CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Exclusivo de CNN: nuevos documentos revelan un choque tras bambalinas por los gastos dentro de la comisión toma de posesión de Trump

Por Vicky Ward

(CNN) — La ex asesora de la primera dama Melania Trump, que ha sido criticada por el costo de la toma de posesión del presidente Donald Trump, se encontraba entre los planificadores de eventos que expresaron su preocupación por el gasto excesivo en las semanas previas a los eventos, según documentos obtenidos por CNN.

MIRA: ¿Por qué a Trump le podría interesar Groenlandia? Lo que debes saber de esta isla

Stephanie Winston Wolkoff, una examiga de Melania Trump, surgió como testigo de los investigadores y recibió una citación el mes pasado por el secretario de Justicia de Washington DC.

La citación de 10 páginas, que ha sido vista por CNN, le pide a Wolkoff que entregue una variedad de información, incluyendo cualquier evidencia de gastos relacionados con la toma de posesión que fueron “derrochados, mal administrados y / o proporcionaron un beneficio privado incorrectamente”.

Asimismo, pide comunicaciones entre la comisión inaugural y varias entidades comerciales relacionadas con el presidente Trump o su familia, así como comunicaciones entre Wolkoff y varios miembros de la familia Trump, incluidos Donald Trump Jr., Eric Trump, Ivanka Trump y Jared Kushner.

LEE: ¿La Torre Trump sobre una avenida con el nombre de Obama?

Varias agencias están investigando la toma de posesión de Trump, incluidos los fiscales federales en Nueva York que están analizando decenas de miles de documentos entregados por la Comisión de Inauguración Presidencial, según personas familiarizadas con la investigación. Las autoridades están investigando si parte del dinero de la donación se gastó mal, se usó para beneficiar indebidamente a ciertas personas o provino de donantes extranjeros. Vanity Fair informó por primera vez la citación de DC.

La citación de DC es la tercera que recibe Wolkoff sobre las finanzas de la toma de posesión. Las otras dos fueron de la oficina del Fiscal Federal en el Distrito Sur de Nueva York y de la Comisión de Supervisión de la Cámara, según una fuente familiarizada con el tema.

Consultado por CNN, Wolkoff dijo que no podía comentar, citando un acuerdo de confidencialidad que firmó con la quincuagésimo octava Comisión de Inauguración Presidencial (PIC, por sus siglas en inglés), el grupo sin fines de lucro que supervisó la toma de posesión de Trump.

MIRA: A Trump le gusta elegir personajes para papeles imaginarios de Hollywood

En una declaración de una página publicada en abril de 2019, Wolkoff dijo: “Si la PIC me liberara de esta obligación, podría hablar libremente sin temor a repercusiones legales o financieras. De lo contrario, lamentablemente no puedo proporcionar cualquier comentario sustantivo”.

Pero dos personas cercanas a Wolkoff le dicen a CNN que ella ha respondido a la última citación. Eso podría ser preocupante para las personas conectadas a la toma de posesión.

Wolkoff estuvo profundamente involucrada en detalles minuciosos de la planificación de la toma de posesión y se incluyó en correos electrónicos vistos por CNN que incluían costos, horarios y proveedores, entre otra información.

Una de las fuentes cercanas a Wolkoff le dijo a CNN que ella es meticulosa sobre el mantenimiento de registros, y ha mantenido registros extensos de su trabajo en torno a la toma de posesión, incluidos libros de contabilidad detallados y hojas de cálculo de gastos presupuestarios.

Bienvenido a Washington

Esta es una historia, esencialmente, de un choque de voluntades y cultura. Wolkoff llegó a Washington sin experiencia en política, pero como experta en escenificar producciones a gran escala para instituciones culturales de alto nivel, notablemente orientadas al detalle, como el Lincoln Center y la revista Vogue. Según las fuentes, estaba acostumbrada a trabajar con personas que conocía y en las que confiaba y esperaba que su función incluyera verificar el precio de cada línea de pedido. Le dijeron que le darían carta blanca, dicen. Eso resultó no ser el caso.

Stephanie Winston Wolkoff y Melania Trump en 2008.

Wolkoff salió de la Casa Blanca en febrero de 2018 en medio de una controversia, cuando se reveló que su firma, WIS Media Partners, recibió cerca de 26 millones de dólares para planificar eventos para la toma de posesión.

Ese mes, altos funcionarios de la administración dijeron que el presidente y la primera dama no estaban contentos de haberse enterado del dinero pagado por la Comisión Inaugural a la firma de Wolkoff, según The New York Times.

LEE: Trump: “Ser presidente me está costando una fortuna”

La ex portavoz de la primera dama, Stephanie Grisham, ahora secretaria de prensa de la Casa Blanca, emitió un comunicado en ese momento diciendo que la Casa Blanca había “cortado el contrato de servicios gratuitos con la señora Wolkoff”.

En su declaración de abril de 2019, Wolkoff cuestionó que haya sido despedida y escribió que las palabras de Grisham “no eran justas ni precisas” y que había sido “arrojada debajo del autobús”.

A excepción de 1,6 millones de dólares, los 26 millones de dólares del pago a la compañía de Wolkoff fueron a proveedores y subcontratistas para servicios de producción de eventos de transmisión, de acuerdo con un documento preparado por la compañía y visto por CNN.

La Comisión Inaugural fue presidida por el viejo amigo del presidente Trump, el financiero con sede en California Tom Barrack. El vicepresidente de la comisión, Rick Gates, se convirtió en empleado de Colony Capital, la firma de inversión de Barrack, después de la toma de posesión.

En febrero de 2018, Gates se declaró culpable de conspiración y de mentir a los investigadores, por cargos no relacionados con la toma de posesión. Gates actualmente está cooperando con varias investigaciones, como parte de su acuerdo de culpabilidad.

MIRA: Trump busca regular las redes sociales

Barrack ha sido objeto de escrutinio recientemente por sus tratos con Arabia Saudita.

Al preguntarle sobre la reciente citación a Wolkoff, los portavoces de Kushner, Gates, Barrack, Donald Trump Jr. y Eric Trump se negaron a comentar.

La Casa Blanca no hizo comentarios, pero anteriormente dijo que el presidente y la primera dama no participaron en la planificación de la toma de posesión.

Duplicar el costo

El acto de posesión de Trump fue diferente en muchos aspectos, especialmente en lo que costó. El precio récord de 107 millones de dólares del evento fue más del doble que la toma de posesión del presidente Barack Obama en 2009, así como la juramentación en 2001 del presidente George W. Bush.

Thomas Barrack.

Wolkoff, amiga de la primera dama desde hacía mucho tiempo, fue consultada por Ivanka Trump para que dirigiera la toma de posesión después de las elecciones, según una de las fuentes cercanas a Wolkoff. Wolkoff tenía fama de ser una gran organizadora de eventos, ya que dirigió la Gala del Instituto de Vestuario del Museo Metropolitano de Arte, conocida como Met Gala, en la ciudad de Nueva York.

Una vez que aterrizó en Washington, Wolkoff se dio cuenta de que el alcance de la toma de posesión estaba mucho más allá de lo que habían señalado Barrack y Gates, según una de las fuentes. Tendría que confiar en la “forma de Washington”, que incluía, según le dijeron, trabajar con asociaciones de larga data.

LEE: Trump se encamina a su propio juicio político

Cuatro fuentes familiarizadas con la situación le dicen a CNN que Wolkoff se enfrentó repetidamente con Barrack y Gates por los gastos de la Comisión Inaugural. Un punto de discusión particular fue un proveedor llamado Hargrove Inc., una compañía de eventos especiales que Wolkoff sintió que estaba cobrando precios más allá de lo que ella consideraba razonable. Hargrove ha participado en la producción de eventos para cada toma de posesión presidencial desde 1949 y se le pagó al menos 25 millones de dólares por la posesión de Trump.

Los correos electrónicos obtenidos por CNN muestran la preocupación que Wolkoff y otros planificadores de eventos tenían sobre el presupuesto de Hargrove. A fines de diciembre, Gates fue copiado en un intercambio de correo electrónico entre Wolkoff y los gerentes de Hargrove que decía: “Estoy expresando mis preocupaciones porque no tengo opciones en este momento”. Wolkoff citó “muchas líneas de pedido que no se reflejaron, alquileres que no se obtuvieron, presupuestos que no eran precisos y elementos de decoración que no eran factibles”.

El entonces presidente de Hargrove respondió que “nuestro único objetivo aquí es hacer que esta sea la toma de posesión más exitosa de la historia”, y se ofreció a proporcionar 10 bares de forma gratuita.

Un correo electrónico entre los organizadores de eventos inaugurales también cuestionó los precios de Hargrove, y uno dijo que una oferta para decorar dos salas del centro de convenciones era “literalmente cinco veces más que en cualquier otro lugar. Hemos tenido en cuenta un aumento de la prima, pero esto es excepcionalmente alto”.

Otro correo electrónico de otro socio en la planificación del evento le preguntó a Hargrove por qué el precio era tan alto para los elementos escénicos, y escribió que el “costo… no se justifica con la forma en que se explicó o se mostró”. CNN no vio la respuesta de Hargrove a este correo electrónico.

A pesar de las preocupaciones, Gates aprobó la contratación de Hargrove para la Cena Global del Presidente de Barrack celebrada en el Auditorio Andrew W. Mellon, uno de los múltiples eventos en los que participó la compañía, y la Comisión Inaugural Presidencial aprobó el presupuesto de Hargrove, según documentos vistos por CNN.

Hargrove declinó hacer comentarios para esta historia, pero una fuente familiarizada con el trabajo de la compañía en los eventos inaugurales dijo que Hargrove presentó un alcance detallado de documentos de trabajo y facturas y como el alcance del trabajo cambia con cada toma de posesión, cualquier comparación con otros eventos sería injusta. Hargrove produce muchos otros eventos importantes, incluida la Convención Nacional Democrática, y CNN, junto con otros medios de comunicación, ha trabajado con Hargrove en su cobertura de la convención.

Un portavoz de Gates le dijo a CNN que no tenía conocimiento de las preocupaciones de Wolkoff sobre Hargrove. El portavoz de Barrack se negó a comentar, aunque no está claro si sabía sobre los costos.

Rick Gates.

Wolkoff pronto se sintió excluida de las reuniones convocadas por Barrack y Gates en las que pensó que debería haber sido incluida, según una de las fuentes cercanas a ella.

Las cosas se pusieron tan mal que Wolkoff expresó su angustia en una llamada telefónica al entonces abogado personal de Trump, Michael Cohen, quien grabó la llamada. Según una fuente con conocimiento de la grabación, Wolkoff le dijo a Cohen que estaba preocupada por el gasto de la toma de posesión.

La conversación grabada fue adquirida por agentes federales el año pasado durante su investigación sobre Cohen.

Wolkoff, según las dos fuentes cercanas a ella, había ido a trabajar para la Comisión Inaugural en contra de los deseos de la mayoría de sus amigos de Nueva York, muchos de los cuales apoyaban a Hillary Clinton.

Wolkoff le dijo a una de esas fuentes, una amiga cercana, que tomó el trabajo porque sentía que no tenía otra opción debido a su estrecha relación con la primera dama, así como a un sentido de deber patriótico.

A pesar de la fricción que rodeaba la toma de posesión, Wolkoff acordó trabajar para Melania Trump como asesora no remunerada. Clasificada como una empleada especial del gobierno, Wolkoff pasó mucho tiempo trabajando desde la ciudad de Nueva York. Se le asignó la tarea de elaborar ciertos puntos de mensajes, así como cultivar la iniciativa oficial de los niños de la primera dama, aunque sigue sin estar claro en qué medida. Wolkoff dejó elequipo de la primera dama en febrero de 2018: Be Best se lanzó en abril.

En privado, Wolkoff le ha dicho a varias personas que cree que fue señalada deliberadamente como chivo expiatorio para desviar la atención de otras personas involucradas en la toma de posesión que, en su opinión, eran culpables de malgastar y con quienes creció para tener una relación difícil.

“Stephanie fue subestimada”, dice una persona cercana a Wolkoff. “Esperaban una socialité de Nueva York que no mirara los detalles”.