CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Incendios en el Amazonas

Bolsonaro dice que ama el Amazonas, pero sus políticas están diseñadas para causar estragos

Por Kara Fox, Marina Lang

(CNN) — La selva amazónica de Brasil está ardiendo, con más de un campo y medio de fútbol de selva tropical destruidos cada minuto de cada día, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil.

MIRA: Repudian desde Bogotá “negligencia” de Bolsonaro y le exigen proteger al Amazonas

Si bien los granjeros y ganaderos de Brasil han utilizado durante mucho tiempo técnicas de tala y quema, cuando los incendios despejan la tierra para prepararla para otros fines, un aumento de 80% en la deforestación, desde el año pasado, indica un cambio inquietante en un espíritu político. Los activistas ambientales lo atribuyen a un gran cambio: la elección del presidente de extrema derecha del país, Jair Bolsonaro.

En respuesta a la condena internacional del aumento de incendios registrados en el Amazonas, Bolsonaro dijo que “proteger la selva es nuestro deber, actuar para combatir la deforestación ilegal y cualquier otra actividad criminal que ponga en riesgo a nuestro Amazonas”. Agregó que su experiencia en el servicio público militar contribuyó a su “profundo amor y respeto” por la selva tropical.

Pero un vistazo rápido a las políticas económicas y ambientales del presidente contrarrestan esa narrativa, y muchos de sus críticos argumentan que no solo han fomentado este desastre ambiental, sino que, de hecho, prepararon el escenario para ello.

LEE: Bolsonaro envía a las Fuerzas Armadas a Amazonas

He aquí un vistazo a cómo llegó Brasil aquí.

Promesas de campaña

El ascenso al poder de Bolsonaro marcó una de las campañas políticas más polarizadoras y violentas en la historia de Brasil, en medio de una recesión prolongada, tasas de criminalidad crecientes y escándalos de corrupción generalizados en la cuarta democracia más grande del mundo.

Aprovechando las preocupaciones económicas del electorado en el juicio de campaña, Bolsonaro prometió restaurar la economía explorando el potencial económico de la Amazonía.

Entre 2004 y 2012, la deforestación disminuyó drásticamente, pero en los últimos años ha ido en aumento, y el poderoso cabildeo agrícola en el Congreso brasileño ha estado presionando para un mayor desarrollo de la selva.

MIRA: Jair Bolsonaro señala a las ONG por incendios en el Amazonas

Ese lobby agrícola respaldó a Bolsonaro durante su campaña electoral.

Como presidente electo, Bolsonaro dijo que los agricultores están siendo excesivamente multados por daños ambientales, y también propuso fusionar los ministerios de Medio Ambiente y Agricultura de Brasil, una idea que desde entonces ha archivado.

Si bien los partidarios se regocijaron en su victoria de octubre de 2018, los opositores expresaron rápidamente su preocupación de que su victoria podría amenazar los derechos humanos y la preservación ecológica.

Sentar las bases

Poco después de asumir el cargo, Bolsonaro firmó un decreto que otorga al Ministerio de Agricultura la responsabilidad de certificar las tierras indígenas como territorios protegidos.

Alrededor de 13% de Brasil está legalmente designado como tierra indígena, la mayor parte de la cual está en la Amazonía y está reservada para los 900.000 indígenas del país (menos del 0,5% de la población).

LEE: Incendios en el Amazonas encienden las alarmas a nivel mundial

Los grupos indígenas dijeron que la orden del presidente conduciría a “un aumento de la deforestación y la violencia contra los pueblos indígenas”.

Bolsonaro, quien ha sido llamado el “Trump de los trópicos”, defendió esa decisión en Twitter en ese momento, escribiendo que: “Menos de un millón de personas viven en estos lugares, aislados del verdadero Brasil, explotados y manipulados por las ONG. Juntos integraremos a estos ciudadanos”.

Su elegido ministro de Asuntos Exteriores, Ernesto Araújo, es un conservador de extrema derecha que ha llamado a los esfuerzos para combatir el cambio climático una toma de poder conspirativa por la izquierda global en su blog, titulado “Contra el globalismo”.

En noviembre, el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que retiraría la oferta de Brasil de organizar una reunión climática de la ONU para 2019 “a la luz del proceso de transición a la administración recientemente elegida” y citó las preocupaciones presupuestarias.

Un controvertido ministro de Medio Ambiente

Ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles.

El ministro de Medio Ambiente del país, Ricardo Salles, fue designado por Bolsonaro para asumir el cargo en enero y apoyado por organizaciones agrícolas y ganaderas, entre otras, según el Gobierno brasileño.

MIRA: Amazonas: impacto climático, desmontes y un millón de hectáreas arrasadas

Menos de un mes antes de comenzar su cargo, Salles fue condenado por alterar los mapas ambientales para beneficiar a las empresas mineras durante su cargo como Secretario de Medio Ambiente de Sao Paulo, en 2016.

Salles dijo en ese momento que planeaba apelar el fallo, informó Reuters.

Anthony Pereira, director del King’s Brazil Institute, en el King’s College de Londres, dijo que Salles “no tiene antecedentes de querer preservar el medioambiente; está mucho más cerca de los intereses mineros y agrícolas que cualquier otra cosa”.

En diciembre, Bolsonaro dijo que quería restringir la capacidad de IBAMA, la agencia de protección forestal, para multar a individuos y compañías que deforestan y contaminan ilegalmente. Salles ha apoyado ese impulso, dijo Pereira, explicando que “el ministro se queja de la industria de multas que lleva a cabo la agencia forestal, muy pocas de las cuales se pagan”.

“Él (Salles) dice que no hay suficiente desarrollo en la Amazonía y que no se pueden reservar grandes extensiones de selva para una pequeña población indígena. Y hay que pensar en la enorme población que está tratando de ganarse la vida”.

LEE: 5 claves para entender la crisis de los incendios en el Amazonas

A principios de esta semana, el partido político Rede Sustentabilidad pidió que se destituya a Salles.

El senador Randolfe Rodrigues, de Rede, ha acusado a Salles de no actuar para evitar los incendios, y que sus acciones han llevado al “desmantelamiento” de las agencias de protección ambiental que han llevado a la “catástrofe que estamos viendo en la Amazonía”.

Desde el nombramiento de Salles, el Gobierno federal ha eliminado varias responsabilidades del Ministerio del Medio Ambiente.

Incluyen la Agencia Nacional del Agua, anteriormente conectada con el Ministerio del Medio Ambiente, que se transfiere al Ministerio de Desarrollo Regional y al Servicio Forestal Brasileño (SFB), que era responsable de administrar los bosques públicos y las propiedades agrícolas del país, ahora respondiendo al Ministerio de Agricultura.

El Ministerio del Medio Ambiente también eliminó la división entre el control y la prevención de la deforestación y el cambio climático.

LEE: Arde el Amazonas, ¿puede detenerse el fuego?

Y en lo que va del año, no se ha reunido ni una sola vez el Comité Interministerial encargado de ejecutar la Política Nacional sobre Cambio Climático, según el medio de comunicación brasileño Piauí.

Cortes, matanzas y llamadas

Desde que asumió el cargo, Bolsonaro, a favor de los negocios, ha realizado recortes significativos a la agencia de cumplimiento ambiental de Brasil a un costo de 23 millones de dólares, según datos oficiales enviados a CNN por el Observatorio do Clima.

A principios de este mes, el presidente despidió a Ricardo Galvão, director del Instituto Nacional de Investigación y Espacio (INPE) de Brasil. Galvão dijo que fue despedido luego de defender los datos satelitales que mostraron que la deforestación fue 88% mayor en junio en comparación con el año anterior.

Bolsonaro calificó las conclusiones del INPE como “mentiras” y dijo que eran perjudiciales para las negociaciones comerciales, según la Agencia Brasil.

Días después, supuestamente inspirados por la retórica de Bolsonaro, los agricultores organizaron un “día de fuego” coordinado para quemar la tierra para la agricultura.

MIRA: La razón de los incendios en el Amazonas, según Raul Silva Telles

“Necesitamos mostrarle al presidente que queremos trabajar y la única forma es derribar (la selva). Y para crear y limpiar nuestros pastos, la manera es con fuego”, dijo a un periódico local uno de los organizadores del “Día del Fuego”.

Brasil es el hogar de dos tercios de la Amazonía, a menudo llamada como el “pulmón del mundo”.

Durante los primeros meses de la presidencia de Bolsonaro, la tasa de destrucción de la selva tropical se mantuvo estable, según el INPE. Pero comenzó a dispararse en mayo y junio, dijo el INPE.

Ha habido un crecimiento de 49% en los brotes de incendios registrados desde agosto pasado, según el instituto.

La periodista Marcia Reverdosa, Eliza Mackintosh (de CNN), Julia Jones, Flora Charner y Mark Tutton contribuyeron a este informe.