CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Inmigrantes indocumentados

Un padre de 4 hijos fue detenido durante las redadas de inmigrantes en Mississippi; su familia todavía no sabe dónde está

Por Dianne Gallagher, Catherine E. Shoichet, Hollie Silverman

Morton, Mississippi (CNN) — Al menos 300 de las casi 700 personas detenidas durante las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) en Mississippi la semana pasada han sido liberadas. Pero Andrés Gómez-Jorge no es uno de ellos.

Su esposa, Juana, y sus hijos están desesperados por encontrarlo.

Juana dice que no ha dormido desde que su esposo fue detenido.

Las redadas, ¿plantean reforma migratoria?

Casi 700 personas fueron detenidas en las redadas de la semana pasada.

Gómez-Jorge estaba trabajando en la planta de Morton Koch Foods el miércoles cuando ocurrieron las redadas y no se ha puesto en contacto con su familia desde entonces.

Juana invitó a CNN a su casa el lunes para discutir cómo las redadas han afectado a su familia.

“No sabemos dónde está”, dijo. “No sabemos si está vivo o muerto”.

La pareja tiene cuatro hijos, de 11, 9, 6 años y un niño de brazos, dice Juana. En un video que se ha vuelto viral, la hija mayor de Juana, Magdalena, fue vista llorando después de que su padre fue detenido.

Juana dice que su hija ama a su padre y, como todos sus hijos, está triste porque él no está. “Su padre es muy importante para ella. Está conmovida”, dijo sobre su hija.

“Mis hijos están tristes. Están preocupados”, dijo la madre. “No sé dónde está”.

Juana dice que no trabaja y que depende de su esposo para obtener todos sus ingresos. Ella dice que no tiene familia en el área.

Tiene miedo de no poder pagar el alquiler, los servicios públicos o la fianza que pueda necesitar para sacar a su esposo de la detención. Ella piensa que podría costar hasta US$ 6.000 y no sabe cómo ni dónde obtendría tanto dinero.

“Me siento muy impotente. No tengo trabajo, solo mi esposo trabaja. Y pienso, ¿qué voy a hacer?”, se preguntó.

Juana dice que ella y su esposo han vivido en Estados Unidos por más de una década y que vinieron aquí por mejores oportunidades.

“No vino aquí para robar a nadie”, explicó Juana. “Vino aquí para trabajar. Es por necesidad”.

Juana le dijo a CNN que si su esposo es deportado, no tendrá más remedio que regresar a Guatemala con sus hijos a cuestas. Todos los niños nacieron en Estados Unidos. Nunca han estado en Guatemala y le han dicho que no quieren ir, dijo.

El hecho de que las lágrimas de su hija Magdalena, de 11 años, se volvieran virales no se le ha escapado.

Juana dice que está asustada porque el mundo entero ha visto la cara de su hija.

Ella dice que la familia ha tenido interacciones con personas que los han asustado desde que se tomó el video. Juana dice que la familia ha recibido llamadas extrañas y algunas personas incluso han preguntado sobre adoptar a Magdalena.

El video se ha compartido tan ampliamente que incluso la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) respondió.

“Sé que la niña está molesta y lo entiendo. Pero su padre cometió un delito”, dijo el domingo Mark Morgan, comisionado en funciones de CBP, a Jake Tapper de CNN en el programa “State of the Union”.

El portavoz de ICE, Bryan Cox, dijo a CNN el lunes que Gómez-Jorge no tiene ninguna condena penal previa. El padre de cuatro hijos fue arrestado mientras “trabajaba sin autorización legal”, dijo Cox.

Cox dijo que aunque Gómez-Jorge no ha sido condenado por un delito, el fiscal dederal del Distrito Sur de Mississippi decidirá si él o alguna de las personas detenidas la semana pasada serán deportados.

Todo lo que la familia de Gómez-Jorge puede hacer ahora es buscarlo y esperar su liberación.

Magdalena parece incómoda con la fama que obtuvo. Estaba muy callada cuando CNN la visitó. Hizo su tarea y jugó con sus hermanos menores después de la escuela, con los que compartió refrescos y dulces.

La niña de 11 años dijo que su materia favorita es matemáticas, tanto que quiere ser maestra de matemáticas cuando crezca.

Pero en este momento, ella solo quiere que su padre vuelva a casa. Magdalena dice que muchos de sus amigos tienen padres que fueron detenidos en las redadas y muchos de ellos, como ella, todavía tienen a uno de sus padres detenidos.

Sus maestros no hablaron sobre la redada cuando regresó a la escuela el día que ocurrió, dice ella.

Juana dice que continuará buscando a su esposo y que está en la búsqueda de un abogado que ayude a la familia. Ella está siendo fuerte para sus hijos y le dice a su hija que no llore y que encontrarán una forma de pagar la fianza para que Gomez-Jorge pueda volver a casa.

“Quiero encontrarlo por mis hijos”, dijo. “Es como si alguien se hubiera muerto”.

Dianne Gallagher informó desde Morton, Mississippi. Catherine E. Shoichet informó desde Washington. Hollie Silverman escribió desde Atlanta. Maria Cartaya, Geneva Sands y Jamiel Lynch de CNN también contribuyeron a este informe.