CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Capturan a 11 policías por presuntos asesinatos a cambio de dinero en El Salvador

Por Merlin Delcid

(CNN Español) — La Fiscalía General de El Salvador ordenó la captura de 22 personas, entre ellas 11 miembros de la Policía Nacional Civil por presuntamente estar involucradas en asesinatos en los departamentos de San Miguel y Usulután en el oriente de El Salvador.

De acuerdo con las autoridades, se trata de una estructura dedicada al asesinato de personas a cambio de dinero y que habría cometido, según un comunicado, por lo menos 48 homicidios, en su mayoría de pandilleros.

“Nadie está por encima de la ley. Vamos a atacar el crimen venga de donde venga”, aseguró el fiscal general, Raúl Melara, en su cuenta de Twitter.

La estructura, según la Fiscalía, simulaba operativos y allanaba las viviendas de las víctimas, las privaban de la libertad y luego las asesinaban en diferentes lugares.

Los capturados, de acuerdo con la Fiscalía, serán acusados en los tribunales por los delitos de homicidio agravado y agrupaciones ilícitas.

Los hechos, según la investigación, ocurrieron entre 2016 y 2017.

publicidad

MIRA: Investigan presuntas muertes a manos de policías en Tamaulipas

“Ellos se apartaron de su deber y se dedicaron a cometer actos de sicariato”, aseguró German Arriaza, director de la Unidad Anticorrupción y Contra la Impunidad de la Fiscalía.

Entre los detenidos se encuentran el padre y hermano del agente Juan Josué Castillo, alias “Samurai”, miembro del extinto Grupo de Reacción Policial (GRP), quienes negaron los señalamientos al momento de la captura.

Castillo, quien nunca ha hablado sobre este caso, es prófugo de la justicia desde el 29 de diciembre de 2017, luego de que, junto a otros policías, participara, de acuerdo con la Fiscalía, en el asesinato de la agente Carla Ayala.

El Grupo de Reacción Policial, unidad élite de la Policía, fue desarticulado en febrero de 2018, tras el escándalo por la muerte de la agente Carla Ayala, quien asistió a una fiesta en la que, según las investigaciones de las autoridades, hubo licor al interior de las instalaciones de la sede policial.