CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tenis

La razón por la que las pelotas de tenis son amarillas, o tal vez verdes

Por Matt Domino

(CNN) — Piensa en la pelota de tenis. La pequeña esfera de neón es tan ingeniosa en su diseño que habita simultáneamente los niveles más altos de quizás uno de nuestros deportes más exigentes, se ajusta cómodamente en las patas de las sillas defectuosas y es una de las favoritas del mejor amigo del hombre.

MIRA: La nueva pregunta viral en redes: ¿de qué color es la pelota de tenis?

La pelota de tenis es un objeto tan modesto en nuestras vidas que damos por hecho su apariencia. ¿Quién no se ha topado con una de ellas, olvidada, en el rincón más alejado de su armario o garaje?

A pesar de su presencia pasiva, uno de los debates en Internet más frenéticos de 2018 se centró en su color distintivo: ¿es realmente amarilla o verde? La duda en cuestión se origina en una fuente poco probable: David Attenborough, el legendario documentalista británico conocido internacionalmente por su serie “Planet Earth”, jugó un papel fundamental en la forma en que vemos hoy la pelota de tenis.

El deporte del tenis moderno nació del juego inglés de tenis sobre césped, que según la mayoría fue inventado en la década de 1870. El tenis de césped fue una adaptación al aire libre del juego de raqueta de interior “tenis real”, que en sí mismo fue una adopción del pasatiempo francés “jeu de paume”, o “el juego de la palma”.

La cubierta de lana se aplica a las mitades cementadas de una pelota de tenis. Crédito: Orlando / Hulton Archive / Getty Images

LEE: Un ‘as’ en la cancha: los atuendos del mundo del tenis más sensuales de la historia

Después de muchas iteraciones, incluidas pelotas hechas de corcho, lana e incluso cabello humano, la pelota de tenis encontró lo que entonces era su forma ideal: una pelota hecha de un núcleo de goma encerrado en tela tipo “melton” blanco o negro, una tela tejida y de fieltro.

Durante casi un siglo, las pelotas de tenis eran blancas o negras. No fue sino hasta 1972 que las pelotas de tenis adquirieron su brillante tono neón. En ese momento, Attenborough estaba trabajando como controlador de estudio para la BBC. A fines de la década de 1960, había dirigido la transmisión para la BBC de Wimbledon, quizá el más emblemático de los torneos de tenis, en color por primera vez.

Margaret Court compitiendo contra Evonne Goolagong en la final de damas individuales en Wimbledon, 2 de julio de 1971. Crédito: Express / Hulton Archive / Getty Images

La transmisión de tenis en color dio vida a los partidos, pero dificultó el seguimiento de la pelota en la pantalla, especialmente cuando caía cerca de las canchas blancas. Por lo tanto, la Federación Internacional de Tenis (ITF) realizó un estudio que descubrió que las pelotas de tenis amarillas eran más fáciles de ver para los espectadores en casa en sus pantallas.

Un cambio oficial de la regla de la ITF de 1972 requería que todas las bolas de regulación tuvieran una superficie uniforme y fueran de color blanco o amarillo. Sin embargo, a pesar de las dificultades para los televidentes, Wimbledon no cambió el color de la pelota a amarillo hasta 1986.

En 1991, el Chicago Tribune publicó una historia sobre el regreso de las pelotas de tenis blancas. En realidad, como dice el artículo, la mayoría de los fabricantes nunca dejaron de producir bolas blancas en pequeñas cantidades. El gerente de producto de Penn, Steve Morris, le dijo al Tribune que las pelotas de tenis blancas tenían mercado por cuenta del “sentido de edición” de los “nostálgicos y coleccionistas”.

No todos estuvieron de acuerdo. Grant Golden, un excampeón de la cancha de polvo de ladrillo de Estados Unidos, declaró que el regreso de las pelotas de tenis blancas “iría directo al inodoro” porque “la pelota amarilla es perfecta”.

Un pelotero sostiene una pelota de tenis en preparación durante el Campeonato de Tenis de Wimbledon Lawn en Londres, Inglaterra en 1987. Crédito: Getty Images / Getty Images Europe / Getty Images

El tono inconfundible de la pelota de tenis es oficialmente llamado “amarillo óptico” por la ITF. Pero una búsqueda en Google de “color amarillo óptico” conduce a la enciclopedia de color en línea ColorHexa. Allí, el tono aparece como # ccff00 y marcado como “Amarillo fluorescente o cal eléctrico”.

Esa línea leve y borrosa entre tonos análogos condujo al gran debate en Internet: ¿son amarillas o verdes las pelotas de tenis? El origen de la controversia se remonta a una publicación de Twitter ahora eliminada por @cgpgrey que pidió a los usuarios que ayudaran “a resolver una disputa matrimonial” para que la gente votara por el color de una pelota de tenis. El tuit condujo a medios como The Atlantic a profundizar en el tema que tocaba la percepción humana y la teoría del color y, por supuesto, el mayor debate del siglo XXI, el color de “The Dress“.

Serena Williams y Roger Federer durante su partido de dobles mixtos en el cuarto día del torneo de tenis de la Copa Hopman en Perth el 1 de enero de 2019. Crédito: GREG WOOD / AFP / AFP / Getty Images

La conversación creció hasta tal punto que incluso la leyenda del tenis Roger Federer intervino diciendo: “Son amarillas, ¿verdad?”. A pesar de la posición de la ITF, el consenso general fue que puede no haber una verdadera respuesta correcta. Quizá eres fanático de Roger Federer y estás de acuerdo con la leyenda suiza de que la pelota es amarilla. O tal vez eres fanático de Rafael Nadal y, por principio, te pones del lado del verde.

De cualquier manera, la próxima vez que una pelota de tenis salga de los recovecos de tu armario, tómate un momento para considerar el poder de su diseño humilde.