CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Una piedra pómez gigante que flota en el Pacífico podría ayudar a sanar la Gran Barrera de Coral de Australia

Por Kara Fox, Jessie Yeung

(CNN) — Una  “balsa” o gran volumen de piedra pómez del tamaño de Manhattan se está desplazando hacia Australia, trayendo consigo una nueva vida marina que podría ayudar con la recuperación de los corales de la Gran Barrera de Coral, la mitad de los cuales han muerto en los últimos años como resultado del cambio climático.

La masiva capa flotante de roca volcánica fue vista por primera vez por los marineros el 9 de agosto, días después de lo que se cree que fue la erupción de un volcán submarino cerca de la isla del Pacífico de Tonga, según el Observatorio de la Tierra de la NASA.

Días después, los marineros australianos que se dirigían hacia Vanatu en el catamarán ROAM dijeron que encontraron rocas volcánicas “formadas por piedras pómez desde mármol hasta el tamaño de una pelota de baloncesto, de modo que el agua no era visible”. El equipo de ROAM, Michael y Larissa Hoult, le dijeron a CNN que habían estado en el mar durante 10 días antes de entrar en contacto con la materia gris flotante una noche.

“Fue bastante extraño, en realidad”, dijo Larissa. “Todo el océano estaba mate, no podíamos ver el reflejo del agua de la luna”.

 

“Las rocas se estaban cerrando a nuestro alrededor, así que no podíamos ver nuestro rastro o nuestra estela en absoluto. Solo podíamos ver el borde donde volvía al agua normal —agua brillante— en la noche”, agregó Michael, diciendo que podían ver la roca desde todas las direcciones.

“Era un poco misterioso, no sabíamos qué tan profundo era, si navegábamos sobre un volcán que estaba activo en ese momento. Parecía que había más subiendo, burbujeando desde abajo”. dijo Larissa.

La piedra pómez, que está llena de agujeros y cavidades, flota como un iceberg, con aproximadamente 90% bajo el agua y 10% sobre el agua, explicaron la pareja.

Se espera que la piedra pómez se desplace con la corriente hacia la costa australiana durante los próximos 7-10 meses, dijeron, donde los científicos creen que podría tener un efecto positivo en los microorganismos allí.

Eso se debe a que las piedras flotantes pueden actuar como un hogar para que los organismos marinos aniden.

Cuando la piedra pómez llegue a la Gran Barrera de Coral, la vida marina adjunta también viajará, lo que potencialmente traerá diversas colonias nuevas de percebes, corales y más.

En 2012, una investigación realizada por Scott Bryan, profesor asociado de la Universidad Tecnológica de Queensland, y otros después de un evento volcánico submarino similar descubrió que los grandes volúmenes de piedra pómez son una forma en que el océano puede redistribuir la vida marina diversa.

La erupción de este mes podría tener efectos positivos similares, dijo Bryan.

El satélite Terra de la NASA capturó la masa flotante de piedra pómez el 13 de agosto de 2019.

En declaraciones a la Australian Broadcasting Corporation (ABC) el viernes, Bryan dijo: “[La balsa] es un mecanismo natural para que las especies colonicen, se repongan y crezcan en un nuevo entorno”, y agregó que es “una forma en que la naturaleza puede ayudar a promover la regeneración”. Bryan también dijo que el fenómeno natural ocurre cada cinco años.

Él le dijo a ABC que cuando la balsa de piedra pómez llegue a la costa australiana en los próximos siete a 12 meses, estará “cubierta por toda una gama de organismos de algas y percebes y corales y cangrejos y caracoles y gusanos”.

“Esta es una forma de que los corales jóvenes y saludables se introduzcan rápidamente en la Gran Barrera de Coral”, dijo.

En 2016 y 2017, las olas de calor marinas causadas por el cambio climático provocaron un blanqueamiento masivo que mató a aproximadamente la mitad de los corales en la Gran Barrera de Coral, junto con muchos otros en todo el mundo.