CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

Si tu jefe te odia, ¿qué puedes hacer?

Por Kathryn Vasel

(CNN) — No siempre te llevarás bien con todas las personas con las que trabajas, pero cuando se trata de tu jefe, lo mejor para ti es forjar una buena relación.

MIRA: ¿Debes hablar por mensajes de texto con tu jefe?

“La relación tiene un gran impacto en la trayectoria de tu carrera”, dijo Dana Brownlee, autora de “The Unwritten Rules of Managing Up”. “Es difícil tener éxito cuando tu jefe no es tu mayor defensor”.

Después de todo, tu jefe tiene el poder de promocionarte o despedirte, hablar por ti o asignarte proyectos de alto perfil.

Entonces, ¿cómo puedes cambiar las cosas si tú y tu jefe no se llevan bien?

No te hagas la víctima

Si tienes problemas con tu jefe, no camines por la oficina lamentando tus problemas.

“Caerás en espiral”, dijo Steve Arneson, autor de “Lo que tu jefe realmente quiere de ti”. Quejarse con tus compañeros perjudica tu marca y eventualmente eso podría llegar a oídos de tu jefe y dañar aún más la relación.

“Debes tener cuidado de no chismear o difundir la historia de que el jefe te tiene entre ojos, se convertirá en una profecía autocumplida”, dijo.

Comienza a estudiar

Todos tenemos diferentes estilos de trabajo, y es ideal cuando tanto los jefes como los empleados son flexibles para satisfacer las necesidades de los demás.

“Debes asumir más responsabilidad de la relación que ellos”, dijo Arneson. “Debes ir al menos 51% adelante. No tienes que hacer 90% del trabajo, pero es mejor que tengas la actitud de asumir la responsabilidad de la relación y no dejarla en manos de ellos”.

Por ejemplo, algunos jefes tienen una política de puertas abiertas, mientras que otros prefieren que establezcas una cita antes de entrar a su oficina. Algunos quieren involucrarse mucho en cada proyecto, mientras que otros jefes adoptan un enfoque más laxo.

“No me gusta cuando un jefe quiere reunirse 10 veces con una presentación de 20 páginas, pero tienes que aceptar eso”, dijo Arneson.

Brownlee dijo que hay dos tipos de trabajadores: enfocados en tareas y en relaciones. Los trabajadores centrados en tareas no quieren muchas charlas por adelantado y solo quieren ponerse a trabajar, mientras que las personas centradas en las relaciones tienden a estar abiertas a más conversación antes de comenzar.

“Debes ajustarte a lo que necesitan y al tipo de persona que son”, dijo.

Presta atención a cuando el jefe te felicita para tener una mejor idea de lo que les atrae.

“Los jefes hablan de cualidades en otros que admiran o les gustan”, dijo Arneson. Presta atención a los comportamientos que son recompensados y castigados y haz preguntas de seguimiento detalladas cuando hablen de alguien de manera positiva para obtener pistas sobre lo que están buscando. “Entonces puedes inclinarte un poco más hacia esas cualidades”.

Encuentra puntos en común

Si no pareces hacer clic con tu jefe, busca puntos auténticos en común para unir.

“Las personas gravitan hacia las personas que tienen el mismo entusiasmo por las cosas que les importan”, dijo Brownlee.

Mira alrededor de la oficina del jefe o presta atención a sus resúmenes de fin de semana para obtener posibles pistas sobre qué intereses podrían compartir.

Puede ser tan simple como pasatiempos similares, niños de aproximadamente la misma edad, ser de la misma ciudad natal o alentar al mismo equipo deportivo.

“Recuerdo haberme conectado con un chico porque teníamos un viaje similar”, dijo Brownlee. “Eso se convirtió en un trampolín para otras cosas”.

MIRA: Estudio recomienda subir la temperatura en oficinas si quieren incrementar la productividad

Ayúdale a “limpiar su plato”

Es probable que tu jefe tenga una larga lista de tareas pendientes que se hace cada vez más larga. Entonces, en lugar de ser un trabajador que sigue agregando a la lista, debes ser proactivo al ayudar a liberar tareas.

Por ejemplo, si tu jefe menciona un gran proyecto en una reunión, Brownlee recomendó enviar ideas sobre cómo puedes ayudar.

“Hacer su vida más fácil y sacar las cosas de su plato… eso es realmente algo que marca una gran diferencia en cómo te relacionas con ellos”.

Aprende de personas de adentro

Si estás fuera del círculo interno del jefe, trata de averiguar quién está adentro y pídeles consejos sobre cómo entrar.

“Diles que estás tratando de construir una buena relación con [el jefe] y pide sugerencias. Muchas veces esas personas se abrirán y te darán información sobre lo que funcionará y lo que no funcionará”, dijo Brownlee.

LEE: ¿Mucho tiempo en la oficina? Conviértela en un lugar acogedor

No lo fuerces

Crear una buena relación con tu jefe puede llevar tiempo, especialmente cuando intentas reparar un daño, pero no siempre puedes forzarlo.

Dale a la relación algo de tiempo para construir e intenta que ocurra orgánicamente.

“Elige algunas oportunidades para participar en eventos en los que sabes que el jefe estará allí. Eso te da la oportunidad de estar en su espacio”, dijo Brownlee.