CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump promueve la teoría de la conspiración de Epstein-Clinton, la última en un patrón de denuncias infundadas difundidas por el presidente

Por Jeremy Diamond

Berkeley Heights, Nueva Jersey (CNN) — Donald Trump, presidente de Estados Unidos, promovió este sábado una teoría de conspiración que vincula a la familia Clinton con la muerte del multimillonario y traficante sexual Jeffrey Epstein, la última instancia de Trump en la que propaga infundadas teorías y falsedades de conspiración.

Trump compartió un tuit y un video del comediante conservador Terrence Williams, quien afirmó sin evidencia que el expresidente Bill Clinton y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, la rival de las elecciones presidenciales de Trump en 2016, fueron responsables de la muerte de Epstein. La Oficina Federal de Prisiones y el fiscal general Bill Barr dijeron que Epstein murió en un “aparente suicidio” mientras estaba bajo custodia federal.

Como resultado del retuit de Trump, el video recibió más de 3 millones de visitas en Twitter el domingo por la mañana, más del triple de los videos más recientes de Williams. Tanto Trump como Bill Clinton fueron amigos con Epstein en décadas anteriores, pero Trump aprovechó la teoría de la conspiración este sábado para su más reciente pulla a los Clinton. El tuit también afirmó falsamente que Epstein murió mientras estaba bajo vigilancia suicida, a pesar de que Epstein había sido retirado de la vigilancia suicida antes de su muerte.

Angel Ureña, portavoz del expresidente, calificó la teoría de la conspiración como “ridícula y, por supuesto, no es cierta”.

“Y Donald Trump lo sabe”, tuiteó Ureña. CNN también contactó a un portavoz de Hillary Clinton.

Trump promueve las teorías de conspiración

Los legisladores y los funcionarios del gobierno han pedido que se investigue la muerte de Epstein, pero ninguno ha ido tan lejos como para sugerir que los rivales políticos estaban detrás de esto.

A diferencia de cualquier otro presidente antes que él, Trump ha promovido repetidamente teorías de conspiración sin pruebas y falsedades sin tener en cuenta las consecuencias de su retórica.

Incluso antes de ser candidato a la presidencia, Trump aumentó seguidores entre la derecha política al promover la teoría de la conspiración de que el presidente Barack Obama nació en Kenia, y no en Estados Unidos, incluso después de que Obama emitió un certificado de nacimiento que mostraba que era Nacido en Estados Unidos.

Durante su campaña para la presidencia, Trump difundió una teoría de conspiración que vincula al padre de su entonces rival presidencial republicano, el senador Ted Cruz, con el asesinato del presidente John F. Kennedy. La campaña de Cruz negó que se tratara de Rafael Cruz; y Cruz, un republicano de Texas, respondió en ese momento al criticar a Trump como un mentiroso patológico.

Y en el segundo mes de su presidencia, Trump acusó a Obama, sin evidencia, de intervenir sus teléfonos en la Torre Trump durante la campaña de 2016. Más de dos años después, todavía no hay evidencia de que los teléfonos de Trump hayan sido interceptados durante la campaña de 2016.

Trump también ha afirmado repetidamente sin evidencia que millones de personas votaron ilegalmente en las elecciones de 2016; ha alimentado teorías de conspiración sobre un “estado profundo” de funcionarios gubernamentales que trabajan en su contra; y también ha calificado falsamente la investigación del ex asesor especial Robert Mueller como una “cacería de brujas” y calificó la investigación de la interferencia rusa en la campaña de 2016 como “traición”, entre muchos otros.

Trump no fue el único funcionario en su administración que promovió la teoría de la conspiración de Epstein-Clinton. Lynne Patton, una funcionaria de alto rango del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y amiga de la familia Trump desde hace mucho tiempo, también dio voz a la teoría de la conspiración en su cuenta de Instagram más temprano ese día.

El tuit de Trump que promueve la teoría de la conspiración se produjo aproximadamente una hora después de que el senador republicano de Florida Marco Rubio advirtiera sobre los peligros de difundir las teorías de conspiración partidista sobre la muerte de Epstein.

“Está justificado el escrutinio de cómo #Epstein pudo suicidarse”, tuiteó Rubio. “Pero la prisa inmediata por difundir teorías de conspiración sobre alguien en el ‘otro lado’ de la división partidista que lo mata ilustra por qué nuestra sociedad es tan vulnerable a la desinformación extranjera y los esfuerzos de influencia”.

La consejera principal de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, apareció en Fox News Sunday defendiendo al presidente. “Creo que el presidente solo quiere que se investigue todo”, dijo Conway cuando se le preguntó sobre el controvertido retuit de Trump.

“Justo el día anterior, había información no revelada que implicaba a algunas personas muy altas”, dijo, refiriéndose a los cientos de páginas de documentos de una demanda por difamación de uno de los acusadores de Epstein. Esos documentos fueron revelados este viernes por un tribunal.

“Diré que siempre existe esta prisa por (decir) ‘Necesitamos transparencia. Necesitamos responsabilidad’, cuando se trata de acusaciones ficticias como la colusión con Rusia para cambiar las elecciones. Esto parece ser muy concreto y que Jeffrey Epstein haya hecho algunas cosas muy malas durante varios años. Así que continuemos investigando eso”, dijo Conway.

Los demócratas critican a Trump por ‘imprudencia’

Aun así, dos candidatos presidenciales demócratas de 2020 el domingo criticaron a Trump por retuitear la teoría de la conspiración de Epstein y la historia del presidente de difundir reclamos infundados.

El senador de Nueva Jersey, Cory Booker, calificó la última difusión de teorías de Trump como “más temeraria” y “peligrosa”, y le dijo a Jake Tapper de CNN que Trump “ha estado usando a los Clinton como un medio para muchas de sus falsas acusaciones”.

Beto O’Rourke, ex representante de Texas, también le dijo a Tapper que Trump está atacando a sus “enemigos políticos con teorías de conspiración infundadas” y lo calificó de “comportamiento extraño”.

O’Rourke dijo que el presidente está tratando de desviar la atención de los tiroteos masivos del fin de semana pasado en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio.

“Está cambiando la conversación, y si le permitimos que haga eso, nunca podremos enfocarnos en los verdaderos problemas, de los cuales él es parte, y asegurarnos de llegar a las soluciones”, dijoO’Rourke , nativo de El Paso.

– Kate Sullivan, Devan Cole y Sarah Westwood, todos de CNN, contribuyeron a esta historia.