CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Huracanes

Huracanes

Subió a su hijo a un techo por seguridad tras el huracán. Una marejada se tragó al niño de 5 años

Por Helena Cavendish de Moura, Faith Karimi

(CNN) — Adrian Farrington luchó por mantenerse a flote con su hijo de 5 años después de que el huracán Dorian golpeó su hogar en la isla Abaco en el noroeste de Bahamas. Se aferraron el uno al otro, rodeados por olas crecientes y montones de escombros flotantes.

Después de una hora de andar en el agua con su pierna fracturada, Farrington, de 38 años, vio aletas asomándose cerca, le dijo al diario Nassau Guardian. Tomó a su hijo y lo colocó sobre un techo por seguridad, lejos de los peligros que acechan en el agua. Le imploró al niño que cerrara la boca, dejara de llorar y siguiera respirando, dijo.

Pero antes de que pudiera subir al techo para sostener a Adrian Farrington Jr., una ráfaga del huracán arrastró al niño a la marejada. Esa fue la última vez que lo vio.

Adrian Farrington y su hijo, Adrian Jr.

“Todavía puedo recordar que me buscaba y me llamaba ‘papá'”, dijo el padre en duelo al periódico en el hospital local en la capital de Nassau, donde está recibiendo tratamiento por su pierna y brazo rotos.

Saltó al agua para salvar a su hijo

Tan pronto como la marejada se tragó a su hijo, Farrington empujó los escombros y corrió hacia el otro lado del techo, desde donde Adrian se había desvanecido en las aguas turbias. Se zambulló bajo el agua y buscó con las manos, esperando sentir su piel o su ropa, le dijo al periódico.

“No encuentro nada. Entonces regreso. Contengo la respiración y vuelvo a bajar “, dijo.” Durante todo este tiempo, la gente se llevó a mi esposa a un lugar seguro y me llamaron, pero no quise ir porque no quería dejar a mi hijo”.

Después de una agotadora búsqueda sin señales del niño, se trasladó a un terreno más alto. Dijo que espera que su hijo sea encontrado con vida, pero teme lo peor.

“Lo que vi cuando lo perdí, cualquier cosa podría suceder. Había tiburones nadando en el agua, cualquier cosa podría suceder”, le dijo al periódico. “Un niño de 5 años en ese tipo de búsqueda, no tienen muchas posibilidades”.

Los equipos de rescate recorren las aguas en busca de sobrevivientes después de que uno de los huracanes más poderosos que haya azotado el Caribe arrasara casas y barrios enteros, con un saldo de al menos 30 muertos en las Bahamas.