CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Un videojugador irá a prisión por una llamada de ‘swatting’ (mentira para hacer llegar al SWAT a tu casa) que causó la muerte de un hombre

Por Jason Hanna, Jamiel Lynch

(CNN) — Un videojugador de Ohio que participó en una llamada telefónica falsa que llevó a la policía a matar a un hombre en Kansas fue sentenciado este viernes a 15 meses de prisión, dijeron las autoridades.

Casey S. Viner, de 19 años, fue uno de los tres acusados en un caso de ‘swatting’, que consiste en reportar un hecho falso para enviar a la policía a algún lugar con el fin de hacer una broma pesada, que llevó a la policía de Wichita a disparar y matar por error a Andrew Finch, de 28 años en la puerta principal de su casa en diciembre de 2017.

Las autoridades dijeron que Viner le pidió a uno de los coacusados que hiciera la llamada debido a una discusión sobre un videojuego en línea, una discusión que resultó ni siquiera haber involucrado a Finch.

Viner, de un suburbio de Cincinnati, fue sentenciado en un tribunal federal en Wichita después de declararse culpable de un cargo de conspiración y obstrucción de la justicia, dijo la oficina del fiscal de Estados Unidos para Kansas.

“El ‘swatting’ no es una broma, y no es una forma de resolver disputas entre jugadores”, dijo el fiscal federal Stephen McAllister. “Una vez más, exhorto a los jugadores a que vigilen a su comunidad para asegurarse de que la práctica del ‘swatting’ se termine de una vez por todas”.

El hombre que hizo la llamada, Tyler Raj Barriss de California, fue sentenciado a principios de este año a 20 años en una prisión federal.

Una discusión sobre un juego llevó a la llamada

Viner admitió que había discutido con el tercer coacusado, un jugador en Wichita, durante una sesión multijugador de “Call of Duty: WWII”, dijeron las autoridades.

Viner estaba molesto porque el jugador de Wichita, un compañero suyo durante la sesión, mató a su personaje en el juego, según una declaración jurada de la policía.

Durante su discusión, Viner amenazó con golpear al compañero de equipo, y el compañero de equipo respondió proporcionando una dirección y diciendo: “Por favor, intente algo”, dice la declaración jurada.

Viner luego alistó a Barriss para cometer ‘swatting’ contra el jugador de Wichita, utilizando la dirección que se le había proporcionado, dijeron las autoridades.

Resultó que la dirección no era donde vivía el jugador de Wichita actualmente, sino donde solía vivir, dijeron las autoridades. En realidad, quien vivía en esa dirección era Fincher, ignorante de lo que estaba sucediendo.

Tyler Barriss.

Cómo se desarrolló la llamada y el tiroteo

En la noche del 28 de diciembre de 2017, una persona que llamó al 911 le informó a un teleoperador en el condado de Sedgwick de Kansas sobre un tiroteo y una posible situación de rehenes en la dirección de Finch, dijo la policía.

Los teleoperadores informaron que la persona que llamó dijo que le disparó a su padre en la cabeza y que sostenía a su madre y hermano a punta de pistola. La persona que llamó también advirtió que quería suicidarse e incendiar la casa, dijeron las autoridades.

La policía de Wichita fue a la casa y la rodeó.

Finch salió de la casa cuando llegó la policía y recibió un disparo, según el fiscal de Estados Unidos, cuando dejó caer las manos en el momento en que los agentes le decían que levantara los brazos.

Finch murió en un hospital. Los policías no encontraron situaciones de rehenes ni de asesinatos dentro de la casa.

Andrew Finch.

Los investigadores más tarde se enterarían de que la persona que llamó al 911 era Barriss, llamando desde Los Ángeles a través de un número de Wichita que adquirió a través de una aplicación de teléfono celular, dijeron las autoridades.

Barriss se declaró culpable de hacer un informe falso que resultó en la muerte y docenas de otros cargos relacionados con otras llamadas en las que nadie resultó herido. Su petición también cubrió las amenazas de bomba que Barriss hizo a la sede de la Comisión Federal de Comunicaciones en Washington.

El tercer coacusado, el jugador de Wichita, fue puesto en enjuiciamiento diferido, dijo la oficina de McAllister.

El cargo de obstrucción de justicia de Viner se relaciona con su intento de borrar los registros de sus comunicaciones con Barriss y el jugador de Wichita, según la oficina de McAllister.

Como parte de su sentencia, a Viner también se le ordenó pagar 2.500 dólares en restitución y cumplir dos años de libertad supervisada.

Steve Almasy de CNN, Melissa Alonso, Sheena Jones contribuyeron a este informe.