CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

¿Por qué no se puede bombardear un huracán? A NOAA se lo preguntan todo el tiempo

Por AJ Willingham

(CNN) — Parece tan injusto. En nuestra interminable búsqueda humana para controlar todo, el clima hasta ahora nos ha eludido. ¿Por qué no podemos hacer llover? ¿Por qué no podemos detener los terremotos?

MIRA: Axios: Trump planteó la idea de usar bombas nucleares para detener huracanes

¿Por qué no podemos atacar a los huracanes para someterlos?

Según un informe, el presidente Donald Trump sugirió una vez que EE. UU. podría intentar arrojar una bomba nuclear en el ojo de un huracán que se aproxima para… ¿sacarlo de su curso? ¿Asustarlo? Quién sabe (para que conste, el presidente ha negado que haya sugerido algo así.)

Es una pregunta frecuente

Para ser claros, Trump estaría lejos de ser la única persona que lo sugiera. Dennis Feltgen, oficial de asuntos públicos del Centro Nacional de Huracanes (NOAA, por sus siglas en inglés), dice que recibe entre tres y cuatro docenas de correos electrónicos cada temporada de huracanes de ciudadanos preocupados que sugieren una guerra nuclear climatológica.

Les dice lo mismo que prácticamente cualquier científico vivo hoy diría: no va a funcionar.

Feltgen y su equipo responden a tales preguntas (bien intencionadas) con una larga respuesta que enumera todas las razones por las cuales las tácticas típicas de «modificación de huracanes» no funcionan. Todos vuelven a una verdad: los huracanes son mucho más grandes y poderosos de lo que la mayoría de las personas pueden conceptualizar, y la energía que transportan es «inmensa en términos de experiencia humana».

LEE: Anticipan temporada de huracanes más activa de lo normal en el Atlántico

«Tan cuidadosamente razonadas como están algunas de estas sugerencias, todas comparten la misma deficiencia: no aprecian el tamaño y la potencia de los ciclones tropicales», dice la respuesta de NOAA, proporcionada a CNN.

NOAA también mantiene una página completa de preguntas frecuentes sobre huracanes / ciclones nucleares que entra en más detalles sobre por qué arrojar bombas sobre las tormentas no los disminuiría y podría crear aún más problemas.

«Aparte del hecho de que esto ni siquiera podría alterar la tormenta, este enfoque descuida el problema de que la lluvia radiactiva liberada se movería con bastante rapidez con los vientos alisios para afectar las áreas terrestres y causar problemas ambientales devastadores», comienza la explicación. «No hace falta decir que no es una buena idea».

MIRA: Espera una temporada de huracanes más activa de lo normal, dice NOAA

Entonces, ¿por qué la gente piensa que atacar un huracán realmente funcionaría?

Feltgen se aventura a decir que las personas ven las explosiones nucleares como las mejores herramientas de destrucción.

«Recuerdo los ejercicios nucleares, metiéndonos debajo de escritorios cuando era niño o ir a una iglesia para esconderse. Fue un momento aterrador», le dice a CNN. «La gente recuerda eso y piensa, bueno, la energía nuclear es algo destructivo. Destruirá cualquier cosa. ¿Qué sucede si la usamos contra un huracán?»

Hay más de una forma de (tratar de) detener una tormenta

De la literatura de NOAA sobre los esfuerzos de modificación de huracanes, parece que la opción nuclear no es la única técnica que la gente sugiere. La división de investigación de huracanes de NOAA mantiene una lista completa de métodos de desacreditación como sembrar tormentas con yoduro de plata o partículas hidroscópicas, poner cosas en la superficie del océano para evitar la evaporación, enfriar la superficie del agua con icebergs y aprovechar la energía de una tormenta al menos, ya saben, saca algo de la ira de la Madre Naturaleza.

Hasta el último punto, Neal Dorst de NOAA escribe esto:

«Si alguien puede encontrar una manera de aprovechar esa energía, más poder para ellos. Podrían ganar millones de dólares y la gratitud de todos en la orilla».

Una gama tan amplia de propuestas de prevención de tormentas es un testimonio de la preocupación e ingenio de las personas, aunque no necesariamente de su perspicacia científica.

Sin embargo, hubo un tiempo…

Sin embargo, los científicos alguna vez estuvieron unidos en la locura de bombardear, recubrir, persuadir, inocular o de otra manera evitar eventos climáticos gigantescos.

LEE: Cómo construir un Caribe resiliente a futuros huracanes

De 1962 a 1983, el gobierno de EE. UU. dirigió el Proyecto Stormfury, un intento llamado de manera perfecta para debilitar las tormentas tropicales al sembrarlas con yoduro de plata. El proyecto involucró arrojar contenedores con el material fuera de la pared del ojo de una tormenta con la esperanza de que la reacción química congelara las aguas dentro de la tormenta, interrumpiendo su formación.

Al principio, ¡el proyecto parecía funcionar! Algunos huracanes parecieron debilitarse con la ira de Stormfury, pero con el tiempo los investigadores se dieron cuenta de que no había una conexión defendible entre los métodos y el resultado de la tormenta.

La ilusión de éxito fue, en cambio, un caso de sobreenfriamiento de sesgo de confirmación, y los huracanes iban a hacer lo que quisieran hacer independientemente.

Oye, nunca se sabe si no lo intentas.