CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

El ‘dragón helado del viento del norte’ (sí, como en “Game of Thrones”) fue uno de los animales voladores más grandes que haya existido

Por Ashley Strickland

(CNN) — Si eres un fanático de “Game of Thrones”, el nombre de este gigantesco reptil volador recién descubierto podría sonarte familiar. El Cryodrakon boreas, un tipo de pterosaurio previamente desconocido, fue uno de los animales voladores más grandes que jamás haya existido. El nombre significa “dragón helado del viento del norte” y voló sobre Norteamérica hace 77 millones de años.

No, en realidad no es un dragón y no hay evidencia de que alguna vez lanzara fuego azul como Viserion en “Game of Thrones”. Pero este gigantesco reptil volador tenía una envergadura de hasta 32,8 pies (unos 10 metros).

Ilustración artística del Cryodrakon boreas.

Los fósiles fueron descubiertos inicialmente hace 30 años en Dinosaur Provincial Park, en Alberta, Canadá. En el parque, que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y contiene una gran cantidad de fósiles de dinosaurios, se han descubierto múltiples especies.

Pero los paleontólogos que los encontraron pensaron que pertenecían a la especie del pterosaurio Quetzalcoatlus, que se descubrió inicialmente en Texas.

Una nueva investigación ha demostrado que el Cryodrakon es una especie previamente desconocida y es la primera de su tipo en Canadá. Los fósiles incluyen patas, cuello, costillas y parte de las alas. Cryodrakon pertenecía a la familia de pterosaurios azhdarquidos, conocida por tener cuellos largos.

Estos pterosaurios del período Cretácico a menudo se denominan incorrectamente pterodáctilos.

Un artículo que describe las nuevas especies fue publicado esta semana en el Journal of Vertebrate Paleontology.

Los restos pertenecían a un miembro más joven de la especie, por lo que su envergadura era de solo 16,4 pies (5 metros) cuando murió. Pero los investigadores estudiaron el hueso gigante del cuello de un adulto para determinar que la envergadura de un Cryodrakon completamente desarrollado probablemente alcanzaba los 32,8 pies.

Descripción artística del Cryodrakon.

En comparación, el pterosaurio Quetzalcoatlus tenía una envergadura de 34 pies (10,3 metros) y pesaba 551 libras (250 kilos). Los investigadores lo comparan con el tamaño de un avión Cessna, según un comunicado del Museo Real de Paleontología Tyrrell en Canadá.

El Cyrodrakon era carnívoro, con una dieta de mamíferos, lagartos y crías de dinosaurios. Y a pesar de que tenían la capacidad de volar por los océanos, el registro fósil muestra que se quedaron cerca de las regiones tierra adentro.

Aunque los azhdarchids eran increíblemente grandes y vivían en Asia, África, Europa y América del Norte y del Sur, su registro fósil es escaso.

“Este es un descubrimiento genial, sabíamos que este animal estaba aquí, pero ahora podemos demostrar que es diferente a otros azhdarchids y por eso recibe un nombre”, dijo David Hone, autor principal del estudio de la Universidad Queen Mary de Londres. “Es genial que podamos identificar al Cryodrakon como algo distinto del Quetzalcoatlus, ya que significa que tenemos una mejor imagen de la diversidad y evolución de los pterosaurios depredadores en América del Norte”.

Hueso del cuello del Cryodrakon.

Aunque el reptil fue nombrado en honor al invierno de Alberta, “que puede ser duro y hermoso, pero hace mucho frío y viento”, dijo Hone, el ambiente durante el período Cretácico fue muy diferente. Hone dijo que el ambiente era de estilo mediterráneo, favorable a pájaros, lagartos, tortugas y pequeños mamíferos.

Y se adaptaron a su entorno en el interior.

“Los azhdarchids tenían patas largas y pies grandes que los definen como un grupo que pasaba mucho más tiempo en el suelo que la mayoría de los otros pterosaurios y tenemos algunas buenas huellas de ellos desde Corea que muestran que eran caminantes expertos”, dijo Hone. “La mayoría de sus fósiles son de ambientes interiores también, lo que se ajusta a este patrón”.

En el futuro, los investigadores planean estudiar cómo los músculos podrían haberse unido a los huesos para comprender mejor la forma en que el Cryodrakon despegaba, volaba y caminaba.