CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump afirma que no presionó a Zelensky a pesar de la transcripción de la Casa Blanca

Por Kevin Liptak, Betsy Klein

Nueva York (CNN) — Una vez vista como un encuentro diplomático de rutina, la primera reunión formal del presidente Donald Trump con su homólogo ucraniano se transformó el miércoles en uno de los encuentros más minuciosamente analizados de su presidencia a medida que aumenta la crisis de juicio político.

Sentados en la sala de reuniones de un hotel de Manhattan, los hombres trataron ansiosamente de desviar las preguntas de irregularidades luego de que una transcripción de la Casa Blanca publicada anteriormente revelara que Trump presionó al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para investigar a Joe Biden y su hijo. No hay evidencia de irregularidades por parte de Joe o de Hunter Biden.

La llamada ha formado la base para la investigación de juicio político de los demócratas, y ha llevado a la presidencia de Trump a la agitación. Pero cuando los obturadores de cámaras zumbaron, Trump y Zelensky insistieron en que nada era inapropiado.

“No hubo presión”, insistió Trump, negando las acusaciones de que estaba usando su posición de poder para incitar a Ucrania a investigar a un rival político.

“Nadie me presionó”, intervino Zelensky, negando que se sintiera obligado por Trump a llevar a cabo una investigación. En cambio, sugirió que era un participante involuntario en una tormenta política estadounidense.

MIRA: Donald Trump: Es la mayor cacería de brujas en la historia de Estados Unidos

“Lo siento, pero no quiero participar (en) elecciones democráticas abiertas de Estados Unidos“, dijo después de consultar con un traductor.

Puede ser demasiado tarde para eso. La controversia sobre los tratos de Trump con Zelensky se ha concentrado en una línea divisoria política y diplomática, con Ucrania directamente en el centro.

Trump se mantuvo desafiante durante una conferencia de prensa el miércoles por la tarde que “no amenazó a nadie”.

“Sin empujar, sin presionar, sin nada”, dijo Trump. “Todo es un engaño, amigos”.

Trump agregó: “No lo hice. No hubo quid pro quo. Pero sí con Biden y con los senadores”.

MIRA: Trump presionó a Ucrania para que investigara a Biden, según transcripción de la llamada

Dijo que les ha dicho a los republicanos de la Cámara de Representantes que quería “transparencia total en la llamada información de denunciantes”, pero continuó pedaleando teorías de conspiración sobre Biden y su hijo. También cuestionó la credibilidad de las afirmaciones de los informantes.

Trump afirmó que la persona, que no ha sido identificada, “no tenía ninguna información de primera clase, de primer nivel o de segundo nivel de lo que yo entiendo”.

El presidente dijo a los periodistas que está dispuesto a publicar una transcripción de otra llamada anterior con Zelensky, así como cualquier llamada entre Ucrania y el vicepresidente Mike Pence.

“También divulgaré eso, si eso es importante para ustedes”, dijo Trump sobre una llamada que precedió a la conversación del 25 de julio sobre la cual el público supo más hoy a través de una transcripción recientemente publicada. “Hablé con él antes de la llamada que publicamos”.

La reunión de media tarde entre Trump y Zelensky se organizó mucho antes de que la controversia de los informantes explotara en la opinión pública, según personas familiarizadas con los planes. Inicialmente, los asistentes no lo vieron como un punto destacado de la agenda de Trump en las reuniones de las Naciones Unidas de esta semana, que esperaban que se centrara en gran medida en Irán y no en las cuestiones de abuso de poder.

Cuando surgieron noticias de que un informantes de inteligencia había presentado una queja relacionada con Trump y Ucrania, y más tarde que estaba relacionada con la llamada telefónica de Trump con Zelensky en julio, los funcionarios de la Casa Blanca comenzaron a ver la reunión como un lugar importante para que Trump respondiera la acusaciones de irregularidades de los demócratas.

Trump comenzó por aclarar el asunto, diciéndole a los periodistas que Zelensky “me hizo más famoso y yo lo hice más famoso”.

Y más tarde su atención pareció desviarse, recordando su propiedad del certamen de Miss Universo, que una vez ganó una concursante ucraniana.

Pero el estado de ánimo se puso grave cuando Zelensky, él mismo una ex personalidad de televisión cuya entrada en la política era tan improbable como la de Trump, planteó la anexión rusa de Crimea.

MIRA: Donald Trump habla del contenido de su conversación con el presidente de Ucrania

“Si recuerdan, perdieron a Crimea durante un gobierno diferente. No durante la administración Trump”, insistió Trump, atribuyendo la invasión a su predecesor Barack Obama.

Cuando se le preguntó si quería que Zelensky hiciera más por investigar a Biden, Trump dijo: “No, quiero que haga lo que pueda”.

La noche anterior a la reunión, Trump y Zelensky se saludaron en un evento diplomático organizada por el presidente estadounidense para los líderes que visitan Nueva York para las reuniones anuales de las Naciones Unidas.

Una foto publicada por Zelensky en Twitter mostraba a los dos hombres con sus cónyuges sonriendo ampliamente, sin un indicio de la controversia que ahora domina su relación.

Ha habido conversaciones entre funcionarios estadounidenses y ucranianos esta semana sobre el asunto, incluso sobre si se debe publicar el registro de la llamada telefónica de julio.

Un funcionario dijo que no había habido conversaciones extensas entre funcionarios estadounidenses y ucranianos sobre lo que diría cada líder durante la parte de prensa abierta de la reunión del miércoles, aunque no podían descartar discusiones más informales, concretamente entre Trump y Zelensky durante el evento diplomático o entre el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, y sus interlocutores ucranianos.

Hablando durante la reunión, Trump elogió a Giuliani, su abogado privado, por presionar a los funcionarios ucranianos a investigar a Biden, diciendo que estaba demostrando un entusiasmo admirable.

“Rudy Giuliani es un gran abogado, fue un gran alcalde, es muy respetado. He visto la pasión que ha tenido en la televisión en los últimos días. Increíble lo que ha hecho”, dijo Trump.

La reunión entre Trump y Zelensky el miércoles no fue originalmente su primera reunión. Trump había acordado reunirse con Zelensky a principios de este mes en Polonia, donde planeaba conmemorar el aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando un huracán lo obligó a cancelar sus planes, Mike Pence fue en su lugar y se reunió con Zelensky en Varsovia. Posteriormente, se le preguntó a Pence si el asunto de Biden surgió en las conversaciones. Dijo que no, pero se dirigió rápidamente al tema de la corrupción en Ucrania.

Trump y Zelensky han hablado por teléfono dos veces: una inmediatamente después de las elecciones ucranianas en abril y otra en julio. La última conversación se ha convertido en el punto focal para los demócratas después de que un informantes de inteligencia expresó preocupaciones sobre Ucrania y Rusia.

En los meses posteriores a la elección de Zelensky, Trump mostró poco interés en reunirse con él, creyendo que Ucrania es un país intratablemente corrupto. Él atribuyó la anexión de Rusia de parte del país a su predecesor, a quien culpó repetidamente por “perder” Crimea.

Pero cuando Giuliani comenzó a plantear el tema de Biden y su hijo, el interés de Trump se despertó. También estaba convencido por los principales asesores de seguridad nacional, incluido el entonces asesor de seguridad nacional John Bolton, de que involucrar al nuevo líder sería valioso para contrarrestar a Rusia.

Bolton también estuvo entre los asistentes que presionaron a Trump para aprobar un paquete de ayuda por valor de millones de dólares para Ucrania después de que fue suspendido. Ese paquete, y si se utilizó como moneda de cambio en los intentos de Trump de impulsar una investigación sobre los Biden, se ha convertido en un elemento clave en la investigación de juicio político.

Maegan Vázquez de CNN contribuyó al informe.