdo con la orden de sucesión de Puerto Rico, el secretario de Estado es el siguiente en la fila después del gobernador. El hombre que ocupaba ese cargo, Luis G. Rivera Marín, renunció el 13 de julio porque participó en una conversación grupal en el centro del escándalo.

Julian Zamora, Ray Sanchez y Eric Levenson de CNN contribuyeron a este informe.