CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Hallemos en el océano soluciones ante el cambio climático

Por Tommy Remengesau Jr., Erna Solberg

Nota del editor: Erna Solberg es la primera ministra de Noruega. Tommy Remengesau Jr. es el presidente de Palau. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de los autores.

(CNN) — La humanidad está causando estragos en el océano. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en inglés) publicará su informe especial sobre el océano y la criósfera en un clima cambiante a fines de esta semana. Su mensaje predominante será que el cambio climático, combinado con los impactos negativos de otras numerosas actividades humanas, está devastando a nuestros océanos, provocando una disminución alarmante de la población ictícola, la muerte de nuestros corales, y el aumento del nivel del mar, lo que podría desplazar a cientos de millones de personas. Existe un atisbo de esperanza: ahora contamos con arrolladoras pruebas científicas de que el océano puede ser una fuerza potente para estabilizar el clima y forjar un futuro seguro para todos.

Las soluciones oceánicas podrían brindar hasta el 21% de las reducciones de emisiones necesarias para limitar el calentamiento global a no más de 1,5 grados Celsius para el 2050. Estas reducciones podrían equivaler a 11,8 gigatoneladas de dióxido de carbono, o de CO2e (una unidad estándar que mide el impacto de los gases de efecto invernadero con relación a los efectos del CO2). Esta cifra es mayor a las emisiones actuales de todas las centrales eléctricas de carbón en el mundo.

MIRA: Planeta en Peligro: ¿nadarías en este océano?

Estas son cifras clave de un informe publicado el 23 de septiembre, encargado por el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sustentable, compuesto por 14 primeros ministros y presidentes, que orgullosamente presidimos. Demuestra en detalle, por primera vez, cómo una economía oceánica sustentable podría desempeñar un papel mucho mayor del que previamente pensamos a la hora de reducir nuestra huella de carbono, lo que nos permitiría lograr los objetivos del Acuerdo de París, y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sustentable propuestos por la ONU en 2015.

Dados los hallazgos del informe, el Panel de Alto Nivel está lanzando una Convocatoria a la Acción Climática Oceánica en la Cumbre sobre Acción Climática de la ONU en Nueva York. El llamado presenta una lista de cinco medidas que podemos tomar para reforzar la salud oceánica y mitigar la crisis climática.

Lo primero que deberíamos hacer es aumentar nuestra energía renovable oceánica (como turbinas de viento frente a la costa y nuevas tecnologías para aprovechar la energía de las olas y las mareas). Como una alternativa a los combustibles fósiles, esto tiene el potencial de recortar más emisiones, tanto como 5,4 gigatoneladas de CO2e anualmente para el 2050. Ese es el equivalente a sacar más de mil millones de automóviles de las carreteras durante un año.

MIRA: Este adolescente puede tener una solución para el plástico en el océano

También necesitamos redoblar nuestras ambiciones en cuanto a la descarbonización del transporte marítimo y naviero; afortunadamente, muchas de las soluciones para hacerlo ya existen. También es crucial proteger y restaurar los manglares, la población de algas, las marismas de agua salobre, y otros ecosistemas costeros y marinos que enfrentan una enorme amenaza por el desarrollo desmesurado. Implementar esto haría que cantidades significativas de gases de invernadero no ingresen a la atmósfera, aumentando la capacidad de la naturaleza para captar el carbono. Asimismo, el desarrollo de fuentes de proteínas oceánicas bajas en carbono, como mariscos, algas marinas y algas pardas, puede brindar una dieta saludable para las poblaciones futuras y aliviar las emisiones de la producción alimentaria en tierra.

Tenemos las herramientas para comenzar a implementar estas medidas climáticas oceánicas ahora.

Para ganar la lucha contra el cambio climático, todos necesitamos ponernos manos a la obra: en tierra y en mar. Exhortamos encarecidamente a los demás líderes del mundo a implementar rápidamente estas medidas, a fin de garantizar un futuro saludable, bajo en carbono y resiliente al clima para nuestros océanos.

Hasta ahora, ellos han tenido un papel relativamente menor en los planes y las estrategias climáticas nacionales. Las acciones descritas en nuestro informe ofrecen nuevas oportunidades para luchar contra la crisis climática. Todos los gobiernos deberían incorporar soluciones oceánicas en sus compromisos climáticos nacionales del 2020, y en sus medidas para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hagamos fuerza para el mismo lado y aprovechemos esta oportunidad para salvar nuestro clima, transformando el modo en que interactuamos con los océanos.

En nuestra capacidad de líderes de Noruega y de Palau, dos países en los que la vitalidad del océano es crítica, entendemos cómo afecta la crisis climática a nuestros ciudadanos y al resto del mundo. No hay dónde esconderse; los impactos de la emergencia climática se harán sentir desde las quebradas más profundas de los océanos hasta en los puntos más altos; desde las pequeñas islas en medio del Pacífico hasta en las naciones más grandes de cada continente.

El océano se está tornando cada vez más cálido y más ácido, lo que amenaza a toda la vida en nuestro planeta. Pero esta historia no debe necesariamente terminar en tragedia. El océano puede ser una fuente vibrante de inspiración y esperanza, y un poderoso socio en la lucha para revertir la marea contra la crisis climática. Podemos construir una economía oceánica sustentable que beneficie tanto a la naturaleza como a la humanidad; pero debemos actuar ahora, antes de que sea demasiado tarde.

Traducción de Mariana Campos