CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

Manifestantes de Hong Kong marchan al Consulado de Estados Unidos para pedir ayuda de Trump

Por Ben Westcott, Julia Hollingsworth, Caitlin Hu

(CNN) — Los participantes de las protestas de Hong Kong pidieron a Donald Trump, presidente de Estados Unidos, que interviniera en el enfrentamiento político en curso, que se intensificó rápidamente el domingo, con manifestantes incendiando una barricada frente a la entrada de una estación de metro en el distrito financiero de la ciudad.

Más temprano en el día, decenas de miles de manifestantes que ondeaban banderas estadounidenses marcharon hacia el Consulado de Estados Unidos en Hong Kong para pedir ayuda a la administración Trump para terminar una confrontación de tres meses con el gobierno.

La marcha comenzó en el parque público Chater Garden en Central antes de dirigirse al consulado como parte del decimocuarto fin de semana consecutivo de manifestaciones públicas en el centro financiero asiático.

En una carta que los manifestantes planeaban presentar a los funcionarios del consulado, el grupo pide la aprobación de la propuesta de «Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019» por el Congreso de Estados Unidos.

Una barricada arde en la entrada de una estación de trenes el 8 de septiembre en Hong Kong, China.

Una pancarta en la marcha decía «Presidente Trump, por favor, libere a Hong Kong» en inglés. Algunos manifestantes cantaron el himno nacional de EE. UU. mientras avanzaban hacia el consulado.

«Compartimos los mismos valores estadounidenses de libertad y democracia», dijo el banquero de 30 años David Wong. «Estados Unidos es un país de democracia. Donald Trump es elegido por su pueblo. Queremos esto».

Las protestas comenzaron pacíficamente pero rápidamente se convirtieron en violencia y vandalismo durante la tarde, luego de que la policía pareció arrestar a varias personas en la concurrida estación de metro Central.

Los manifestantes erigieron una barricada en una de las salidas del metro antes de prenderle fuego. Otras salidas tenían sus ventanas de vidrio destrozadas o desfiguradas con graffiti.

Los manifestantes sostienen una pancarta y agitan banderas nacionales de EE.UU. mientras marchan al Consulado de EE.UU. en Hong Kong.

Los enfrentamientos del domingo indican que el intento del gobierno de Hong Kong de calmar la crisis retirando el miércoles un controvertido proyecto de ley de extradición a China, una de las cinco demandas oficiales del movimiento de protesta, había fracasado.

Los principales activistas dijeron que la medida fue demasiado tarde y que el domingo ya se escuchó a grupos de manifestantes que gritaban: «Cinco demandas, ni una menos».

Es poco probable que la marcha ponga fin a las acusaciones del gobierno chino y los medios estatales de que Estados Unidos ha estado interfiriendo en las protestas de Hong Kong.

Hablando la semana pasada, el portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, Yang Guang, acusó a los políticos estadounidenses de «dispararse» en las manifestaciones.

Los manifestantes ondean banderas de Estados Unidos durante una protesta en Hong Kong.

Estado de «nación más favorecida»

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mostrado poca inclinación a involucrarse en las protestas de Hong Kong desde que comenzaron en junio.

En agosto dijo que esperaba que las manifestaciones eventualmente funcionen «para todos, incluida China» y que nadie salga herido.

Pero algunos políticos estadounidenses han estado presionando por una mayor acción de Estados Unidos para ayudar a los manifestantes, y algunos incluso han pedido una reevaluación oficial del estado comercial de la «nación más favorecida» de Hong Kong con Estados Unidos.

Ese estatus especial le da a los países ciertas ventajas comerciales, que incluyen aranceles más bajos para los bienes importados, según el gobierno de Estados Unidos.

Un grupo bipartidista de senadores estadounidenses presentó la «Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong» en junio, que requiere una verificación anual de que Hong Kong es lo suficientemente autónomo «para justificar un trato especial».

Manifestantes ondean banderas de EE.UU. mientras marchan desde Chater Garden al Consulado de EE.UU. En Hong Kong el 8 de septiembre.

Es este acto el que algunos manifestantes están pidiendo al Congreso de EE.UU. que apruebe para ejercer presión adicional sobre el gobierno de Hong Kong y Beijing para que accedan a sus demandas.

El interés que los políticos estadounidenses han mostrado en Hong Kong, incluido el vicepresidente Mike Pence y el liderazgo del Partido Demócrata, han llevado a las acusaciones de China de que Washington está detrás de las manifestaciones de tres meses.

«Es un secreto a voces en Hong Kong que las fuerzas que protestan contra el proyecto de ley de extradición han sido patrocinadas por Estados Unidos», dijo el periódico sensacionalista chino Global Times en un editorial en julio. Múltiples funcionarios de alto rango del Ministerio de Relaciones Exteriores de China han repetido el reclamo sin ninguna prueba.

El Departamento de Estado de Estados Unidos respondió que las afirmaciones chinas de su participación son «ridículas».

Un hombre sostiene una pancarta mientras los manifestantes ondean banderas de Estados Unidos.

Meses de caos de protesta

Los organizadores de la protesta dicen que millones de personas han salido a las calles de Hong Kong desde principios de junio, en protestas que evolucionaron desde las objeciones al proyecto de ley de extradición hasta los llamados más amplios para una mayor democracia y derechos civiles.

Actualmente, el movimiento de protesta tiene cinco demandas, incluida una investigación sobre las denuncias de brutalidad policial y la liberación de manifestantes arrestados.

Este miércoles, la directora ejecutiva Carrie Lam anunció que una de las demandas de los manifestantes se cumpliría retirando el proyecto de ley de extradición del parlamento local.

Pero hasta ahora el gobierno se ha negado a cumplir con cualquiera de las otras demandas.

A pesar de la retirada de Lam, hubo enfrentamientos entre la policía y los manifestantes todas las noches durante la semana que pasó.

Gran parte de la acción se ha centrado en las calles alrededor de la estación de metro Prince Edward, en el centro residencial y comercial de Mong Kok, donde el video del domingo por la noche mostró a los agentes de policía persiguiendo y arrestando a los manifestantes.

Los manifestantes en la marcha del domingo dijeron que no retrocederán hasta que se cumplan todas sus demandas. «Es como ir a trabajar», dijo el manifestante de 64 años Felix Wu, riendo.