CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Mujer murió en una inundación después de que en el 911 la regañaron durante sus minutos finales

Por Ray Sánchez, Rebekah Riess

(CNN ) — Debra Stevens estaba trabajando en su ruta normal de entrega de periódicos en Fort Smith, Arkansas, cuando las crecientes aguas de las inundaciones comenzaron a alcanzar su camioneta.

La última y desesperada llamada al 911 de la mujer, de 47 años, que entregaba el Southwest Times Record a las puertas de entrada, llegó a las 4:38 de la mañana del 24 de agosto. Fue una súplica de 22 minutos de pánico por ayuda con una telefonista que el Departamento de Policía de Fort Smith admitió que sonaba «insensible e indiferente a veces».

«Tengo una emergencia, una emergencia severa», dijo Stevens a la persona. «No puedo salir y estoy muerta de miedo, señora. ¿Puede ayudarme, por favor?»

Stevens, aterrorizada, le dijo una y otra vez a la persona que la atendió que iba a morir en el rápido aumento del agua. Lloró y preguntó repetidamente cuándo llegaría la ayuda. Ella no sabía nadar, dijo. Tuvo problemas para describir su ubicación. Dijo que no quería morir.

«No vas a morir», le dijo la telefonista en un audio emitido por la policía esta semana. «No sé por qué te estás volviendo loca… Te estás volviendo loca, no estás haciendo nada más que perder tu oxígeno allí. Así que cálmate».

Stevens dijo que estaba cayendo agua en su auto. Pronto arruinaría su nuevo teléfono.

«¿Realmente te importa tu nuevo teléfono?», le preguntó la socorrista vía telefónica. «Estás allí llorando por tu vida. A quién le importa tu teléfono».

Stevens dijo que no vio el agua en el camino. Se le apareció de repente. Ella seguía disculpándose. El agua comenzaba a llegar a su pecho, dijo. Podía ver gente a lo lejos mirándola. Probablemente se estén riendo, dijo ella.

«Señora, lo siento», gritó Stevens.

Stevens dijo en un momento que necesitaba vomitar.

«Bueno, estás en el agua, puedes vomitar», dijo la operadora. «No va a importar».

Llorando sin control, Stevens le pidió a la operadora que rezara con ella.

«Sigue adelante y comienza la oración», dijo la operadora del 911.

«Por favor, ayúdame y sácame de esta agua, querido padre», dijo Stevens.

Nuevamente, se disculpó por sonar grosera, pero tenía miedo.

«Esto te enseñará la próxima vez que no conduzcas en el agua», le respondió la telefonista.

Stevens insistió en que no vio las aguas de la inundación. Había trabajado su ruta de entrega de periódico 21 años y nunca había experimentado algo así.

«No sé cómo no lo viste. Tenías que pasar por encima. El agua simplemente no apareció».

Aproximadamente 15 minutos después de la llamada, la operadora tomó otras llamadas. La policía dijo que muchos residentes varados estaban llamando esa mañana.

Stevens siguió llorando. La operadora trató de describir a los bomberos la ubicación de la mujer varada.

«Estoy hablando por teléfono con ella», dijo. «Se está volviendo loca».

Aproximadamente 18 minutos después de la llamada, la telefonista le preguntó a un bombero si podía ver la camioneta de Steven. «Negativo», dijo. Había confusión sobre su ubicación.

Stevens lloró incontrolablemente.

«Señorita Debbie, tendrá que callarse», dijo el despachador. «¿Puede tocar la bocina?».

«Mi bocina está muerta», dijo Stevens. «Todo está muerto».

El agua subía por encima de la puerta de su camioneta, dijo. «Oh, señor, ayúdame», gritó. El despachador dijo que los rescatistas la estaban buscando.

«Oh, Dios mío, mi auto comienza a moverse», gritó Stevens.

«Está bien, escúchame, lo sé», dijo la telefonista. «Estoy tratando de conseguir tu ayuda… Sé que tienes miedo. Solo espera por mí porque tengo que atender otras llamadas».

Stevens comienza a gritar. Dijo que no podía respirar.

«Estoy hablando por teléfono con ella en este momento», dijo la operadora a un rescatador. «Ella se está volviendo loca».

«Voy a morir», dijo Stevens.

«Señorita Debbie, está respirando bien porque me está gritando. Así que cálmese. Sé que está asustada. Espere por mí».

Stevens no se vuelve a escuchar.

«¿Señorita Debbie? ¿Señorita Debbie?» dijo la operadora. «Oh, Dios mío. Parece que ahora está bajo el agua».

La llamada finalizó a las 5 a.m. ET

Los equipos de rescate llegaron a la camioneta de Stevens unos 58 minutos después. Intentaron revivirla sin éxito.

La policía de Fort Smith dijo en un comunicado que lanzó la grabación de audio de la llamada «con gran renuencia» después de las solicitudes de los medios de comunicación.

«La grabación contiene el audio de los últimos momentos de una persona moribunda, así como la interacción entre ella y la operadora del 911», dijo el comunicado.

«Y aunque la respuesta de la operadora a este evento extremadamente tenso y dinámico suena insensible e indiferente a veces, se están haciendo esfuerzos sinceros para localizar y salvar a la señora Stevens».

La primera llamada de Stevens durante la emergencia fue a su suegra, dijo la policía. Luego marcó el 911 desde su teléfono celular.

Las unidades de bomberos y policías de Fort Smith fueron inundadas con llamadas al 911 de personas atrapadas en las aguas de la inundación, según el comunicado. La dificultad de Stevens para describir su ubicación e inundaciones limitó la capacidad de los socorristas para comunicarse con ella, según el comunicado.

«Estoy desconsolado por esta trágica pérdida de vidas y mis oraciones están con la familia y amigos de Debra», dijo el jefe de policía Danny Baker en un comunicado.

«Todos nuestros socorristas que intentaron salvar a la señora Stevens están angustiados por el resultado. Para cada uno de nosotros, salvar vidas es la esencia de quiénes somos y por qué hacemos lo que hacemos. Cuando no tenemos éxito, duele».

La familia Stevens no respondió a múltiples solicitudes de CNN para hacer comentarios.

El portavoz de la policía, Aric Mitchell, dijo que la operadora del 911 había renunciado el 9 de agosto. Estaba trabajando su último turno la mañana de la tragedia.

«El incidente ciertamente nos llevará a analizar las políticas dentro de nuestra Unidad de Comunicaciones existente, pero no hemos completado una revisión en este momento para hacer determinaciones específicas», dijo Mitchell.