CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Gran Bretaña

El buque cisterna iraní Grace 1 fue liberado a pesar de petición de Estados Unidos

Por Sara Mazloumsaki, Lauren Said-Moorhouse, Vasco Cotovio

(CNN) — Un buque petrolero incautado, que es el centro de un enfrentamiento entre Gran Bretaña e Irán, fue autorizado para zarpar a pesar de los esfuerzos de once horas de Estados Unidos para detener el movimiento para liberarlo.

La Corte Suprema en el territorio británico de Gibraltar aprobó la liberación del Grace 1, después de que las autoridades dijeron que ya no deseaban detenerlo.

El propietario del petrolero Grace 1 dijo que el barco iraní se dirigirá al Mediterráneo, según la agencia semioficial de noticias Mehr de Irán, citando al funcionario marítimo iraní Jalil Eslami.

El Ministro Principal de Gibraltar dijo que había aceptado una promesa de Irán de que, si se liberaba el buque cisterna, su carga no sería llevada a su supuesto destino original de Siria, lo que habría estado en contravención de las sanciones de la Unión Europea contra Riad.

El petrolero Grace 1 en el territorio británico de Gibraltar el 15 de agosto de 2019. El mes pasado había sido detenido en una operación de la Real Marina Británica. (AP Photo/Marcos Moreno)

En una audiencia anterior, el fiscal general de Gibraltar Joseph Triay dijo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos había solicitado que se incautara el barco. El estado de los esfuerzos legales de Washington no estaba claro el jueves.

Después de que el Grace 1 fue confiscado por Gibraltar, Irán se apoderó de un petrolero de bandera británica en el Golfo. El estado de ese barco, el Stena Impero, se mantuvo sin cambios el jueves, dijeron sus dueños.

Un portavoz de los propietarios de Stena Impero dijo que el Grace 1 “es una situación completamente separada de nuestra perspectiva”, pero su liberación “podría verse como un paso positivo” para el Stena Impero.

Un portavoz del fiscal general de Gibraltar anunció por separado que el capitán del Grace 1 y tres oficiales serían liberados.

Los puertos de la Marina Real Británica y Gibraltar y las agencias policiales asaltaron el barco el 4 de julio bajo la creencia de que el buque transportaba petróleo destinado a Siria, lo que habría violado las sanciones de la Unión Europea.

“Tenemos razones para creer que el Grace 1 transportaba su envío de petróleo crudo a la refinería de Baniyas en Siria”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores en funciones de España, Josep Borrell, en ese momento, y agregó que Estados Unidos había pedido al Reino Unido que interceptara el barco. Gibraltar es un territorio británico de ultramar al borde del sur de España.

Irán criticó la incautación como “ilegal” y condenó la operación como “piratería”, según un informe de la agencia de noticias semioficial Tasnim en ese momento.

Menos de dos semanas después, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) dijo que su armada había capturado a un petrolero de bandera británica, Stena Impero, en el Estrecho de Ormuz y lo acusó de “violar las regulaciones internacionales”.

Miembros de la tripulación del Grace 1 esperan en Gibraltar, el 15 de agosto de 2019, cuando una corte decidió dejar zarpar el petrolero bajo la condición de no ir a su destino original: Siria. (AP Photo/Marcos Moreno)

Jeremy Hunt, el entonces Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, dijo en un comunicado que el incidente mostró “signos preocupantes de que Irán podría estar eligiendo un camino peligroso de comportamiento ilegal y desestabilizador”, y agregó que la respuesta del Reino Unido sería “considerada, pero sólida”. ” Casi un mes después, el petrolero, y su tripulación, permanecen detenidos en Irán.

Antes de las incautaciones, las tensiones en el Golfo Pérsico habían aumentado constantemente después de que Irán confirmó que dejaría de cumplir con varias partes del acuerdo nuclear de 2015, que la administración Trump retiró del año pasado.

David Shortell de CNN, Kylie Atwood, Bianca Britton e Ivana Kottasova contribuyeron a este informe.