CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Redes sociales

El FBI quiere monitorear Facebook e Instagram para detectar amenazas locales en tiempo real

Por Brian Fung

Washington (CNN Business) — El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) ha estado buscando silenciosamente contratistas privados que puedan reunir y suministrar a la policía enormes cantidades de datos de usuarios directamente desde plataformas de redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram.

El Gobierno de Estados Unidos necesita “acceso en tiempo real a una amplia gama de intercambios de redes sociales” para combatir mejor a los grupos terroristas y las amenazas internas, dijo el FBI en su solicitud de ofertas, que fue reportada por primera vez por el Wall Street Journal.

Pero el esfuerzo del FBI para obtener una visibilidad de gran alcance en las actividades de redes sociales de estadounidenses y extranjeros corre el riesgo de chocar con otras partes del Gobierno Federal que han tratado de tomar medidas drásticas contra Silicon Valley por violaciones de datos, violaciones de privacidad y otros casos en que la información del usuario se compartió sin consentimiento.

LEE: 7 de los mayores hackeos de la historia

La búsqueda del FBI comenzó a principios de julio. Hace un llamado a los proveedores que pueden brindar a los agentes de la ley una advertencia anticipada de incidentes violentos, así como la capacidad de convocar a un determinado número de identificaciones de usuario de redes sociales, direcciones IP y números de teléfono si es necesario.

Esta no es la primera vez que el FBI busca acceso a una amplia gama de datos de redes sociales. En 2016, la agencia anunció que había contratado a la empresa de análisis de redes sociales Dataminr para permitir que las fuerzas del orden público “busquen la manguera de incendios completa de Twitter, casi en tiempo real, utilizando filtros personalizables”. Dataminr, que solo analiza información de código abierto, también es contratada por medios de comunicación como CNN.

No es claro de inmediato si el FBI apunta a ampliar las capacidades de Dataminr con el nuevo contrato, o si ya está haciendo algún tipo de monitoreo de Facebook e Instagram. El FBI declinó hacer comentarios, citando la naturaleza en curso del proceso de adquisición.

Aún así, el volumen y la profundidad de la información buscada por el FBI resalta el interés de la agencia en monitorear a los usuarios de Internet de manera amplia. Según la propuesta del FBI, los licitadores ganadores deben ayudar al Gobierno a “identificar y monitorear de manera proactiva las amenazas a Estados Unidos”.

Las plataformas de redes sociales proporcionan datos de forma rutinaria a las fuerzas del orden sobre individuos específicos. Pero ese proceso se basa en la aplicación de la ley haciendo solicitudes o citaciones individualizadas.

MIRA: Tim Cook: En Apple no nos dedicamos a monetizar sus datos personales

Twitter no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Facebook declinó comentar, pero refirió a CNN Business a sus políticas de desarrollo de aplicaciones existentes, que prohíben que la información de los usuarios de Facebook se comparta con partes “no autorizadas”.

“Por ejemplo, no usar los datos obtenidos de nosotros para proporcionar herramientas que se utilizan para la vigilancia”, se lee en la política de Facebook.

El esfuerzo de adquisición del FBI podría complicarse por los movimientos recientes del Congreso, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y otros para intensificar los estándares de privacidad en las empresas tecnológicas.

MIRA: Facebook pagará multa millonaria por violaciones a la privacidad

El mes pasado, la FTC anunció un acuerdo récord de 5.000 millones de dólares con Facebook por su filtración de datos de usuarios a la firma de consultoría política Cambridge Analytica. El acuerdo requiere que Facebook reestructure su directorio y brinde una mayor supervisión sobre las decisiones de la compañía, aunque los críticos del acuerdo argumentaron que era demasiado débil y no hizo lo suficiente para responsabilizar personalmente al director ejecutivo, Mark Zuckerberg. La FTC no respondió a una solicitud de comentarios.

Mientras tanto, los legisladores del Senado han estado tratando de elaborar una legislación de privacidad a nivel nacional que pueda aclarar cuáles son los derechos de los usuarios de Internet en relación con las compañías tecnológicas masivas que extraen su información de comportamiento para mantener posiciones poderosas en publicidad en línea y comercio electrónico.

FBI