CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Las muertes por enfermedad cardíaca y estas otras afecciones están en aumento, según investigación

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Las tasas de mortalidad en Estados Unidos debido a enfermedades cardiometabólicas (enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes y presión arterial alta) se han estancado o aumentado en los últimos años, revela una nueva investigación.

Las tasas de mortalidad por esas condiciones de salud estaban disminuyendo, pero luego alcanzaron un punto de inflexión preocupante en 2010, y se mantuvieron sin cambios o aumentaron a partir de entonces, según una investigación publicada en la revista médica JAMA el martes.

“Estamos perdiendo terreno en la batalla contra las enfermedades cardiovasculares. Comprender lo que contribuye a estas tendencias alarmantes puede ayudar a dirigir estrategias específicas para la prevención”, dijo la doctora Sadiya Khan, profesora asistente de cardiología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago, quien fue la autora principal de la investigación.

“Aún más alarmantes son las persistentes disparidades en las mayores tasas de mortalidad entre los estadounidenses negros en comparación con los estadounidenses blancos”, dijo Khan. La investigación encontró que los adultos negros tenían consistentemente tasas de mortalidad relacionadas con las cardiometabólicas más altas que los adultos blancos, y los hombres negros tenían las tasas más altas.

“Necesitamos reducir las muertes por enfermedades cardiometabólicas y necesitamos encontrar estrategias para reducir las disparidades”, dijo.

LEE: En uno de los estados “más saludables” de EE.UU., la obesidad afecta a los negros e hispanos

Por separado, en una declaración escrita el martes, Khan señaló cómo la mayoría de las muertes cardiometabólicas son prevenibles.

“Nuestros hallazgos dejan en claro que estamos perdiendo terreno en la batalla contra las enfermedades cardiovasculares”, dijo en el comunicado. “Necesitamos cambiar nuestro enfoque como nación hacia la prevención para lograr nuestro objetivo de vivir más tiempo, de manera más saludable y libre de enfermedades cardiovasculares”.

La nueva investigación involucró el análisis de datos de certificados de defunción en la base de datos WONDER de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés). Los certificados de defunción databan de 1999 a 2017.

Los datos mostraron que en 1999 las muertes totales fueron 725.192 por enfermedad cardíaca, 167.366 por accidente cerebrovascular, 68.399 por diabetes y 16.968 por hipertensión.

En 2017, las muertes totales por causa fueron 647.457 por enfermedad cardíaca, 146.383 por accidente cerebrovascular, 83.564 por diabetes y 35.316 por hipertensión, según mostraron los datos.

MIRA: Aumentan las muertes por enfermedades cardiovasculares en Estados Unidos

De 1999 a 2017, el 12,3% de los eventos cardiometabólicos fatales ocurrieron en individuos negros y el 85,1% en individuos blancos, y el 51,3% ocurrió en mujeres, mostraron los datos.

Los investigadores también encontraron que la tasa de mortalidad por enfermedad cardíaca disminuyó entre 1999 y 2010, y durante esos años hubo 8,3 menos muertes por cada 100.000 personas anualmente en comparación con los años posteriores a 2010.

Las tasas de mortalidad también disminuyeron por accidente cerebrovascular y diabetes antes de 2010, pero no cambió significativamente entre ese año y 2017, mostraron los datos.

En cuanto a la hipertensión o la presión arterial alta, hubo un punto de inflexión en 2003 y la tasa de mortalidad vinculada a esa condición aumentó menos rápidamente a partir de entonces, encontraron los investigadores.

La investigación tenía algunas limitaciones, entre ellas, ya que se basaba en datos de certificados de defunción, que estaba sujeta a cualquier error presentado en los certificados de defunción. Además, se necesita más investigación para determinar por qué ocurrieron ciertas tendencias en los datos.

“Nuestro estudio tampoco es capaz de establecer definitivamente qué está impulsando el cambio en las tasas de mortalidad cardiometabólica, pero la obesidad es probablemente el principal culpable”, dijo Khan.

Se estima que hay 47 millones de personas en Estados Unidos que viven con trastornos cardiometabólicos, lo que los pone en mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o diabetes tipo 2, según el American College of Cardiology.

El cambio en las tasas de mortalidad cardiometabólica de 1999 a 2010 versus 2010 a 2017 causó que se dispararan las “alarmas” para el doctor Dave Montgomery, cardiólogo fundador de la Clínica PREvent en Sandy Springs, Georgia, que no participó en la nueva investigación.

Una explicación probable para estas tendencias recientes en los datos de la tasa de mortalidad podría estar vinculada a un aumento en los principales impulsores de la enfermedad cardiometabólica, la hipertensión y la diabetes, como la obesidad, dijo Montgomery, quien también practica con Piedmont Healthcare en Atlanta.

“El sorprendente aumento en las tasas de mortalidad debido a la hipertensión en los negros, una condición completamente tratable, plantea la mayor preocupación”, dijo. “La hipertensión es el principal factor de riesgo de accidente cerebrovascular en EE.UU., cuyas tasas en este estudio estaban estancadas. Una vez más, lo que sugiere que estamos perdiendo terreno”.

Para evitar un riesgo personal de enfermedad cardiometabólica, se recomienda comer una dieta saludable, hacer ejercicio, controlar la presión arterial, controlar el estrés excesivo y no fumar, dijo el doctor Eric Adler, cardiólogo y profesor de medicina en el Universidad de California, San Diego, que no participó en la nueva investigación.

MIRA: Cuando hablamos de perder peso ¿qué crees que es más importante: la nutrición o el ejercicio?

Sin embargo, agregó que para que la nación reduzca las tasas de mortalidad ligadas a la enfermedad cardiometabólica, el enfoque puede ser más complicado y puede requerir iniciativas de salud pública.

“En las décadas de los 80 y 90, hicimos grandes avances en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, y creo que eso se debe en gran medida a las medidas de salud pública. Por lo tanto, disminuye el consumo de tabaco y reconoce esta asociación entre el colesterol y las enfermedades cardiovasculares”. dijo.

“En todo caso, se está estabilizando ahora, entonces, ¿cuál es el siguiente paso? ¿Qué nos va a mantener en estos descensos? ¿Serán las medidas de salud pública las que volverán a hacerlo?”, preguntó. “Como estadounidenses, realmente no obtenemos nuestra inversión, a pesar de gastar más en atención médica en el mundo industrializado. Gastamos más y todavía tenemos estas tasas muy altas… Habla de poner más esfuerzos en prevención”.