CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump se dirige a la ONU centrado en Irán y su base política

Por Nicole Gaouette

Washington (CNN) — Donald Trump, presidente de Estados Unidos, y sus altos funcionarios se dirigen a la reunión anual de líderes mundiales de las Naciones Unidas esta semana centrados en una agenda estrecha que refleja las preocupaciones políticas internas, el desafío de política exterior planteado por Irán y, por diseño o incumplimiento, una continua desconexión con muchos aliados tradicionales de Estados Unidos sobre el cambio climático.

Cuando los líderes mundiales se reúnan este lunes para concentrarse en la Cumbre de Acción Climática de la ONU, Estados Unidos enviará a un funcionario del Departamento de Estado de nivel inferior que no hablará, dejándolo en silencio sobre un tema que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha llamado “una amenaza existencial directa” al mundo.

En cambio, el presidente encabezará un evento sobre libertad religiosa, un tema a favor de los evangélicos que forman parte de la base política en la que confía para ganar la reelección. También se espera que Trump y su homólogo japonés anuncien un acuerdo sobre comercio. El presidente aprovechó la ansiedad económica de los votantes durante su campaña, critica regularmente los acuerdos comerciales “injustos” y promociona los beneficios de los pactos bilaterales que le dan ventaja a Estados Unidos.

El furor por los informes de que Trump presionó al presidente de Ucrania para que investigara al hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden, durante una llamada a principios de este verano, también puede eclipsar la semana del presidente, especialmente el miércoles cuando se reunirá con su homólogo ucraniano Volodymyr Zelensky.

“Un ataque contra todos”

Y si bien Trump y su administración han sido abiertamente escépticos sobre el valor de las organizaciones internacionales y de la ONU en particular, este año se centrarán en presionar a la comunidad mundial para unirse a su esfuerzo por controlar a Irán. Un esfuerzo que podría ser una batalla cuesta arriba, dicen algunos analistas.

La Asamblea General de las Naciones Unidas está teniendo lugar a raíz de un ataque contra instalaciones petroleras sauditas que los rebeldes hutíes con sede en Yemen, encerrados en una guerra en curso con Arabia Saudita y sus aliados por el control del país, dicen que llevaron a cabo. Irán ha negado la responsabilidad, pero la administración Trump insiste en que es a donde corresponde la culpa.

En los próximos días, la administración Trump enfatizará ese punto en la audiencia reunida en Nueva York y enfatizará que la víctima no fue solo Arabia Saudita, sino la comunidad internacional. Los ataques, atribuidos a una flotilla de drones y misiles, afectaron a la planta de procesamiento de petróleo más grande del mundo y a un campo petrolero y elevaron los precios mundiales del petróleo.

“Es importante recordar que el ataque contra las instalaciones de Arabia Saudita es un ataque contra todos”, dijo un funcionario de la Casa Blanca en una llamada con reporteros sobre los planes de la administración para la ONU.

El funcionario dijo que eso era cierto en particular para Asia, que depende en gran medida de los suministros de petróleo de Oriente Medio.

Estados Unidos probablemente presionará a otros países para que respalden una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Irán y se unan a la coalición de seguridad marítima que Washington está construyendo para patrullar el Golfo Pérsico, dijeron analistas. Funcionarios estadounidenses discutirán sus esfuerzos contra Irán en reuniones bilaterales y eventos grupales, dijo el funcionario de la Casa Blanca, y agregó que el secretario de Estado Mike Pompeo también convocará una reunión de aliados del Golfo y Medio Oriente para discutir cómo contrarrestar a Irán.

El secretario de Defensa Mark Esper destacó la responsabilidad internacional de actuar en el Pentágono el viernes por la noche, cuando anunció que Estados Unidos enviará tropas adicionales a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Esper detalló las amenazas de Irán a la estabilidad global, citando el costo económico de los ataques, las interrupciones en el envío internacional en el Golfo Pérsico y el derribo por parte de Irán de un avión no tripulado estadounidense en junio.

“Irán ha aumentado los costos en la economía internacional”, dijo Esper. “La comunidad internacional tiene la responsabilidad de proteger la economía global”, así como sus reglas y normas.

“Siempre me gusta una coalición”

Cuando se le preguntó lo importante que es construir una coalición para dirigirse a Irán, Trump dijo el viernes: “Bueno, siempre me gusta una coalición. Y a veces te das cuenta de que la gente ha ganado mucho dinero desearía en la coalición… otros países –Alemania, Francia, Rusia, muchos otros países — ganaron mucho dinero con Irán. Y no ganamos dinero con Irán… todos los demás están ganando dinero y no nosotros”.

Mark Dubowitz, director ejecutivo de la Fundación para la Defensa de las Democracias, dijo que la administración “buscará ver si pueden obtener apoyo internacional dado que se trata de un ataque iraní, no en Arabia Saudita, sino en los mercados petroleros de todo el mundo, el mensaje será, este fue un ataque a su petróleo, del cual dependen sus economías “.

Los esfuerzos de Estados Unidos para obtener una resolución del Consejo de Seguridad que condene a Irán o tome medidas contra él no es probable que vaya a ninguna parte, ya que China y Rusia han apoyado silenciosamente a Irán frente a la campaña de presión de Estados Unidos. “Soy escéptico”, dijo Dubowitz.

La administración “verá, saliendo de la Asamblea General, lo que han podido hacer en la vía diplomática y luego, cualesquiera que sean las sanciones y otras opciones disponibles”, agregó.

Aliados escépticos

Si bien es de esperar la resistencia de China y Rusia, Alex Vatanka, miembro del Instituto del Medio Oriente, dijo que la administración también puede tener dificultades para reunir a los aliados que han sido afectados por la salida de la administración del acuerdo nuclear con Irán y su campaña de máxima presión contra Teherán.

Donde Europa, China, Rusia y Estados Unidos estuvieron una vez unidos para presionar a Irán para que negocie el acuerdo de 2015, Vatanka dijo que la búsqueda de sanciones cada vez más intensas por parte de la administración Trump ha amenazado el acuerdo nuclear y “en el proceso, minó la coalición que habíamos creado”.

Europa ha trabajado para mantener vivo el pacto nuclear.

“No quieren ser parte de un camino a la guerra contra Irán porque no confían en la política estadounidense sobre Irán”, dijo Vatanka. “No piensan que sea coherente, no creen que resista el escrutinio. Eso no quiere decir que Irán sea inocente, no lo es. Es solo que no ven cómo la ‘presión máxima’ los lleva a la línea de meta”.

Vatanka destacó la crítica, diciendo: “Aquí estamos hoy en el otoño de 2019. ¿Podemos señalar un lugar en la región donde Irán está menos presente, donde Irán se está comportando mejor? Para mí, así es como se mide el éxito de la política”.

Los países europeos y otras partes en el acuerdo nuclear con Irán también han sido cautelosos con la velocidad con la que Estados Unidos declaró su certeza de que Irán es responsable del ataque saudí, dijeron Vatanka y otros.

La administración no ha presentado evidencia que respalde su afirmación de que Irán es responsable y ha dejado de lado las reclamaciones de responsabilidad hutí. “Este fue un ataque iraní”, dijo Pompeo el miércoles. “No es el caso de que puedan subcontratar la devastación del 5% del suministro mundial de energía mundial y pensar que pueden absolverse de las responsabilidades”.

Pompeo, quien regresó de un viaje al Medio Oriente el viernes por la mañana, dijo a los periodistas que estaba allí para construir una coalición para disuadir a Teherán. Y dejó en claro que la administración Trump usará la reunión de la ONU para reunir apoyo. “Estoy seguro de que en Nueva York hablaremos de esto y de que los sauditas también lo harán”, dijo Pompeo.

Luego señaló a Irán como una amenaza global, diciendo que Trump había dirigido a su equipo a “evitar que tengan la capacidad de suscribir a Hezbollah, las milicias chiítas en Irak, su propio programa de misiles, todo lo que han hecho para representar una amenaza al mundo”.

“Todos rezamos”

Pocos piensan que Estados Unidos tomará una respuesta militar, a pesar de los movimientos de tropas e incluso a pesar de los mensajes mixtos de Trump, pero muchos observadores esperan que los líderes mundiales usen sus discursos ante la Asamblea General para emitir advertencias puntuales contra el uso de la fuerza y sus efectos desestabilizadores en el Medio Oriente.

Hablando en la Oficina Oval el viernes después de anunciar una nueva ronda de sanciones contra Irán, Trump dijo que sería más fácil para él lanzar ataques aéreos, como han defendido algunos republicanos del Congreso y otros halcones.

En cambio, el presidente tomó su decisión de tomar el camino más difícil y señaló que no está considerando una respuesta militar directa, incluso cuando enfatizó el poder de fuego a su mando.

“Tenemos el ejército más poderoso del mundo, de lejos”, dijo Trump. “No hay nadie cerca. Como saben, hemos gastado muchísimo y con suerte, y rezamos a Dios para que nunca tengamos que usarlo, pero hemos renovado y comprado totalmente nuevas unidades nucleares. Y el resto de nuestras fuerzas armadas son todas de nuevas”.

“La energía nuclear ahora está en un nivel que nunca ha estado antes. Y solo puedo decirles porque sé, conozco los problemas de la energía nuclear. Sé los daños que… sé lo que sucede. Y quiero decirles: Todos esperamos, y Scott espera: todos rezamos para que nunca tengamos que usar la energía nuclear. Pero no hay nadie que tenga algo parecido a lo que tenemos”.

Ryan Browne y Jennifer Hansler de CNN contribuyeron a este informe.