CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La Casa Blanca aconsejó a Inteligencia que no compartiera con el Congreso la queja de un funcionario contra Trump

Por Pamela Brown, Evan Perez, Kevin Liptak, Manu Raju

(CNN) — La Casa Blanca y el Departamento de Justicia han informado a la principal agencia de inteligencia de la nación que una queja controvertida que involucra al presidente Donald Trump no se rige por las leyes que cubren a los denunciantes de inteligencia, según tres fuentes familiarizadas con el asunto.

La revelación es la primera evidencia conocida de la participación de la Casa Blanca en el enfrentamiento entre el Congreso y la agencia de inteligencia. En declaraciones a los periodistas el jueves, el presidente de la Cámara de Inteligencia, Adam Schiff, dijo que no sabía si la Casa Blanca estaba involucrada.

Hasta ahora, el director de inteligencia nacional no ha permitido que los legisladores tengan acceso a la denuncia, que anteriormente una fuente familiarizada con el caso dijo que fue motivada por la comunicación que Trump tuvo con un líder extranjero. Trump respondió a los informes el jueves, tuiteando que nunca “diría algo inapropiado” en una llamada telefónica con una contraparte extranjera.

El episodio, con su potencial de información explosiva sobre el presidente, ha creado nuevos resentimientos entre la administración y el Capitolio, y ha generado en todo Washington una sensación de misterio sobre la naturaleza precisa de la denuncia.

MIRA: Trump ordenó a la inteligencia de EE.UU. revisar orígenes de la investigación de Mueller a su campaña

En una sesión informativa a puerta cerrada el jueves, el inspector general de inteligencia sugirió que el informante tenía dudas sobre múltiples acciones, dijeron a CNN fuentes familiarizadas con la sesión informativa. El organismo de control no dijo específicamente que todos los actos preocupantes involucraron al presidente, indicaron las fuentes, y uno dijo que el inspector hizo referencia a “una secuencia de eventos” y “presuntas acciones” que tuvieron lugar.

La oficina del Asesor de la Casa Blanca y la Oficina del Asesor Jurídico del Departamento de Justicia han participado en la discusión de la denuncia con la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI, por sus siglas en inglés), que se ha negado a revelar su naturaleza al Congreso.

Al explicar su posición, ODNI ha sugerido que hay una cuestión de privilegio. La agencia escribió en una carta a los legisladores el 13 de septiembre que la queja “involucra comunicaciones confidenciales y potencialmente privilegiadas por personas fuera de la Comunidad de Inteligencia”. La carta termina señalando que la agencia trabajará para “proteger los intereses de confidencialidad del Poder Ejecutivo”.

La negativa a proporcionar la información a los legisladores ha enfurecido a los demócratas, quienes salieron de una reunión a puerta cerrada con el organismo de control de la agencia el jueves acusando a la administración de suprimir información potencialmente dañina.

“Hay un esfuerzo para evitar que esta información llegue al Congreso”, dijo Schiff.

El demócrata de California y otros legisladores dijeron que ni la naturaleza ni los detalles específicos de la denuncia fueron revelados durante la sesión cerrada.

Anteriormente, la Casa Blanca ha citado un precedente de larga data al rechazar las solicitudes del Congreso de documentos relacionados con las reuniones de Trump con líderes extranjeros, incluida su contraparte rusa.

“Es una ley establecida que la Constitución confía la conducción de las relaciones exteriores exclusivamente al Poder Ejecutivo, ya que hace del presidente ‘el único órgano del gobierno federal en el campo de las relaciones internacionales'”, escribió el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone en una carta a los demócratas en mayo.

La queja había provocado un enfrentamiento entre el Congreso y Joseph Maguire, el director interino de inteligencia nacional.

El martes, ODNI envió cartas a Schiff y al principal republicano de la Comisión de Inteligencia de la Cámara, el representante Devin Nunes de California. Las cartas decían no solo que Maguire se negaba a proporcionar la información solicitada, ya que la queja “no cumple con la definición de ‘preocupación urgente'”, sino también que no aparecería ante la comisión según lo programado porque “no está disponible en tan poco tiempo”.

Para el miércoles, Maguire había acordado una audiencia pública la próxima semana y la agencia estaba respondiendo las preguntas de los legisladores a puertas cerradas el jueves. Pero que no estaba dispuesta a compartir detalles de la controvertida queja de denunciantes.

En cambio, el inspector general Michael Atkinson le dijo a la comisión que no está autorizado a proporcionar detalles sobre el fondo de la denuncia porque no estaba autorizado para hacerlo, dijeron las fuentes.

Discutió el proceso para su manejo de las preocupaciones de denunciantes.

En cartas publicadas por Schiff el jueves, Atkinson escribió que había llegado a un “punto muerto” con Maguire sobre su decisión de no entregar la información al Congreso.

“He solicitado autorización del DNI interino para revelar, al menos, el tema general de las alegaciones del Reclamante a las comisiones de inteligencia del Congreso”, escribió. “Hasta la fecha, sin embargo, no he sido autorizado para revelar incluso esa información básica”.

Pero el inspector general insistió en que el asunto era muy relevante para quienes supervisan la inteligencia.

“La divulgación del Reclamante no solo cae dentro de la jurisdicción del DNI, sino que se relaciona con una de las responsabilidades más importantes e importantes del DNI para con el pueblo estadounidense”, escribió Atkinson.