CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

“Si no somos cuidadosos, llegaremos al ‘día cero’ en agua”, dice autoridad del agua de Ciudad de México

Por Expansión

(Expansión) — El día en el que la Ciudad de México podría quedarse sin agua todavía no está definido, pero este año hay signos de la fragilidad que existe en la disponibilidad del líquido, advirtió Rafael Carmona, director general del Sistema de Aguas de la capital (Sacmex).

“Si no somos cuidadosos en el manejo del agua, si no somos responsables como autoridades y como ciudadanía, verdaderamente llegaremos a un ‘día cero’. El ‘día cero’ no está identificado afortunadamente en estos momentos; por lo tanto, deberemos reforzar todos los trabajos que hacemos en el gobierno de la ciudad”, dijo Carmona en entrevista con Expansión, luego de participar en el Encuentro Expansión sobre este tema.

Expertos en la materia se refieren al ‘día cero’ como aquella fecha en la que la población de una localidad deja de tener acceso libre al agua, para únicamente poder obtenerla mediante esquemas de racionamiento.

Rafael Carmona, director general del Sistema de Aguas de la capital (Sacmex).

Las autoridades capitalinas informaron el pasado 4 de septiembre que próximamente se reducirá el suministro en distintas zonas de la ciudad, pues en el país se han registrado 20% menos lluvias de lo que se tenía previsto en lo que va del año.

En este contexto, el funcionario explicó que la disponibilidad del agua es variable con el tiempo, ya que una parte muy importante de ella depende de las lluvias y de cuánta agua se reciba principalmente en las presas del Sistema Cutzamala.

“Este año, la situación es crítica. La Conagua (Comisión Nacional del Agua), en el Comité de Grandes Presas, anunció que estamos ya ante un año de sequía importante”, dijo.

Para Carmona, la situación alerta que los capitalinos no se pueden dar el lujo de seguir lavando patios o coches y regando jardines con agua potable y, en cambio, deben extremar precauciones.

“El agua que nosotros no usemos bien es agua que no llegará a otros usuarios; el agua que permitamos que permanezca en las redes será en beneficio de otros ciudadanos de esta misma ciudad”, subrayó.

Desde el Sacmex, se busca dar respuesta a un problema tan viejo como las tuberías de la red de agua potable: las fugas.

Aunque hay disponibles 300 litros diarios por habitante y el consumo promedio es de 180 litros al día, gran parte de ese líquido se pierde entre las grietas y fisuras de los tubos.

Carmona explicó que la apuesta de la actual administración es dividir en sectores la red, para conocer cómo se distribuye el agua y, con base en ello, detectar y reparar fugas con 150 brigadas de atención.

“(Buscamos) trabajar de forma muy intensa, muy cuidadosa, con estrategias para reducirlas; es uno de los programas o quizá el programa principal de esta administración, para lograr tener al final de la administración agua para todas las casas”, dijo el funcionario.

Además, Carmona consideró que subdividir la red es la base principal para poder destinar los recursos que se tienen en la reparación de fugas y concentrarlos en los sitios con mayor incidencia de este problema.

El funcionario reconoció que hay contrastes entre la disponibilidad de agua que tiene una persona que vive en Iztapalapa frente a otra que vive en Miguel Hidalgo.

Aunque el agua es un derecho humano tanto en la Constitución federal como local, no es igual en calidad y cantidad para todos.

“Creo que es una condición de desarrollo urbano simplemente propiciado por la disponibilidad del agua”, dijo. “En aquellos sitios donde es más fácil obtener el agua, la plusvalía es más alta, el costo del terreno es mayor. Entonces, tienen acceso a esas zonas las personas que tienen mayor nivel económico”.

“En sitios en donde al agua es más escasa también el costo de la vivienda es menor”.

Acerca de esta desigualdad, Carmona dijo que se busca disminuirla mediante un mejor reparto del líquido y priorizando el uso para higiene y consumo personal.

Entre las posibilidades está esquematizar el cobro, de forma que quienes más consuman paguen más, así como la subdivisión de la red en sectores.