CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Hombres en California supervisaron una estafa romántica dirigida a mujeres de todo el mundo, dicen los federales

Por Faith Karimi

(CNN) — En marzo de 2016, un hombre que afirmaba ser un capitán del Ejército de EE. UU. que estaba en Siria contactó a una mujer japonesa en un sitio internacional para ser amigos por correspondencia digital.

En cuestión de semanas, su relación se convirtió en un romance en Internet y el hombre enviaba correos electrónicos a diario en inglés que ella tradujo a través de Google. El hombre que se hacía llamar Terry García le pidió dinero, mucho, a la mujer identificada como FK en documentos de la corte federal. Durante 10 meses, ella le envió un total de 200.000 dólares que tomó prestados de amigos, su exesposo y otros familiares para hacer feliz su interés amoroso.

MIRA: ¿Qué es la estafa maestra y por qué sacude a México?

Pero en realidad, García no existía. Todo fue una estafa internacional en línea dirigida por dos hombres nigerianos en el área de Los Ángeles con la ayuda de asociados en su país de origen y otras naciones, dicen funcionarios federales.

Y este jueves, los fiscales estadounidenses acusaron a 80 personas, en su mayoría nigerianas, por fraude generalizado de unos 6 millones de dólares a empresas y mujeres mayores vulnerables.

De ellos, 17 personas han sido arrestadas en Estados Unidos hasta el momento y los investigadores federales están tratando de localizar al resto en Nigeria y otras naciones.

“Creemos que este es uno de los casos más grandes de este tipo en la historia de Estados Unidos”, dijo el fiscal federal Nick Hanna.

Un plan para contrabandear diamantes

El tórrido romance en línea entre FK y García se realizó en una dirección de correo electrónico de Yahoo sin llamadas telefónicas. García le dijo a FK que no tenía permitido usar un teléfono en Siria, según las autoridades federales.

Empezó a pedir dinero después de que él le dijo que había encontrado una bolsa de diamantes en Siria y que necesitaba su ayuda para sacarla de la nación devastada por la guerra. Dijo que estaba herido y que no podía hacerlo por sí mismo, y le presentó a los asociados que, según él, ayudarían a facilitar la transferencia, alegan documentos de la corte. Uno dijo que era un diplomático de la Cruz Roja que podía enviar los diamantes a FK, según muestran los documentos judiciales.

Poco después, otro hombre que afirmó trabajar para una compañía naviera le pidió dinero a FK para asegurarse de que el paquete no fuera inspeccionado en la aduana, dice la demanda. Las solicitudes de dinero adicional seguían llegando, y los estafadores citaron diferentes razones cada vez sobre por qué el paquete estaba atascado en la aduana.

MIRA: Detienen al mayor ciberestafador de la historia de España

“FK estima que hizo entre 35 y 40 pagos durante los 10 meses que tuvo una relación con García. Durante ese tiempo, el estafador le envió correos electrónicos de 10 a 15 veces al día, y García le pedía que hiciera los pagos, por lo que siguió pagando a cuentas en Turquía, el Reino Unido y Estados Unidos”, dice la denuncia penal federal.

La pérdida de dinero ha dejado a FK enojada y deprimida, dijeron las autoridades. “Comenzó a llorar cuando discutía la forma en que estas pérdidas la habían afectado”, dice la demanda penal.

17 arrestados y docenas huyendo

Las estafas no se limitaron solo al romance, dijo Hanna. Incluyeron esquemas comerciales en los que los estafadores hackean los sistemas de correo electrónico de las compañías, se hacen pasar por empleados y realizan pagos directos que canalizan el dinero de vuelta a sí mismos.

“En algunos casos, las víctimas pensaron que se estaban comunicando con militares estadounidenses en el extranjero, cuando de hecho, estaban hablando con estafadores”, dijo Hanna. “Algunas de las víctimas en este caso perdieron cientos de miles de dólares de esta manera”.

De las 80 personas acusadas, las autoridades federales arrestaron a 14 personas principalmente en Los Ángeles, dijo el jueves la Oficina del Fiscal Federal local. Al menos otros tres acusados ya estaban bajo custodia. Los sospechosos restantes viven en otros países, principalmente en Nigeria, y los investigadores dijeron que trabajarán con los respectivos gobiernos para extraditarlos.

Cómo funcionó la estafa

Los investigadores detallaron una intrincada estafa que terminó con el arresto de dos sospechosos clave que supervisaron la transferencia fraudulenta de al menos 6 millones de dólares y el intento de robo de 40 millones de dólares adicionales.

MIRA:  Estafas telefónicas van en alza en Estados Unidos

Una vez que los conspiradores con sede en Nigeria, Estados Unidos y otros países persuadieron a las víctimas a enviar dinero con falsas pretensiones, los dos hombres nigerianos que vivían en el sur de California coordinaron la recepción de fondos, dice la acusación.

Los dos hombres proporcionaron cuentas bancarias y de servicios monetarios que recibieron fondos obtenidos de las víctimas y también administraron la extensa red de lavado de dinero, alega la denuncia.

Los dos hombres fueron arrestados el jueves. Todos los acusados enfrentarán cargos de conspiración para cometer fraude, conspiración para lavar dinero y robo de identidad agravado. Algunos también enfrentarán cargos de fraude y lavado de dinero.

Paul Delacourt, de Los Ángeles, del FBI, advirtió a la gente que tenga cuidado a medida que las estafas románticas se intensifiquen en todo el país. La Comisión Federal de Comercio dijo que las estafas que se aprovechan de las personas vulnerables cuestan a los estadounidenses más dinero que cualquier otro fraude reportado a la agencia el año pasado. Se informó que más de 21.000 personas fueron engañadas para enviar 143 millones en tales esquemas solo en 2018.

“Miles de millones de dólares se pierden anualmente, e instamos a los ciudadanos a conocer estos sofisticados esquemas financieros para protegerse a sí mismos o sus negocios de convertirse en víctimas desprevenidas”, dijo Delacourt.

Steve Almasy, Stella Chan y Cheri Mossburg de CNN contribuyeron a este informe.