CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

El rechazo de Donald Trump al misterio del informante de Inteligencia tiene literalmente cero sentido

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Algunas veces, cuando el presidente Donald Trump habla, todo lo que puedes hacer es sacudir la cabeza con asombro.

Mira sus comentarios el viernes por la mañana en la Oficina Oval, por ejemplo. Trump estaba tratando de minimizar la furiosa controversia sobre la denuncia de un informante relacionada con la comunicación entre Trump y un líder extranjero. No funcionó.

Comienza aquí: Trump describió la queja como presentada por un “informante partidista”. Y se refirió a la denuncia como un “trabajo de sabotaje político“.

¡Lo cual es interesante! ¿Trump nos estaba diciendo que conocía la identidad del denunciante? ¿Y tenía información que demostrara que esta persona era, de hecho, partidaria para sacar a Trump? ¡Hombre, gran historia!

“No sé la identidad del informante”, dijo Trump.

¿Espera, qué? Entonces:

a) El denunciante es definitivamente un partidista que participa en un “trabajo de saboteo político”

b) Trump no sabe quién es el denunciante

¡Todo esto tiene sentido!

Pero, Trump no había terminado.

Recuerden que hasta que Trump comenzó a hablar, todo lo que sabíamos con certeza era que la denuncia de informantes se centraba en varias interacciones entre Trump y un líder extranjero. The New York Times y The Washington Post informaron que el líder extranjero era el jefe de Ucrania.

Cuando se le preguntó a Trump si la conversación en cuestión era con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, Trump dijo esto:

“No quiero hablar de ninguna conversación. Fue una gran conversación. Una conversación totalmente apropiada. No podría haber sido mejor”.

Entonces, entonces, hubo una conversación con el presidente ucraniano. ¡Lo cual confirma el informe del Times y el Post!

(Nota al margen: Trump, frente a la prensa el viernes, dijo que “los medios de comunicación se ríen de todo el mundo”, y agregó: “Ustedes son una broma”. Luego pasó a tomar más de 10 minutos más de preguntas).

LEE: La Casa Blanca aconsejó a Inteligencia que no compartiera con el Congreso la queja de un funcionario contra Trump

Lo que Trump parece haber hecho es totalmente independiente en un tema que tiene al menos el potencial de dañar gravemente su administración y su posición en el mundo. Su afirmación de que el denunciante es un partidista a pesar de que no sabe cuál es la identidad del denunciante es ridícula. Su confirmación de que, de hecho, habló con el presidente ucraniano durante la coyuntura en la que se presentó la denuncia del informante, agrega combustible al incendio que rodea la historia.

Aquí está otro aspecto: repetidamente durante sus comentarios del viernes, Trump instó a los medios a seguir construyendo la historia de los denunciantes para que, cuando saliera la historia real, la prensa se viera aún más tonta. ¿Conocen la forma más fácil para que todos lleguen al fondo de este misterio? Que el director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, cumpla con la ley y presente la queja a las comisiones pertinentes del Congreso.

¿Por qué no lo ha hecho Maguire? Debido al asesoramiento legal que le brindó el Departamento de Justicia y la Casa Blanca. ¿Adivinan quién podría, con un solo tuit o una simple declaración, hacer que Maguire presente la queja al Congreso? Donald John Trump.

Trump puede tener razón en que su conversación con Ucrania fue totalmente inocua y que estaba dentro de sus derechos como presidente. Pero, nada de lo que dijo o hizo el viernes por la mañana ayudó a reforzar ese argumento. De hecho, todo lo contrario.