CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

Documentos revelan gastos de Assange con dinero público de Ecuador: ¿malgasto o ayuda a un asilado?

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — Durante 6 años, 9 meses y 24 días Julian Assange vivió bajo la protección del Gobierno de Ecuador en condición de asilado en su embajada en Londres. En ese periodo el Estado financió algunos gastos que actualmente son considerados como “curiosos” por funcionarios del Gobierno del presidente Lenín Moreno.

CNN en Español tuvo acceso a documentos oficiales entre 2012 y 2016 que incluyen solicitudes, autorizaciones de pago y el detalle de gastos de un fondo rotativo y otro específico asignados por el Ecuador para Assange. Según las autoridades, esto revelaría el nivel de apoyo no solo económico sino político que tenía el creador de WikiLeaks durante la administración del presidente Rafael Correa.

El secretario Anticorrupción, Iván Granda, consultado por CNN sobre estos gastos, dijo que el gobierno anterior se extralimitó en el otorgamiento del asilo a Assange: “A mí me parece que existieron acciones absolutamente extralimitadas a lo que corresponde un derecho de asilo en la costumbre internacional y en las leyes internacionales respecto del asilo”, agregó Granda.

Según los documentos, en 2012 el Gobierno aprobó un fondo específico por 300.000 dólares para la contratación de servicios imprevistos y necesarios para el caso Assange que incluía investigación y asesoramiento legal; en 2013, Ecuador pagó 20.400 dólares a altas autoridades ecuatorianas para visitar a Assange y atender asuntos relacionados al caso por conmemorarse un año del asilo; y en 2015 y 2016 se destinaron 17.600 dólares para misiones, viajes para atender temas jurídicos y políticos relacionados con el caso.

Asesoría legal para la carrera política de Assange en Australia

Un dato que llama la atención en 2013 es el relacionado a una contratación de asesoramiento legal por 1.230 dólares para que Assange fuera candidato al senado de Australia, su país natal. Esto incluía, según los documentos, determinar si sus imputaciones en Suecia podrían constituirse en un obstáculo, análisis de probabilidades, respaldo popular y posibles inmunidades como senador.

El secretario Granda cree que esas pretensiones estaban encaminadas a que el creador de WikiLeaks no sea procesado: “Buscaban generar acciones que rompan con la posibilidad de que él sea enjuiciado en su país. ¡Cómo se malgastaron los recursos del pueblo ecuatoriano! Hoy por hoy en una posible candidatura y medición del mercado electoral que tendría el señor Julian Assange”.

También se registran gastos para la rueda de prensa conjunta de Julian Assange y el entonces canciller Ricardo Patiño el 19 de junio de 2014 por un monto de 7.700 dólares que incluía: tres días de servicio de preparación de la rueda de prensa y videoconferencia, alquiler de equipo y traducción simultánea.

¿Gastos de asilo justificados?

El secretario Anticorrupción asegura que estos gastos demuestran que el Ecuador dejó de priorizar sus intereses económicos, comerciales y como país “por una acción absolutamente personal del señor Assange”.

La Cancillería informó el 11 de abril pasado tras el retiro del asilo a Assange, que entre 2012 y 2018 el Ecuador gastó 5,8 millones dólares en su seguridad y 400.000 dólares en médicos, alimentación, lavandería y consultorías jurídicas.

Carlos Poveda, abogado de Julian Assange en Ecuador, dijo a CNN que su defendido “jamás incurrió en una presión o un chantaje” para que Ecuador desembolse esos gastos. Poveda insistió en que “no existe ningún tipo de antecedente o elemento que identifique que hubo estos aportes bajo este tipo de acciones”. Además, señaló que “nunca ha existido un elemento de chantaje, o de coerción o amenaza”, por parte de Assange.

El expresidente Rafael Correa al igual que el excanciller Ricardo Patiño han defendido en reiteradas ocasiones el otorgamiento del asilo a Assange y los gastos que ello implicó por considerar que se trataba de un tema de defensa de los derechos humanos. CNN intentó buscar una reacción al contenido de estos documentos de parte del excanciller Patiño pero su asistente indicó que por ahora no se referirá a este tema.

La Contraloría sigue investigando los gastos de asilo de Assange. Se espera que la institución emita un informe definitivo del que las autoridades esperan se desprendan responsabilidades civiles, administrativas y penales en contra de exfuncionarios que autorizaron los pagos.