CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Inmigrantes indocumentados

Los demócratas quieren ofrecer atención médica a inmigrantes indocumentados. Esto es lo que eso significa

Por Tami Luhby

(CNN) — Los demócratas que aspiran a la candidatura presidencial han dicho que apoyarían extender la cobertura de salud del Gobierno a los inmigrantes indocumentados, un gran cambio, ya que los inmigrantes indocumentados actualmente tienen poco acceso a los programas federales.
No califican para Medicare, no son elegibles para los subsidios federales de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y, por lo general, no pueden inscribirse en Medicaid, que brinda cobertura para personas de bajos ingresos. Incluso muchos titulares de la ‘green card‘ generalmente tienen que esperar cinco años antes de poder inscribirse en Medicaid, y el presidente Donald Trump ha cambiado la política de inmigración que podría desanimar incluso a los inmigrantes elegibles a registrarse.

Lo que eso significa, hoy, es que muchos inmigrantes indocumentados dependen de las salas de emergencias, que son requeridas por la ley federal para controlar y estabilizar a todos los pacientes que entran por sus puertas, cuando se enferman.

Eso finalmente le cuesta al gobierno federal miles de millones en reembolsos a hospitales.

Pero los estadounidenses están divididos acerca de proporcionar una cobertura más integral respaldada por el Gobierno a los aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Alrededor del 59% de los estadounidenses dicen que dicha cobertura no debería estar disponible para los inmigrantes indocumentados, según una encuesta de CNN realizada a finales de junio.

Entre los que piensan que sí debería ser, hay una gran disparidad entre partidos. Alrededor del 66% de los demócratas apoyan dar cobertura gubernamental a los indocumentados, pero solo el 10% de los republicanos sienten lo mismo.

La posición de los demócratas le ha dado a Trump carne para atacar a sus oponentes.

“¿Qué tal cuidar a los ciudadanos estadounidenses primero?”, argumentó en Twitter después del primer debate demócrata, en junio.

Así es como los inmigrantes indocumentados acceden a la atención médica ahora:

Algunos inmigrantes indocumentados tienen seguro

Alrededor del 45% de los indocumentados no ancianos no tenían seguro en 2017, en comparación con el 23% de los inmigrantes legalmente presentes y el 8% de los ciudadanos, según la Fundación Familia Kaiser.

Los que tienen cobertura pueden obtenerla en sus trabajos, a través del empleador de un miembro de la familia o de algunos programas estatales o locales. Pueden comprar pólizas individuales, pero no en los intercambios de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, pues esta cobertura tiende a ser muy costosa, descubrió la Fundación.

Algunos estados y gobiernos locales brindan cobertura

Ciertos estados, ciudades y condados sí brindan servicios que no son de emergencia a los residentes indocumentados, particularmente a las personas de bajos ingresos que calificarían para beneficios públicos.

Seis estados, más el Distrito de Columbia, están utilizando sus propios fondos para expandir su Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) a todos los niños que cumplen con las pautas de ingresos, independientemente de su estado migratorio.

California se convirtió recientemente en el primer estado en extender Medicaid a los residentes de bajos ingresos indocumentados menores de 26 años. Las autoridades estiman que el plan cubrirá a unos 90.000 adultos jóvenes y le costará al estado 98 millones de dólares en su año inicial.

LEE: Los médicos de la frontera se ofrecen como voluntarios para tratar a los inmigrantes para que “nadie se esté muriendo”

Otros gobiernos locales, como Los Ángeles, San Francisco y el condado de Harris en Houston, también ejecutan programas que brindan atención a los indocumentados. La ciudad de Nueva York recientemente amplió sus esfuerzos para conectar a los residentes sin seguro con los médicos de atención primaria, independientemente de su estado migratorio.

Las clínicas comunitarias son otra vía, y ya reciben apoyo federal

Los inmigrantes indocumentados también pueden recurrir a los cerca de 1.400 centros de salud comunitarios en todo el país, que generalmente brindan atención primaria y atención especializada y a menudo se financian a través de subsidios federales y Medicaid.

“Cuando escuchas frases como ‘mosaico’, no estás bromeando”, dijo Nancy Berlinger, investigadora del Centro Hastings, un grupo de expertos que se enfoca en cuestiones sociales y éticas en el cuidado de la salud, la ciencia y la tecnología.

Los inmigrantes indocumentados gastan mucho menos en atención médica que los residentes nacidos en Estados Unidos, en parte porque generalmente son más jóvenes y saludables y en parte porque enfrentan muchas barreras para el tratamiento, dijo Leah Zallman, médico de atención primaria de Cambridge Health Alliance, un Safety Net Health Care System en Massachusetts, que fue coautora de una revisión de estudios sobre gastos de atención médica para inmigrantes.

“En general, utilizan muy poco cuidado”, dijo Zallman.

El gobierno federal también reembolsa a las salas de emergencias por el cuidado de los no asegurados

Las salas de emergencia a menudo buscan un reembolso federal por el tratamiento de las personas sin seguro. Un programa poco conocido se llama Medicaid de emergencia, que gasta alrededor de 2.000 millones de dólares anuales para ayudar a pagar el tratamiento de aproximadamente 100.000 personas que de otro modo habrían calificado para Medicaid, pero por su estado migratorio, dijo Dave Chokshi, el jefe de salud de la población de Nueva York. Health & Hospitals y coautor de un informe sobre el programa publicado en la revista médica JAMA a principios de este año.

“Tiene más sentido moral y clínico, pero también tiene más sentido financiero, cuidar a las personas antes de que estén en crisis”, dijo Chokshi. “La atención que brindamos ahora es con demasiada frecuencia atención de emergencia, en lugar de atención primaria”.

LEE: ¿En qué consistiría el “Medicare para todos” del que hablan Sanders y Biden?

Es una pequeña parte de los casi 577.000 millones que el gobierno federal y los estados gastan en Medicaid. Pero la mayor parte del fondo de Medicaid de Emergencia se usa para cubrir la atención de los indocumentados, con California recibiendo aproximadamente la mitad del total, seguido de Nueva York, Texas y Florida, según Chokshi.

La mayoría de los gastos se destinan a tratamientos relacionados con el embarazo, pero los estados pueden optar por ampliar el alcance de lo que consideran servicios de emergencia a la quimioterapia o diálisis, por ejemplo.

Aún así, algunos argumentan que los encargados de formular políticas deberían centrarse en los ciudadanos y los residentes legales.

“Si deseas comenzar a cubrir a las personas, siempre deseas comenzar con aquellos que siguen la ley y se supone que deben estar aquí”, dijo Steven Camarota, director de investigación del Centro de Estudios de Inmigración, que aboga por reducir la inmigración.