CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Atletismo

Simone Biles: Cómo pasé del sistema de orfanatos a las Olimpiadas

Por Simone Biles

Nota del editor: Simone Biles ha ganado en cuatro ocasiones la medalla dorada en gimnasia artística en las Olimpiadas. Las opiniones expresadas en este artículo son propias de la autora.

(CNN) — A la gente le encanta preguntarme: “¿cuál es tu secreto?” A veces quieren saber cómo desafío la gravedad en la colchoneta. Otras veces quieren saber cómo pasé de un orfanato a las Olimpíadas.

Mi respuesta es la misma en ambos casos: una mezcla de talento, mucho trabajo y decir sí cuando se presentó la oportunidad correcta. Cuando era demasiado pequeña para saberlo, quienes me rodeaban vieron que tenía un don para la gimnasia artística. Sin su aliento y su apoyo nunca habría llegado a ser gimnasta.

Tuve la bendición de tener tanto el talento como la posibilidad de desarrollarlo. Pero muchos no son tan afortunados.

¿Saben que en Estados Unidos hay casi 400.000 niños y jóvenes en el sistema de orfanatos? En mi opinión, esos son 400.000 talentos a la espera de ser descubiertos. Pero tan solo el 3% de los niños que vivieron en orfanatos consiguen un título universitario, en comparación con un 30% de la población en general.

¿Es posible que todos esos jóvenes no deseen obtener una educación superior? Ciertamente no. Simplemente no tienen el apoyo y a menudo ni los recursos financieros ni la oportunidad de desarrollar todo su potencial.

Entonces, hablo en su nombre para decir que es tiempo de una revolución educativa. Es hora de un nuevo modelo en el que todos tengan la oportunidad de aprender sea cual sea su situación.

Mi camino al éxito comenzó el día en que mi abuelo y su esposa nos adoptaron oficialmente a mi hermana y a mí. Mi mamá biológica sufría de adicción a las drogas, y cuando yo tenía tres años nos retiraron de su custodia a mis hermanos y a mí. Desde entonces, rebotamos de casa en casa hasta que cuando tenía seis años, mis abuelos tomaron la valiente decisión de adoptarnos.

Si bien yo era niña cuando comenzó mi calvario en el sistema de orfanatos, recuerdo cómo me sentía cuando me pasaban por alto o me ignoraban. Como si nadie me conociera ni quisiera conocerme. Como si no contaran mis talentos ni mi voz.

Encontrar una familia me hizo sentir que yo importaba. Encontrar una pasión, algo que amaba y en lo que era buena, me hizo sentir que yo importaba. Representar a mi país y ser parte de un equipo olímpico tan maravilloso es valioso, al igual que ser un modelo para quienes buscan cumplir sus sueños.

Lo que me lleva al tema de la educación. Existen abrumadoras pruebas que sugieren que los niños y los jóvenes que están en orfanatos son una población vulnerable en el sistema educativo. En todo Estados Unidos, el 52% de esos jóvenes asisten a escuelas peor clasificadas. Lo que es peor, casi un cuarto de los jóvenes deben lidiar con sus dificultades de aprendizaje en el sistema escolar.

Y ni qué decir de los desafíos académicos y emocionales que acompañan las múltiples colocaciones en familias y escuelas a lo largo de la niñez.

Pero si invertimos en los niños de los orfanatos, ellos también pueden tener la oportunidad de tener éxito, lo que, a su vez, fortalece nuestras comunidades, nuestra economía y nuestra sociedad. Y un área de inversión que me preocupa en particular es la universidad.

Siempre soñé con ir a la universidad. Había planeado ir a la Universidad de California, Los Ángeles, pero lo pospuse y seguí entrenando en mi gimnasio en casa.

Sin embargo, no me convencía haberlo aplazado. Quería encontrar la forma de seguir adelante con mis estudios mientras entrenaba para la próxima Olimpiada, y por eso me inscribí en la University of the People, una universidad en línea, sin fines de lucro, sin colegiatura, que está abriendo el acceso a la educación superior a estudiantes de todo el mundo.

El formato me brinda una oportunidad única por su flexibilidad para acomodar la universidad en torno a mi carrera de un modo que no existía hasta el momento. Y no solo es una gran solución para los atletas competitivos. Es una oportunidad para quien sienta que le es muy difícil superar las barreras financieras, estructurales o personales para llegar a la universidad.

Sabiendo lo que significa que las probabilidades no estén de tu lado, creo que es mi deber brindar asistencia a quienes más lo necesitan. Por esta razón, estoy lanzando un fondo de beca en University of the People para los jóvenes en orfanatos y otras personas. Este fondo ayudará a cubrir los costos asociados a conseguir un título, como el arancel de solicitud y los costos de evaluación al final de cada curso.

Nuestras circunstancias no deberían definirnos ni impedirnos lograr nuestros objetivos, en especial si ese objetivo es la educación superior. Tengo la esperanza de poder ayudar a otros niños que viven en orfanatos a lograr ese objetivo en los próximos meses y años.

(Traducción de Mariana Campos)