CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Corea

Un médico practicó un aborto a la mujer equivocada

Por Jessie Yeung, Jake Kwon

Corea del Sur (CNN) — La policía de Seúl inició una investigación después de que un médico realizó un aborto por error.

El 7 de agosto, una paciente embarazada de un feto de 6 semanas había ido a una clínica en el distrito de Gangseo, en la capital de Corea del Sur, según la policía local. En la clínica, una confusión en las historias clínicas y la falta de verificación de su identidad llevaron al aborto por error.

El médico y la enfermera a cargo están bajo investigación y el caso pronto será enviado a la oficina del fiscal, dijo la policía a CNN.

“El médico y la enfermera han reconocido su culpa”, dijo un agente de la policía. Ahora son acusados de negligencia resultante en daños corporales.

Según la agencia de noticias surcoreana Yonhap, se suponía que la paciente recibiría una inyección nutricional en la clínica. Supuestamente, la enfermera le inyectó anestesia sin confirmar su identidad y el médico realizó el aborto también sin verificar su identidad, informó Yonhap. La paciente no tenía conocimiento del procedimiento.

La policía anunció la investigación el lunes, dijo Yonhap.

Corea del Sur decidió legalizar el aborto en abril de este año y el tribunal constitucional del país dictaminó que los legisladores deben revisar las leyes existentes antes del 31 de diciembre de 2020.

Sin embargo, según las leyes existentes, la práctica sigue siendo ilegal y es técnicamente punible hasta por un año en prisión. Se otorgan excepciones en los casos en que los padres tienen enfermedades hereditarias, el embarazo se debe a una violación o incesto o existe riesgo para la vida de la madre.

Se estima que se realizaron 50.000 abortos en Corea del Sur el año pasado, según el Ministerio de Salud del país. Los números reales pueden ser mucho más altos ya que la criminalización de la práctica distorsionó el informe de la misma.