CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Cronología de las protestas de Hong Kong: la evolución de un movimiento

Por Julia Hollingsworth

Hong Kong (CNN) — En las últimas semanas, las protestas de Hong Kong se han caracterizado por gases lacrimógenos y enfrentamientos furiosos. Pero no siempre fue así.

En marzo, cuando los residentes comenzaron a protestar contra un proyecto de ley controvertido que permitiría a China extraditar a los fugitivos de la ciudad, las manifestaciones del fin de semana fueron relativamente pequeñas y pacíficas.

MIRA: Protestas en Hong Kong: municiones reales, bombas de gasolina y cañones de agua marcan una escalada violenta

Sin embargo, desde principios de junio, los manifestantes y la policía se han enfrentado en múltiples ocasiones. En agosto, una huelga en toda la ciudad dejó completamente paralizadas partes del territorio, y se cancelaron casi 1.000 vuelos cuando los manifestantes ocuparon el aeropuerto durante dos días.

Así es como las manifestaciones pacíficas contra un proyecto de ley de extradición se han convertido en un gran movimiento pro democracia en ocasiones volátil.

Un mar blanco

El Gobierno de Hong Kong propuso el proyecto de ley de extradición a principios de este año para cerrar lo que dijo que era un vacío que impedía que los presuntos delincuentes fueran extraditados a Hong Kong desde otros territorios chinos, incluidos Macao y Taiwán.

Abogados, activistas en favor de la democracia, y la comunidad empresarial denunciaron rápidamente el proyecto de ley, e incluso provocó disputas entre los legisladores de Hong Kong en el edificio principal del gobierno de la ciudad, conocido como el Consejo Legislativo, durante un debate inicial.

Pero no fue sino hasta junio que las protestas contra la extradición comenzaron en serio.

El 9 de junio, días antes de la segunda lectura del proyecto de ley, cientos de miles de manifestantes marcharon por las calles centrales de Hong Kong. Había familias, jóvenes y ancianos, muchos vestidos de blanco para representar la justicia.

MIRA: Manifestantes de Hong Kong piden boicotear Mulan luego de su protagonista hiciera público su apoyo a la Policía

Los organizadores estimaron que el tamaño de la multitud era de más de 1 millón, mientras que la policía dijo que el número era de 240.000.

Algunos pensaron que la impresionante participación, la mayor manifestación de Hong Kong en al menos una década, obligaría al Gobierno a dar marcha atrás. Pero al día siguiente, la líder de la ciudad, Carrie Lam, dijo que cumplía con su controvertido proyecto de ley.

La primera ocupación

Frustrados porque el Gobierno no estaba escuchando, los manifestantes comenzaron a reunirse alrededor del Consejo Legislativo el 11 de junio, la noche antes de que el proyecto de ley tuviera su segunda lectura.

Al día siguiente, decenas de miles de manifestantes se unieron a la ocupación en las calles fuera del complejo gubernamental, con la esperanza de impedir que los legisladores puedan debatir el proyecto de ley. Esta vez, vestían de negro, y estaban preparados para un enfrentamiento.

La gran mayoría eran jóvenes, y muchos venían con paraguas, cascos y tapabocas.

Construyeron barricadas, cerrando completamente las carreteras al tráfico. Con las autoridades atrapadas en la retaguardia, la reunión del Consejo Legislativo fue reprogramada.

Para algunos, la ocupación, que comenzó pacíficamente, trajo recuerdos del Movimiento Paraguas 2014 de Hong Kong, cuando los manifestantes prodemocracia ocuparon partes de la ciudad durante 79 días. “Al final del Movimiento Paraguas, dijimos que regresaríamos”, dijo la legisladora Claudia Mo. “¡Y ahora estamos de regreso!”

A medida que avanzaba la tarde, la protesta se puso tensa. La policía llamó a los manifestantes a dispersarse, pero cada vez más llegaron.

A partir de media tarde, la policía disparó gases lacrimógenos, gas pimienta, balas de goma y bolsas de perdigones, y al menos 81 personas resultaron heridas.

A protester douses a tear gas canisters with water outside the Legislative Council during a protest against a proposed extradition law in Hong Kong, China, on Wednesday, June 12, 2019. Protesters blocking major roads in downtown Hong Kong vowed to stay until the government withdraws controversial legislation that would for the first time allow extraditions to China. Photographer: Justin Chin/Bloomberg via Getty Images

La marcha de los 2 millones

Tres días después, Lam dio marcha atrás y suspendió el controvertido proyecto de ley de extradición. Pero si pensaba que eso detendría las protestas, estaba equivocada.

El 16 de junio, incluso más personas inundaron las calles de la ciudad de Hong Kong, desbordando la ruta planificada y al menos tres calles adicionales a cada lado. Las fotos aéreas mostraban una multitud mucho mayor que la marcha del fin de semana anterior, o una marcha en 2003, que había sido la protesta más grande de la ciudad desde que la antigua colonia británica quedó bajo el dominio chino en 1997.

MIRA: ¿Puede la manipulación de las redes sociales socavar las protestas en Hong Kong?

Los organizadores estimaron que habían participado alrededor de 2 millones de personas, poco más de una cuarta parte de la población de la ciudad de 7,4 millones. La Policía dijo que 338.000 personas habían seguido la ruta de protesta original.

Los manifestantes exigieron la retirada del proyecto de ley, no solo la suspensión. Pero también estaban enojados por otras cosas: la presunta brutalidad policial el 12 de junio y la muerte de un manifestante en un aparente suicidio el día anterior.

HONG KONG, CHINA - 2019/06/16: Protesters displaying placards which reads "Stop killing us" during the demonstration. Despite the Chief Executive Carrie Lam's attempt to ease the heightened tension by agreeing to suspend the controversial bill, close to 2 million people participated in Sunday's rally, according to the organizers. The protesters called for the withdrawal of the controversial extradition bill, the release and non-prosecution of the people arrested due to the cause, investigation of whether excessive force had been used by the police on June 12, and the resignation of Carrie Lam. (Photo by Miguel Candela/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Entraron en sede del Gobierno

Las marchas y ocupaciones continuaron durante junio, pero el siguiente punto de inflexión llegó el 1 de julio, el aniversario del traspaso de la excolonia británica a China, que siempre ha estado marcado por manifestaciones prodemocráticas.

La disidencia comenzó temprano en el día. Los manifestantes llegaron a las calles en las primeras horas y se enfrentaron con la policía mientras intentaban evitar que se celebrara la ceremonia anual de izado de la bandera.

Esa tarde, cientos de miles de manifestantes marcharon pacíficamente por el centro de Hong Kong. Pero esta vez, los manifestantes se dividieron. Mientras los manifestantes pacíficos marchaban, cientos de manifestantes enmascarados, principalmente jóvenes, intentaron ingresar al edificio del Consejo Legislativo.

Por la noche, manifestantes más radicales irrumpieron en el edificio y lo ocuparon durante horas, dejando un rastro de destrucción a su paso. Los legisladores prodemocráticos que observaban el caos intentaron detener a los manifestantes, pero los manifestantes los rechazaron e ignoraron, muchos de los cuales se sintieron desesperados y decepcionados.

Muchos manifestantes ya no solo pensaban en el proyecto de ley, sino que pedían sufragio universal en la ciudad china semiautónoma.

HONG KONG, CHINA - 2019/07/01: Protesters shatter glass to get inside the city's legislature building during the demonstration. Hundreds of anti-government protesters stormed into the legislative council building as the Hong Kong government did not answer their demand to withdrawal the extradition bill and the Chief Executive Carrie Lam to step down from power. (Photo by Miguel Candela/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Ataque de una multitud en un metro

Mientras las protestas continuaban en julio, comenzaron a seguir un patrón familiar: una marcha pacífica en el día, seguida de un enfrentamiento violento con la policía a medida que avanzaba el día.

Y el nivel de violencia y armamento continuó aumentando. En julio, la policía incautó 2 kilogramos (4,4 libras) de explosivos de alto poder, 10 bombas de gasolina, líquidos corrosivos, armas y postes metálicos en una fábrica sospechosa de fabricación de bombas.

El 21 de julio, cuando los manifestantes y la policía se enfrentaron en la isla de Hong Kong, una muchedumbre de personas a unos 31 km de distancia estaba llevando a cabo un ataque no provocado contra pasajeros del metro usando barras de hierro y palos de bambú.

Cuarenta y cinco personas, algunas de las cuales regresaban a sus hogares después de las protestas, resultaron heridas en el ataque.

La policía tardó hasta una hora en responder a las llamadas de emergencia, lo que provocó acusaciones de que había una colusión entre la policía y la mafia, y condujo a una mayor desconfianza de las autoridades entre los manifestantes.

MIRA: Manifestantes de Hong Kong realizan gigantesca cadena humana

Un cierre de toda la ciudad

En agosto, las protestas se habían extendido a los vecindarios alrededor de Hong Kong. Sin embargo, el Gobierno mostró pocas señales de que estaba dispuesto a responder a las demandas de los manifestantes, que incluían una mayor democracia y una investigación sobre la brutalidad policial.

Era hora de probar algo diferente.

El 5 de agosto, los manifestantes encabezaron huelgas generalizadas en la ciudad.

Más de 2.300 trabajadores de aviación se unieron a la huelga, lo que condujo a la cancelación de 224 vuelos desde y hacia el aeropuerto, el octavo más concurrido del mundo. Se suspendieron las principales líneas de metro y se bloquearon carreteras y autopistas clave. Las protestas tuvieron lugar en siete distritos. En cinco distritos, estallaron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, lo que provocó que la policía disparara gases lacrimógenos.

Los expertos dijeron que las huelgas probablemente fueron las más grandes que han sacudido la ciudad desde al menos 1967, cuando Hong Kong todavía era una colonia británica.

MIRA:  Claves para entender por qué ocuparon el aeropuerto de Hong Kong

Cerrar el octavo aeropuerto más ocupado del mundo

Luego, los manifestantes dirigieron su atención al aeropuerto de Hong Kong.

En las noches del 12 y 13 de agosto, el aeropuerto se detuvo cuando los manifestantes ocuparon partes del edificio, lo que provocó la cancelación de cientos de vuelos y dejó a los pasajeros confundidos y enojados.

Las escenas de caos estallaron entre los manifestantes principalmente jóvenes, que detuvieron y golpearon a varias personas sospechosas de ser policías encubiertos.

En una confrontación, un policía fue atacado desde atrás mientras sostenía a un manifestante. Su bastón fue tomado y usado contra él, antes de que el agente sacara lo que parecía ser una pistola y apuntó a la multitud.

MIRA: Caos en el aeropuerto de Hong Kong

Las escenas demostraron la profundidad de la ira y la frustración entre los manifestantes. Pero también mostró la fragmentación y la naturaleza sin líderes del movimiento, que no tenía una persona central a la que acudir para pedir dirección.

Al día siguiente, algunos manifestantes se disculparon, tal vez un reconocimiento de que las escenas violentas podrían dañar el apoyo a su causa. “Pedimos disculpas por nuestro comportamiento, pero estamos demasiado asustados”, decía un gráfico compartido en las redes sociales.

Una escalada violenta

Un policía de Hong Kong disparó un tiro al aire después de que los manifestantes se enfrentaron a la policía armada con cañones de agua el domingo por la noche, marcando una de las noches más violentas de protestas prodemocráticas vistas durante los 12 fines de semana consecutivos de manifestaciones que han sacudido la ciudad.

Cuatro policías fueron filmados sacando sus armas después de que los manifestantes los persiguieron con tubos de metal, según iCable, afiliado de CNN.

Las imágenes de iCable muestran a los policías sacando sus armas y apuntándolas hacia las personas que están delante de ellos. No está claro si las personas seleccionadas fueron manifestantes o miembros de la prensa.

La violencia se intensificó este domingo por la noche, cuando un grupo más pequeño de manifestantes se separó de la marcha principal del día y procedió a una marcha extendida que no había sido aprobada. Utilizaron conos de tráfico y barandas en las calles para construir barricadas improvisadas en la calle, y arrojaron ladrillos y bombas de gasolina a las filas policiales.

La policía desplegó gases lacrimógenos en el grupo, pero no pudo dispersarlos, y luego utilizó un cañón de agua contra una barricada improvisada. Esta es la primera vez que se usan cañones de agua en una protesta en los últimos tres meses, dijo a CNN un portavoz de la policía de Hong Kong.

La violencia había estallado previamente el sábado, después de que miles de personas en el distrito Kwun Tong, al este de la ciudad, marcharon por las cinco demandas del movimiento, y en contra de la instalación gubernamental de farolas “inteligentes” de monitoreo ambiental, que han generado preocupaciones de privacidad.

Este duodécimo fin de semana de protestas consecutivas marcó el final de una breve calma que se había asentado sobre la ciudad. Después de que se lanzaron gases lacrimógenos casi todos los fines de semana en julio, el pasado fin de semana se produjo una marcha pacífica, la primera vez en semanas sin gases lacrimógenos. La calma continuó durante toda la semana, con los manifestantes creando pacíficamente una cadena humana en toda la ciudad el viernes, el 30 aniversario de la cadena humana de la Vía Báltica.