CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Patrulla Fronteriza se niega a revelar públicamente cuántos inmigrantes detenidos tienen enfermedades contagiosas

Por Elizabeth Cohen, Minali Nigam

(CNN) — A pesar de los brotes de gripe, tuberculosis y varicela, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) se niega a revelar al público cuántos inmigrantes que están en las instalaciones de detención tienen enfermedades contagiosas.

Los médicos han estado preocupados durante mucho tiempo de que estos entornos congestionados son caldo de cultivo para enfermedades graves.

“Crean instalaciones que fomentan la propagación de agentes infecciosos”, dijo el doctor William Schaffner, asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU (CDC) sobre cuestiones relacionadas con las vacunas.

Un alto funcionario de salud de la CBP le dijo a CNN que su agencia realiza un seguimiento de las enfermedades infecciosas entre los cientos de miles de migrantes que pasan por los centros de detención de CBP pero se negaron a divulgar esos datos.

Esto contrasta con la forma en que otras entidades manejan las estadísticas de enfermedades. Los Departamentos de Salud estatales y del condado de Estados Unidos realizan un seguimiento de los recuentos de casos en curso para docenas de enfermedades infecciosas y hacen que esa información esté disponible en línea. Del mismo modo, las Naciones Unidas publican estadísticas de enfermedades sobre refugiados en línea.

Los expertos en salud pública criticaron duramente a la CBP por lo que llamaron la falta de transparencia de la agencia.

“¿De qué tienen miedo?”, preguntó el doctor Paul Spiegel, exalto funcionario de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, quien ahora es el director del Centro de Salud Humanitaria de la Universidad Johns Hopkins.

Dijo que poner esa información a disposición es crucial para la salud pública.

“En salud, medimos cosas, y entre más personas conozcan esa información, mejor”, dijo. “Los migrantes son liberados en la comunidad y se trasladan rápidamente a otros lugares del país”.

El funcionario de la CBP dijo que su agencia informa enfermedades a los Departamentos de Salud estatales.

“Compartimos esta información. No la estamos ocultando”, dijo.

Sin embargo, la revisión de CNN de las muertes de tres niños que tuvieron influenza y murieron bajo la custodia de la CBP, o poco después, plantea dudas sobre si los datos de enfermedades infecciosas en los migrantes se informan constantemente a los funcionarios de salud estatales.

Además, una revisión de los sitios web del Departamento de Salud del estado indica que los datos de la enfermedad en los migrantes no están disponibles al público, lo que incluiría a investigadores y médicos.

Transparencia de salud pública

En los primeros siete meses de 2019, más de 600.000 migrantes fueron detenidos cruzando la frontera suroeste de Estados Unidos. La política de la CBP, basada en acuerdos legales, tiene como objetivo sacar a niños y adultos de su custodia dentro de las 72 horas.

Los informes del gobierno muestran, sin embargo, que tanto niños como adultos han estado detenidos durante más de 72 horas.

“Hemos visto todo, desde paperas, varicela, influenza y tuberculosis”, escribió un portavoz de CBP en un correo electrónico a CNN.

El portavoz y el alto funcionario de salud de la agencia, quienes hablaron con la condición de que sus nombres no se utilicen en este informe, se negaron a proporcionar una lista completa de las enfermedades infecciosas observadas en los inmigrantes, o el número de casos o muertes por esas enfermedades.

Spiegel, el exfuncionario de la ONU, dijo que es desafortunado porque cuando Naciones Unidas publicó datos de vigilancia de la salud en línea, los investigadores de salud pública pudieron analizar los datos y ofrecer información importante.

“Hicimos que personas de todo el mundo miraran estos datos y escribieran documentos sobre ellos, y fue útil”, dijo. “Cuantos más datos haya disponibles, mejor”.

El doctor Jonathan Winickoff, profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de Harvard, agregó que esa transparencia también ayuda a los médicos en el área a ayudar a los migrantes y a la población circundante.

“Hay una razón por la cual las cifras se informan y se hacen públicas, y eso es para que los médicos y los servicios de respuesta de salud pública en esos lugares puedan comprender la naturaleza del riesgo y tomar las medidas adecuadas y asegurarse de que el público esté protegido”, dijo Winickoff. “Cuando los números son invisibles, es muy difícil tomar medidas de protección”.

Los médicos instan a la CBP a que vacunen a los niños

Una de las acciones de protección más importantes es vacunar a los migrantes, dijo Winickoff.

A principios de este mes, Winickoff, Spiegel y otros tres médicos enviaron una carta a los miembros del Congreso expresando preocupación por las enfermedades infecciosas en los centros de detención de migrantes. Al detallar las muertes de tres niños bajo custodia estadounidense que murieron después de contraer influenza, los médicos instaron a que los niños migrantes se vacunen contra el virus.

Según una declaración de la CBP, la agencia no vacuna a los migrantes “debido al corto plazo naturaleza de la tenencia de CBP y las complejidades de operar programas de vacunación”.

Winickoff y Spiegel dijeron que el argumento no tiene sentido para ellos. Dijeron que es relativamente rápido y económico vacunar incluso a grandes grupos de personas. Los médicos dijeron que la vacunación ayuda a proteger a los migrantes y a las personas que los rodean cuando se mudan de las instalaciones de CBP a otras instalaciones gubernamentales o a la comunidad estadounidense en general.

Spiegel dijo que la agencia de la ONU para los refugiados, donde trabajó durante 15 años, supervisó los programas que vacunaron a millones de refugiados poco después de que cruzaran las fronteras internacionales.

“Si podemos hacerlo en lugares como Darfur y Sudán del Sur, imagino que el gobierno de Estados Unidos puede hacerlo”, dijo. “Francamente, no es tan difícil y no es tan complicado”.

Informe de enfermedades y muertes de migrantes

El alto funcionario de salud de CBP dijo que su agencia comparte datos de vigilancia de salud con los cuatro Departamentos de Salud estatales a lo largo de la frontera suroeste.

“Compartimos esa información y registramos y coordinamos a través de los canales de salud pública establecidos”, dijo. “Compartimos esta información”.

Cuando se le preguntó qué enfermedades CBP informa a los departamentos de salud estatales, el funcionario dijo que depende de las leyes de ese estado en particular.

“Obviamente no todos los casos de sarna no necesitan ser reportados o planteados”, dijo.

En Arizona, sin embargo, se deben informar los brotes de sarna, una infestación de la piel donde los ácaros se entierran debajo de la piel.

En todo el país, las muertes por gripe pediátrica deben informarse a las autoridades de salud estatales. Pero parece que las muertes de dos de los tres niños migrantes que tuvieron influenza y murieron no fueron reportadas a los departamentos de salud estatales.

Felipe Gomez Alonzo, de 8 años, murió en diciembre en Nuevo México después de contraer influenza. Pero según el Departamento de Salud de Nuevo México, hubo dos muertes por gripe pediátrica en la temporada de gripe 2018-2019: un niño tenía 16 años y el otro 1 año.

Wilmer Josué Ramírez Vásquez, de 2 años, murió en mayo en El Paso después de contraer influenza. El Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas informa que no hubo muertes por gripe pediátrica en esa región del estado durante la temporada de gripe 2018-2019.

Carlos Hernández Vásquez, de 16 años, murió en mayo en el condado de Hidalgo, Texas, después de contraer influenza. No está claro si su muerte está incluida entre las cinco muertes por gripe pediátrica que ocurrieron en esa región del estado durante la temporada de gripe 2018-2019.

Los médicos dijeron que informar públicamente sobre enfermedades infecciosas y muertes es crucial para proteger la salud pública.

“Es muy importante asegurarse de que otros no estén infectados”, dijo Spiegel. “El público necesita comprender lo que está sucediendo en estas instalaciones”.