CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Asistente de vuelo israelí muere tras contraer sarampión; había viajado de Nueva York a Tel Aviv

Por Elizabeth Cohen

(CNN) — Una asistente de vuelo israelí y madre de tres hijos murió de sarampión.

Rotem Amitai, de 43 años, murió el martes, según el Hospital Beilinson en Petah Tikva, Israel. Amitai había viajado desde Nueva York a Tel Aviv unos días antes de presentar fiebre en marzo, pero no está claro si se contagió en un vuelo, en Nueva York o en Israel, según el Ministerio de Salud de Israel.

Amitai fue vacunada contra la enfermedad cuando era niña, pero como muchas personas de su edad en todo el mundo, recibió solo una dosis de la vacuna. Por lo demás, estaba sana antes de contraer sarampión.

Rotem Amitai

“Rotem era una mujer maravillosa y una madre devota. Estamos afligidos y lamentamos su fallecimiento antes de tiempo”, dijo su familia en un comunicado.

La muerte de Amitai por sarampión fue confirmada por el Consejo Regional Emek Hefer, una autoridad gubernamental local en Israel.

El 26 de marzo, Amitai voló desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy en Nueva York a Tel Aviv, según la aerolínea El Al, su empleador. El 31 de marzo presentó fiebre y entró en coma aproximadamente una semana después. Le diagnosticaron encefalitis, o inflamación del cerebro, una complicación del sarampión.

“El Al llora la muerte de un miembro de la tripulación de vuelo de la aerolínea. Hemos tomado medidas para que nuestras tripulaciones aéreas sean vacunadas”, dijo la aerolínea en un comunicado. “Extendemos nuestras más profundas condolencias a la afligida familia y continuaremos apoyándolos”.

Más de 360.000 personas en todo el mundo contrajeron sarampión este año, hasta el 7 de agosto, según la Organización Mundial de la Salud. Esos datos son provisionales e incluyen casos sospechosos y confirmados.

En 2017, hubo 110.000 muertes de sarampión en todo el mundo, principalmente entre niños menores de 5 años, según la OMS.

Las muertes por sarampión son raras en Israel y Estados Unidos, pero ambos países están experimentando brotes del virus. Las autoridades sanitarias atribuyen los brotes de sarampión en los últimos años a las personas que se niegan a vacunarse.

Ha habido 4.300 casos de sarampión en Israel desde marzo de 2018.

En Estados Unidos, el sarampión fue declarado eliminado en 2000, pero el reciente resurgimiento — más de 1.100 casos este año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. — es una amenaza. Más del 75% de los casos se han registrado en Nueva York.

“Tenemos la reintroducción de una infección viral grave en una población que está reteniendo la vacuna de sus hijos, y ahora se está extendiendo más allá de esa población”, dijo el Dr. William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt y asesor sobre vacunas para los CDC.

Una dosis de la vacuna contra el sarampión es aproximadamente 93% efectiva. En 1989, los niños en Estados Unidos empezaron a recibir dos dosis, lo que es aproximadamente un 97% efectivo, según los CDC.

No se sabe por qué la mayoría de las personas que contraen sarampión se recuperan por completo, mientras que otras tienen complicaciones devastadoras.

Aproximadamente 1 de cada 1.000 niños que contraen sarampión desarrollará encefalitis, según los CDC. Esto puede provocar convulsiones y dejar a un niño sordo o con una discapacidad intelectual.

Además, 1 o 2 de cada 1.000 niños estadounidenses que contraen sarampión morirán a causa de la enfermedad. En todo el mundo, la enfermedad es mortal en 1 o 2 de cada 100 niños.

Antes de que se introdujera la vacuna contra el sarampión a principios de la década de 1960, se estima que entre 400 y 500 personas en Estados Unidos morían de la enfermedad cada año, 48.000 fueron hospitalizadas y 1.000 desarrollaron encefalitis, según los CDC.

Amir Tal, Oren Liebermann y Minali Nigam contribuyeron a este informe.