CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

¿Por qué Cartagena es la ciudad más emocionante de Sudamérica?

Por Lilit Marcus

(CNN) — Cartagena, situada en la costa caribeña de Colombia, se está convirtiendo rápidamente en una visita obligada, especialmente para estadounidenses y canadienses que disfrutan de nuevas y convenientes rutas de vuelo.

Vista de las calles de la ciudad amurallada, en Cartagena.

MIRA: Cartagena podría dejar de ser Patrimonio de la Unesco por este edificio

Una vez asociado principalmente con las pandillas y las drogas, se dice que Colombia es ahora un destino turístico masivo. El turismo se ha más que triplicado de un millón de visitantes extranjeros por año en 2006 a 3,1 millones en 2018, según datos de la junta oficial de turismo nacional.

Si bien Cartagena puede no ser la capital (que es Bogotá) o el título de una canción de Madonna (Medellín, hola), su mezcla de encanto informal junto a la playa y vitalidad urbana lo convierten en un lugar divertido y fascinante para explorar. El centro de la ciudad y sus fortificaciones también son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así que podrás disfrutar de su historia y del sol.

Cartagena, con su ciudad amurallada, es la ciudad más turística de Colombia y la que más visitantes extranjeros recibe.

Lo básico

Cartagena, como tantos lugares de América Latina, lleva el nombre de una ciudad en España. Por lo tanto, Cartagena, Colombia, a menudo se llama por su nombre completo, “Cartagena de Indias”, o Cartagena de las Indias. Los locales se conocen como cartageneros (o cartageneras, en el plural femenino).

El centro histórico de Cartagena se encuentra dentro de las antiguas murallas de la ciudad construidas por los españoles entre los siglos XVI y XVIII. Se llama Ciudad Amurallada y es donde se encuentra la mayoría de los hoteles y restaurantes y, además, es muy amigable para caminar.

(LUIS ACOSTA/AFP/Getty Images).

LEE: La lucha para eliminar la discriminación y el racismo en las calles de Cartagena

Si solo tienes unos días, es mejor que te quedes allí. Y si estás planeando un viaje más largo, pasa los primeros días en la ciudad amurallada para orientarte antes de aventurarte más lejos.

La famosa Torre del Reloj a menudo se usa para delimitar el límite de la ciudad amurallada, porque está por encima de la Puerta Principal de la Ciudad Vieja. Una vez que estés al sur de allí, te encontrarás en el colorido barrio de clase trabajadora de Getsemaní.

Getsemaní es el lugar para ir al arte callejero, restaurantes menos costosos y una vida comunitaria vibrante.

La estrecha franja de tierra al sureste de la ciudad amurallada es Boca Grande. Ahí es donde encontrarás muchos de los hoteles de lujo y resorts con todo incluido.

Ahora que estás establecido, es hora de comer, bailar y beber.

Lo más destacado

Muchas de las mayores atracciones de Cartagena están bastante cerca una de la otra.

Notarás con bastante rapidez, especialmente si miras las postales de la ciudad, que muchos de los edificios más famosos de Cartagena son de color amarillo brillante. La Torre del Reloj es una de ellos.

MIRA: ¿Sexo, drogas y vallenato? Cartagena, en alerta por fiesta privada que promovería “turismo sexual”

Además de ser un gran ejemplo de dónde ver las antiguas murallas de la ciudad, la espectacular presencia del horizonte de la Torre del Reloj hace que sea una herramienta para recorrer el lugar fácilmente.

La calle angosta frente a la Torre se conoce como El Portal de los Dulces.

(Dean Treml/Red Bull via Getty Images).

Aquí, los vendedores, principalmente mujeres, que ponen letreros de madera con sus nombres encima de sus puestos, montan carros que venden las galletas favoritas de los locales, como galletas de coco y panela (similar al azúcar moreno), jaleas de guayaba y dulce de leche con forma de monedas, corazones o bebés.

La mayoría de estos vienen envueltos, lo que los convierte en recuerdos o regalos fáciles y divertidos para llevar a tus seres queridos en casa, y generalmente puedes darles una probada.

(Raúl Arboleda/AFP/Getty Images)

Arte y arquitectura

Incluso si no puedes ver un espectáculo, el hermoso Teatro Adolfo Mejía (también conocido como Teatro Heredia), color pastel, generalmente está abierto para explorar.

Construido sobre las ruinas de una iglesia, este magnífico edificio ahora sirve como un templo para las artes: en el interior, debes buscar en el techo un gran fresco de las nueve musas, pintado por el artista colombiano Enrique Grau.

(Luisa Acosta/AFP/Getty Images)

LEE: Los líos de ‘Madame’, la mujer acusada de ser la proxeneta más grande de Cartagena

Cerca, también puedes ver la antigua casa del hombre que posiblemente sea el hijo más famoso de Cartagena, el fallecido Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez.

La icónica novela de Márquez “El amor en los tiempos del cólera” está ambientada en una Cartagena ligeramente ficticia, y hay una cita de Márquez pintada en el costado de su antigua casa.

Como todavía es una residencia privada, no puedes entrar. El mural está en el costado del edificio en la Calle 7, al lado del Hotel Makondo (cuyo nombre proviene de la ciudad donde se desarrolla “Cien años de soledad” de Márquez).

Muchos de los edificios más bellos de Cartagena son iglesias. Una de las más notables, con un dramático frente de piedra, es la iglesia de San Pedro Claver.

(Luis Acosta/AFP/Getty Images)

Originalmente una iglesia construida por jesuitas españoles en el siglo XVII, fue renombrada como Pedro Claver, quien fue canonizado en 1888. Claver era conocido por brindar atención médica y alimentos a los africanos esclavizados que fueron traídos a Colombia.

Ahora es el santo patrón de Colombia y de las personas esclavizadas, y la iglesia aquí tiene un museo dedicado a su vida y obras.

MIRA: Cinco cosas que hacen únicas a Cartagena

A la vuelta de la esquina de la iglesia se encuentra el Museo de Arte Moderno de Cartagena. Este pequeño museo de dos pisos, cuidadosamente curado, se centra en el trabajo de artistas colombianos y latinoamericanos y tiene información en español e inglés.

Teatro Adolfo Mejía, Calle De La Merced. Carrera 10 Centro, Cartagena. Tel.: +57 5 6646023

Casa Gabriel García Márquez, Calle Zerrezuela, Cartagena.

Iglesia de San Pedro Claver, Plaza de San Pedro Claver, Carrera 4 # 30-01, Cartagena.

Museo de Arte Moderno de Cartagena, Cale 31 # 69, Cartagena, Cartagena. Tel.: +57 5 6645815.

Comida y bebida

A pesar de su pequeño tamaño, la ciudad amurallada está repleta de todo, desde comida en la calle que la gente espera en filas durante media hora para comprar, así como restaurantes de lujo.

Muchos de los favoritos de los locales, como las arepas con huevo (huevo, carne molida y queso dentro de una arepa de maíz), son fritos, lo que no siempre los convierte en la primera opción en un día abrasador.

Otra opción: la influencia peruana de Colombia, combinada con la proximidad de Cartagena al mar, significa que hay mucho (y excelente) ceviche.

Si bien La Cevichería merece mucha prensa (incluso aquí en CNN Travel), a menudo tiene largas esperas y puede ser costosa. Si no quieres hacer cola, dirígete a Cebiches & Seviches, que se encuentra a través de una puerta, junto al Portal de los Dulces, que parpadea y por la que te perderás.

LEE: Los encantos de la arquitectura de Cartagena

Allí, no puedes equivocarte con la corvina (lubina) preparada de manera simple pero deliciosa, con aguacate fresco y maíz tostado. La clásica leche de tigre con jugo de limón, caldo de pescado y cilantro también es una gran opción.

Colombia también alberga una gran cantidad de frutas tropicales, algunas de las cuales son difíciles de encontrar fuera del país.

Un gran lugar para probarlos es la pequeña y adorable La Palettería, hogar de paletas hechas con lulo (una fruta cítrica), maracuyá (una fruta agria) o corozo (una baya rojiza similar a un arándano, pero más dulce). También hay sabores más tradicionales de helado como vainilla y chocolate, si tiene ganas de escoger un clásico más norteamericano.

Para tomarte un descanso de caminar, no hay mejor lugar para pasar una tarde que en Ábaco, una librería y cafetería donde se apilan libros de bolsillo hasta el techo. Hay servicio de mesa, un robusto menú de café (después de todo, esto es Colombia) y conexión Wi-Fi gratuita, lo que lo convierte en el lugar perfecto para cargar tu teléfono y descansar.

Cartagena es legendaria por su vida nocturna. Dirígete a El Barón, al otro lado de la plaza de San Pedro Claver, para disfrutar de pequeños platos e increíbles cócteles a base de ron, y solicita un asiento al aire libre para disfrutar de la acción.

Puedes probar algunos de los pequeños pero crecientes productos de cerveza artesanal de Colombia en The Beer Lovers: busca marcas como 3 Cordilleras, Bogotá Beer Company y Chelarte (que da a sus cervezas nombres de mujeres como Raquel y Zenaida).

Solo por el factor kitsch, vale la pena detenerse en el KGB Bar, que está lleno de medallas de la era soviética, uniformes de cosmonautas y otros recuerdos. Si preguntas amablemente, te dejarán usar un sombrero militar ruso mientras bebes.

Cebiches & Seviches, Carrera 7 # 32-25 Cartagena. Tel: +57 5 6797671.

La Palettería, Calle 35 # 03-86, Cartagena. Tel.: +57 5 6661579.

Abaco Libros y Café, Calle 36 # 3-86, Cartagena. Tel.: + 57 5 6786143.

El Barón, Carrera 4 # 31-7, Cartagena. Tel.: +57 5 6643105.

The Beer Lovers, Calle Gastelbondo y Calle Factoría, Cartagena. Tel.: +57 5 6642202.

KGB Bar, Carrera 7 # 38-152, Cartagena.

Conociendo Getsemaní

Si la ciudad amurallada es Cartagena para principiantes, Getsemaní es el siguiente paso. Tiene una sensación juvenil y viva sin los vendedores ambulantes que hablan inglés en cada esquina.

Una opción para iniciarse en el vecindario es un recorrido gastronómico o de arte callejero desde Cartagena Connections, que mantiene los grupos pequeños y es de propiedad local.

No hay mejor lugar para sumergirse en el vecindario que Café del Mural, un café en una calle llena de murales coloridos, de ahí su nombre. Además del café (si deseas obtener más información, te organizarán una degustación informal), hay muchos jugos de frutas frescas, tés de hierbas y pasteles.

Tiene Wi-Fi y es un buen lugar para ponerse al día con los correos electrónicos del trabajo, siempre y cuando puedas hacerlo después de las 3 p.m., cuando abren (toma esto como una excusa para desconectarte).

Dos excelentes lugares para almorzar son Oh La La, un restaurante francés que incorpora sabores caribeños, y Caffé Lunático, que rota el pescado fresco y los jugos de frutas según la disponibilidad. Oh La La también ofrece clases de cocina en español e inglés.

No importa dónde te alojes, el mejor momento para visitar Getsemaní es por la noche, cuando se ilumina el vecindario.

Ve a cenar a la azotea de Malagana, donde la comida, a saber, los mejores tacos de pescado de la ciudad, se complementa con las vistas de la ciudad y la brisa fresca.

Demente, justo al lado de la Plaza de Trinidad, en el corazón del vecindario, tiene pizzas, platos pequeños (no dejes de probar las albondigas) y cócteles asesinos, y abren el techo retráctil en las noches de tiempo agradable.

La Plaza de Trinidad es hogar de entretenimiento nocturno, ya sea una clase comunitaria de Zumba o una actuación de bailarines tradicionales conocidos como “Palenqueros”, además de carritos de comida y vendedores que venden agua y cerveza enlatada helada en cajas de espuma de poliestireno. También verás vendedores que venden jugo mezclado, algunos de los cuales se hacen en licuadoras operadas por bicicleta o energía solar.

Por solo unos pocos dólares, puedes comer, tomar asiento y disfrutar del espectáculo que es Cartagena.

Café del Mural, Calle de San Juan # 29100, Cartagena. Tel.: +57 5 6472912

Oh La La, Calle 25 # 8B-300, Cartagena. Tel.: +57 5 6644321

Caffé Lunático, Calle Espíritu Santo # 29-184, Cartagena. Tel.: +57 5 6601735

Malagana, Calle tripita y Media # 31-55, Cartagena. Tel.: +57 5 6601360

Demente, Carrera 10 # 29-29, Cartagena. Tel.: +57 5 6604226

Ir más allá

Si bien el centro de la ciudad de Cartagena tiene muchas cosas, tiene una falta en un departamento: la playa. Afortunadamente, muchos centros turísticos cercanos te permitirán reservar pases de un día o excursiones y, en algunos casos, incluirán comidas y bebidas para endulzar el trato.

La mayoría también ofrece el uso de sillas de playa y sombrillas, pero es posible que debas traer tus propias toallas si no te hospedas en la propiedad.

Una excelente opción es el Conrad, convenientemente ubicado a medio camino entre el aeropuerto y la ciudad amurallada. También es una buena opción pasar la noche si tienes un vuelo temprano y quieres evitar el tráfico o dormir un poco a la mañana siguiente.

Por alrededor de 45 dólares, puedes usar cualquiera de las piscinas del complejo, y se recomienda encarecidamente un almuerzo o una cena en el excelente restaurante Biblioteka, decorado como una biblioteca.

Otra opción es el sofisticado y elegante Blue Apple Beach House, ubicado en Isla Tierra Bomba, justo al suroeste de Cartagena. Para llegar allí, deberás tomar un taxi hasta la terminal principal del ferry y abordar el bote privado del complejo: el transporte hacia y desde la isla está incluido en la tarifa diaria de 90.000 pesos.

Una de las atracciones históricas más famosas de la ciudad es el Castillo de San Felipe de Barajas, una fortaleza construida por los españoles en los siglos XVI y XVII. La designación de Patrimonio Mundial de la UNESCO fue en parte gracias a él y las antiguas murallas de la ciudad. El Castillo está en excelentes condiciones y ha sido bien mantenido, especialmente la espectacular entrada con vistas al agua.

Hay que anotar que el vecindario alrededor del fuerte no es el más seguro, y muchos cartageneros no irían solos. Tu mejor opción es tomar un taxi hasta el fuerte y pagarle al conductor para que espere y te lleve de regreso.

Para obtener una experiencia verdaderamente colombiana, vale la pena visitar el mercado Bazurto, a unos 4 km (3 millas) de Cartagena.

Castillo San Felipe de Barajas en Cartagena, el fuerte colonial más grande de Colombia, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984. (Crédito: MANDEL NGAN/AFP/Getty Images)

Es colorido, caótico, ruidoso y emocionante, al igual que la ciudad misma. En una hora puedes comprar una manta o una canasta tejida a mano, ver cómo se destripa un pescado y beber una cerveza con un veterano mientras escuchas sus historias sobre cómo era el país.

La selección de frutas, productos, carne, queso y chocolate es excepcional, pero el mercado puede ser difícil de visitar para cualquiera que no domine el español. También es enorme y difícil de navegar, lo que puede ser divertido o aterrador dependiendo del estado de ánimo en que te encuentres ese día. Además, es un semillero conocido por los carteristas que se aprovechan de las multitudes llenas y los pasillos estrechos.

La mejor manera de experimentar el mercado es acompañar a un local. Hay varias experiencias de Airbnb que incluyen recorridos guiados por el mercado local y una comida casera preparada con lo que hayas comprado ese día. Además de ser una forma más segura de experimentar el mercado, también te da la oportunidad de conocer a un local y aprender cómo es la vida para la mayoría de los cartageneros.

Conrad Cartagena, Anillo Vial, kilómetro 12, entre Manzanillo del Mar vía Punta Canoa, Cartagena. Tel.: +57 5 6517220

Blue Apple Beach House, Playa Mamón # 1, Bocachica, Isla Tierra Bomba, Cartagena. Tel.: +57 316 7506979

Castillo de San Felipe Barajas, Carrera 17, Cartagena. Tel.: +57 5 6421293

Mercado Bazurto, Carrera 29 # 36-07, Cartagena.