CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

China podría arrollar al ejército estadounidense en Asia en horas, advierte un informe australiano

Por Brad Lendon

Hong Kong (CNN) — El ejército de Estados Unidos ya no es la fuerza principal en Asia y los misiles del ejército de China podrían arrollar sus bases en horas, según un nuevo informe.

El estudio realizado por el Centro de Estudios de Estados Unidos, de la Universidad de Sydney, en Australia, advierte que la estrategia de defensa estadounidense en la región del Indo-Pacífico “está en medio de una crisis sin precedentes” y podría tener que batallar para defender a sus aliados contra China.

LEE: Estados Unidos está en riesgo de perder una guerra con China o Rusia, advierten expertos

Eso significa que Australia, Japón y otros socios estadounidenses deben desarrollar y reorientar sus fuerzas en la región, y considerar una mayor cooperación con Estados Unidos para garantizar su seguridad, según el estudio.

El informe destaca áreas donde el ejército de China está haciendo grandes avances en comparación con Estados Unidos y sus aliados y socios asiáticos. El principal de ellos es el de los misiles.

“China ha desplegado una formidable variedad de misiles de precisión y otros sistemas de contraintervención para socavar la primacía militar de Estados Unidos”, señala el informe. Esos misiles se cuentan por miles, añade.

Casi todas las instalaciones militares de Estados Unidos en el Pacífico occidental, así como las de sus socios y aliados clave, “podrían quedar inutilizadas por ataques de precisión en las primeras horas de un conflicto”, según el informe.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el lunes que no había visto el informe, pero el portavoz Geng Shuang enfatizó que la política militar del país era “de naturaleza defensiva”.

“China se encuentra firmemente en el camino del desarrollo pacífico y nuestra compacta política nacional es de naturaleza defensiva”, dijo Geng.

LEE: Armas láser de Rusia y China amenazan a satélites de EE.UU., dice reporte del Pentágono

CNN contactó al Pentágono para obtener comentarios, pero no había recibido respuesta al momento de la publicación.

Poco sorprendente

Gran parte del informe australiano debería ser poco sorprendente para el Pentágono.

Un informe de noviembre de 2018 al Congreso por parte de la Comisión de Estrategia de Defensa Nacional dijo que “el ejército de EE.UU. podría sufrir bajas inaceptablemente altas” y “podría tener dificultades para ganar, o tal vez podría perder, una guerra con China o Rusia”.

Seis meses después, el informe anual del Departamento de Defensa de EE. UU. sobre el ejército de China dijo que Beijing tenía la intención de desarrollar un ejército de clase mundial y convertirse en “el poder preeminente en la región del Indo-Pacífico”.

Más de 2.000 misiles balísticos de intermedio, corto y mediano alcance que pueden llegar a objetivos terrestres y marítimos son parte de ese plan, según el informe del Pentágono.

El estudio australiano cuestiona la capacidad de Estados Unidos para mantenerse al día con los avances de China y advierte que Washington enfrenta una crisis de “insolvencia estratégica”.

Por ejemplo, Estados Unidos está viendo que su flota de submarinos de ataque de propulsión nuclear se está reduciendo en un momento en que son todavía más necesarios.

“En pocas palabras, a medida que el ambiente sobre la superficie se vuelve más letal debido a los despliegues chinos de misiles de crucero, tecnologías hipersónicas y defensas antiaéreas, la ventaja duradera de Estados Unidos en la guerra submarina será cada vez más importante en el equilibrio de poder regional”, señala el informe.

Pero el almirante Phil Davidson, jefe del Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos, le dijo al Congreso en marzo que solo había recibido la mitad de los submarinos necesarios en el Pacífico cada día.

El informe australiano sostiene que es vital que Canberra y socios como Japón necesiten dar un paso adelante para llenar el vacío que Estados Unidos está dejando.

LEE: El “nivel sin precedentes” de la cooperación entre China y Rusia amenaza el dominio de Estados Unidos

“Washington requerirá un apoyo significativo y continuo de sus aliados y socios regionales para disuadir con éxito el aventurerismo chino”, dijo.

El informe, por ejemplo, sugiere que Australia aumente su producción de submarinos de propulsión convencional, que son ideales para operaciones cerca de las costas o en áreas como el Mar del Sur de China.

También alentó la “defensa colectiva” a través de un software que permite la comunicación entre aliados.

Mayor cooperación

Una mayor cooperación entre EE. UU. y sus aliados ya está en marcha.

Estados Unidos y Australia completaron recientemente sus ejercicios bienales Talisman Sabre en el norte de Australia, que este año también incluyeron un contingente de la Fuerza de Autodefensa de Japón que realizó dos desembarcos anfibios.

El informe australiano dice que se necesita más de lo mismo y más allá de Australia.

“Los ejercicios deben practicarse y demostrar una rápida dispersión de las fuerzas de ataque con base en tierra y aire desde la base concentrada en territorio japonés, Okinawa y Guam, hasta pequeñas ubicaciones geográficamente diversas (alrededor del Mar del Sur de China)”, dijo.

“El objetivo principal de tales ejercicios debería ser reforzar la capacidad colectiva de disuadir, evitar y, si es necesario, mitigar la posible agresión china”, dijo.

El informe señala que el ejército australiano está acosado por uno de los mismos males que afectan a sus aliados estadounidenses: fuerzas muy dispersas. Entre 2001 y 2018, Australia gastó más del triple en operaciones en el Medio Oriente que en el Indo-Pacífico.

La tensión que los conflictos en Afganistán, Iraq y Siria han puesto sobre el presupuesto, el equipo y las operaciones del ejército de EE. UU. han “afectado la preparación” de Washington para una gran competencia de poder en el Indo-Pacífico”, dijo.