CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra comercial EE.UU.-China

Guerra comercial

La guerra comercial de Trump con China está empezando a salirse de control

Por Matt Egan

Nueva York (CNN Business) — La guerra comercial entre Estados Unidos y China siempre ha sido grave. Ahora está empezando a dar miedo.

China permitió que su moneda cayera bruscamente el lunes al nivel más bajo en más de una década. Y el país anunció que sus compañías han detenido las compras de productos agrícolas estadounidenses.

LEE: Gobierno de Trump califica a China de manipulador de divisas

Más tarde, el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensificó las tensiones aún más al dar el paso histórico de etiquetar a China como un manipulador de divisas. Esto se produce después de que Trump prometiera la semana pasada imponer aranceles por primera vez a una amplia franja de bienes de consumo de Estados Unidos procedentes de China.

El conflicto comercial ha alcanzado un nuevo nivel de seriedad que será difícil de revertir. El riesgo es que la guerra comercial se acerque a un punto en el que cause una desaceleración económica severa o incluso una recesión.

Al profundizar sus posiciones, tanto Estados Unidos como China aumentan el riesgo de romper una economía que ya está comenzando a fracturarse. Cada escalada los acerca a una recesión y a un punto sin retorno.

“Tenemos una situación comercial que se está saliendo de los rieles”, escribió Peter Boockvar, director de inversiones de Bleakley Advisory Group, en una nota a clientes el lunes. “La política de utilizar los aranceles como una herramienta para abordar nuestros problemas legítimos con los chinos ha fracasado miserablemente”.

David Kotok, cofundador y director de inversiones de la firma de inversión Cumberland Advisors, dijo a CNN Business que “esta estúpida guerra de aranceles que estamos teniendo” aumenta el riesgo de una recesión.

“Las cosas están escalando y la escalada no ha terminado”, dijo Kotok.

La sensación de que la guerra comercial ha entrado en una nueva y más peligrosa fase se confirmó cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó oficialmente a China como manipulador de divisas. La noticia provocó mayores ventas en los mercados financieros mundiales y aumentó la especulación de que China podría tomar medidas aún más agresivas para devaluar su moneda.

MIRA: China devalúa el Yuan a su nivel más bajo en una década

“Empeora las cosas”, dijo Ian Winer, miembro de la junta de asesores de Drexel Hamilton. “Si la gente pensaba que evitaban que el yuan se debilitara para evitar ser etiquetados como manipuladores de divisas, eso simplemente acaba de ser lanzado por la ventana”.

Agotados por la guerra comercial

Los inversores de todo el mundo están asustados.

El Dow cayó 767 puntos, o 2,9%, el lunes. El Nasdaq cayó un 3,5%, sufriendo su racha perdedora diaria más larga desde justo antes de las elecciones de Trump en 2016. El índice de volatilidad VIX se disparó un 40% a un máximo de siete meses.

Los inversores acumularon bonos del gobierno, llevando el rendimiento del Tesoro a 10 años al 1,75%, el nivel más bajo en casi tres años.

“La creciente guerra comercial entre Estados Unidos y China ciertamente será mala para la economía estadounidense. Qué tanto es casi imposible de calcular”, dijo Art Hogan, estratega jefe de mercado de National Securities Corporation.

Hogan dijo que cuanto peor sea la guerra comercial, más rápido podría llegar una recesión a Estados Unidos.

“Históricamente, las recesiones ocurren como reacción a un error de política monetaria. Esta es la primera vez que tendríamos que lidiar con un error de cálculo de la política comercial”, dijo.

Muchos inversionistas y ejecutivos de negocios están de acuerdo con el deseo de la administración Trump de lograr que China juegue de manera justa en lo comercial. Las barreras comerciales no arancelarias de Beijing, incluidas las transferencias tecnológicas forzadas, han perjudicado durante mucho tiempo a las empresas estadounidenses.

Sin embargo, existe una creciente preocupación por el uso de aranceles por parte de Trump como una forma de obtener concesiones.

La próxima ronda de aranceles afectará a los consumidores

Trump sorprendió a Wall Street la semana pasada al anunciar planes para imponer un arancel del 10% sobre importaciones estadounidenses desde China valoradas en 300 mil millones de dólares.

Los nuevos aranceles, que están programados para entrar en vigencia el 1 de septiembre, se enfocarían en todo, desde indumentaria y calzado hasta productos electrónicos como teléfonos inteligentes. Más que las rondas anteriores de aranceles que protegían los productos terminados, estos gravámenes afectarían a los hogares estadounidenses, la fortaleza de la economía estadounidense.

“Si inyectas incertidumbre durante el regreso a la escuela y las compras navideñas, eso afectará la economía”, dijo Hogan.

Las acciones de minoristas y tecnológicas se han visto especialmente afectadas por la última amenaza arancelaria. Solo Best Buy ha caído casi un 15% desde el cierre del miércoles.

La Cámara de Comercio advirtió la semana pasada que estos nuevos aranceles “solo causarán un mayor daño a las empresas, los agricultores, los trabajadores y los consumidores estadounidenses, y socavarán una economía estadounidense fuerte”.

Los granjeros de Estados Unidos no recibirán buenas noticias pronto. El Ministerio de Comercio de China confirmó que las empresas locales han detenido las compras de productos agrícolas estadounidenses.

La guerra comercial ha obligado a Washington a rescatar a los agricultores con miles de millones de dólares en ayudas. Las morosidades en los préstamos agrícolas se han triplicado desde mediados de 2015 a máximos de ocho años, según el Banco de la Reserva Federal de St. Louis.

La presidenta de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés), Jelena McWilliams, dijo a CNN Business la semana pasada que la agencia está “monitoreando muy de cerca” cómo los bancos en los estados agrícolas están siendo afectados por la guerra comercial.

“Podemos experimentar más morosidad, que luego se vuelven muy difíciles para esas comunidades y nuestro sector agrícola”, dijo McWilliams.

Miedo a la guerra de divisas

China tomó represalias el lunes permitiendo que el yuan se moviera por encima de la relación psicológicamente importante de 7 a 1 frente al dólar estadounidense. El Banco Popular de China atribuyó la debilidad al “proteccionismo comercial y los nuevos aranceles a China”.

“China toma represalias: en una escala del 1 al 10, es un 11”, escribió Chris Krueger, analista senior de políticas del Cowen Washington Research Group, en una nota a clientes.

MIRA: Guerra comercial EE.UU. – China: ¿A quién impactó más la devaluación del yuan?

Horas después, Trump respondió en Twitter, calificando la medida de “manipulación monetaria” y una “violación importante que debilitará en gran medida a China con el tiempo”.

El hecho de que China decidiera no defender su moneda sugiere que Beijing está preparándose para una guerra comercial más larga. Los funcionarios ya no están tratando de evitar la ira monetaria de Trump.

“China está adoptando una visión más oscura y cínica de los objetivos de Trump con China”, dijo Michael Hirson, jefe de práctica de China y Nordeste de Asia del Grupo Eurasia. “Se están volviendo cada vez más pesimistas sobre su capacidad para alejar a Trump de una mayor escalada”.

El movimiento cambiario de China elevó el espectro de una guerra de divisas, donde los principales países se apresuran a devaluar sus respectivas monedas.

“El riesgo cambiario es el más volátil, el más difícil de ver y el que reacciona más rápido”, dijo Kotok. “Ese es el gancho izquierdo que puede derribar al boxeador”.

Inversionistas nerviosos acudieron al oro, elevando el metal precioso por encima de US$ 1.460 la onza por primera vez desde mayo de 2013.

Sin embargo, Hirson dijo que China “no está usando su moneda como arma”. Más bien, argumentó que los funcionarios en Beijing están tratando de atribuirse una decisión que tendrían que tomar eventualmente.

Y existen incentivos poderosos que impiden que China permita que su moneda se devalúe bruscamente. Tal movimiento aterrorizaría a los inversores, desestabilizaría los mercados financieros y provocaría una ola de capital extranjero que Beijing ha estado tratando de atraer desesperadamente.

¿Puede la Fed compensar la guerra comercial?

El problema es que esta escalada de la guerra comercial se produce en un contexto de grietas en la economía global. El crecimiento de China ya se ha desacelerado. Los controles de manufactura en todo el mundo han caído.

La actividad manufacturera estadounidense en julio se desaceleró al nivel más débil en casi tres años. Un indicador de la actividad del sector de servicios de EE. UU. que se observa muy de cerca disminuyó el lunes a un nivel no visto desde agosto de 2016.

Y los bancos centrales mundiales no tienen mucho espacio para compensar la crisis económica. Los costos por préstamos ya son extremadamente baratos. Bajarlos aún más no compensará directamente la incertidumbre comercial.

Los bancos centrales de Europa y Japón todavía tienen tasas de interés negativas. La Reserva Federal dio un repentino giro la semana pasada cuando recortó las tasas de interés por primera vez en casi 11 años.

“Los bancos centrales se están quedando sin balas”, dijo Kotok.

La advertencia de Morgan Stanley

Es por eso que Morgan Stanley dijo el lunes que tiene “alta convicción” de que las acciones estadounidenses experimentarán una corrección del 10% antes de finales de septiembre. El S&P 500 ya está a mitad de camino.

La guerra comercial y los desarrollos de la Fed han abierto los mercados a una “desventaja significativa basada en el deterioro de los fundamentos que ya no se pueden ignorar”, escribió Michael Wilson, estratega jefe de acciones de Morgan Stanley en Estados Unidos, en una nota a clientes.

Por supuesto, el sufrimiento del mercado podría obligar a Washington y Beijing a revertir el rumbo.

Trump sigue de cerca a los mercados financieros y no quiere ser culpado por terminar con el mercado alcista más largo de la historia de Estados Unidos.

Pero Hirson consideró que China y Estados Unidos permanecen atrapados en un ciclo de retroalimentación progresiva.

“Cuanto más Trump aumenta la presión sobre China”, dijo, “más difícil se vuelve para los líderes allí retroceder porque parece que están negociando a punta de pistola”.

En otras palabras, es probable que la guerra comercial empeore antes de mejorar.