CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Trump intenta cortejar a los votantes hispanos en Nuevo México

Por Betsy Klein

Río Rancho, Nuevo México (CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, regresó a Nuevo México el lunes para un acto de campaña en el que intentó cortejar a los votantes hispanos en un estado que perdió en 2016.

“Ayer marcó el comienzo del mes de la herencia hispana. ¿Quién es hispano?”, dijo en medio de fuertes aplausos.

Como lo ha hecho en muchos eventos de campaña, Trump hizo alarde de las cifras de empleo y pobreza de los hispanos en Estados Unidos.

(NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

“Tenemos muchos hispanos, muchos hispanos. Amamos a nuestros hispanos”, dijo Trump más adelante.

La multitud presente en el evento del lunes por la noche fue diversa, con muchos simpatizantes con carteles de “Latinos por Trump” distribuidos por la campaña, lo que alentó a los asistentes a enviar un mensaje de texto con la palabra “VAMOS” en español a un número designado.

“Viva Trump”, dijo un pastor después de hacer la oración un poco antes, lo que provocó un estruendoso aplauso de la multitud.

Sin embargo, Trump puede enfrentar una batalla cuesta arriba al cortejar el voto hispano: una encuesta de CNN / SSRS de la semana pasada mostró que solo el 29% de los hispanos aprueba el trabajo que está haciendo como presidente, en comparación con dos tercios que lo desaprueban. Desde su discurso de campaña inicial en el verano de 2015, en el que criticó a los inmigrantes hispanos indocumentados que ingresaban a Estados Unidos y prometió construir un muro para mantenerlos alejados, el presidente a menudo ha hecho de la reducción de los cruces ilegales en la frontera sur uno de sus enfoques claves.

Trump ha tomado muchas decisiones políticas durante su mandato dirigidas a las personas indocumentadas que cruzan la frontera sur, que son abrumadoramente de América Central y de Sudamérica. Entre ellas está la separación de familias indocumentadas, que ya ha sido detenida, y restricciones para las personas solicitantes de asilo. Los grupos de derechos humanos también han criticado las condiciones que enfrentan los inmigrantes indocumentados en los centros de detención después de ser arrestados por cruzar la frontera ilegalmente.

Fue el primer viaje de Trump a la “Tierra del Encanto” como presidente, y una evidencia de la promesa de su campaña de intentar pelear por el estado que votó decisivamente a favor de los demócratas en 2016.

El presidente inició un giro de tres días por el oeste de Estados Unidos con el evento en Rio Rancho, Nuevo México, un suburbio de Albuquerque, el lunes por la noche. Pasaría la noche en el área de Albuquerque, luego, el martes, viajará a California para una serie de eventos de recaudación de fondos en Palo Alto y Beverly Hills. Trump asistirá a recaudaciones de fondos adicionales en Los Ángeles y San Diego, el miércoles, antes de regresar a Washington.

Hillary Clinton ganó sólidamente los cinco votos electorales de Nuevo México en 2016; ella obtuvo el 48,3% de los votos del estado por el 40,0% de Trump. Sin embargo, los votantes independientes del estado emitieron su voto a favor de Trump con 42% por 37% para Clinton. La campaña de Trump afirma que ve señales de que el estado podría estar disputado en 2020.

“Creo que Nuevo México es un estado en el que las políticas de Trump realmente están trabajando”, dijo el gerente de campaña de Trump, Brad Parscale, a periodistas en una conferencia telefónica la semana pasada.

(PAUL RATJE/AFP/Getty Images)

Parscale dijo que las políticas de Trump sobre el comercio y la inmigración de China, en particular, están resonando entre los votantes latinos, que constituyen una parte significativa de los electores de Nuevo México.

El presidente sugirió el lunes que la seguridad fronteriza era atractiva para los votantes hispanos.

Cuando comenzó a hablar sobre la construcción de un muro fronterizo, dijo Trump, la gente sugirió que no sería popular entre los votantes hispanos.

“La gente decía, oh, los hispanos”, contó.

Pero, continuó Trump, los votantes hispanos entienden la crisis y las drogas que cruzan la frontera.

“Ustedes entienden eso mientras otras personas no lo entienden”, le dijo a la multitud.

“Vimos a miles de votantes que no votaron por el presidente en 2016 presentarse a un evento, registrarse, hacer fila”, dijo Parscale, y agregó: “Vimos a miles de latinas y latinos que no habían votado por en el 16, que no solo estaban ansiosos por votar por él esta vez, sino que en realidad vinieron a verlo y a manifestarse con él. cuando empezamos a hacer encuestas allí, comenzamos a ver un aumento dramático respecto a nuestra última encuesta de 2016 “.

Parscale dijo que le mostró estos resultados a Trump “y estaba de acuerdo conmigo. ‘Vayamos directamente a Albuquerque, vamos a Nuevo México'”.

El gerente de campaña de Trump dijo que habían recibido “una de las mejores respuestas” para el registro de la campaña a partir de la semana pasada.

Trump prometió el lunes que saldría victorioso en Nuevo México en 2020.

“Haremos campaña por cada voto y ganaremos el gran estado de Nuevo México”, dijo.

Luego reconoció: “Ha pasado bastante tiempo desde que un republicano ganó este estado … Realmente creemos que vamos a convertir este estado en un estado republicano”.

La campaña y el Comité Nacional Republicano han instalado una directora estatal, Leslie White, en Nuevo México, y anunciaron el lunes que el líder de la minoría estatal de la Cámara de Representantes, Jim Townsend, y la exrepresentante estatal Sharon Clahchischilliage serán presidentes honorarios del estado.

Según las estadísticas de registro de votantes de la Secretaría de Estado de Nuevo México, el 33% de los votantes en el condado de Sandoval, donde se realizó la concentración, son republicanos registrados a partir de agosto de 2019. Cuarenta y tres por ciento son demócratas registrados.

El último viaje de Trump a Nuevo México se encontró con resistencia: en mayo de 2016, manifestantes encendieron fuegos, destrozaron una puerta y arrojaron piedras fuera de su evento en Albuquerque. Dentro del centro de convenciones, manifestantes esporádicos interrumpieron la manifestación de Trump.

El lunes, Trump fue interrumpido solo una vez por un manifestante.