CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

El efecto dominó del juicio político de Trump

Por Rocío Vélez

Nota del editor: Rocío Vélez es abogada con más de 15 años de experiencia en mercadeo internacional, desarrollo empresarial y defensora de asuntos ambientales. Estratega republicana. Graduada en la Pontificia Universidad de Puerto Rico con un postgrado en Ciencias de la Historia y Política de la Universidad Point Park de Pittsburgh.

(CNN Español) — En tan solo dos semanas desde que la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, anunció su decisión de proceder con abrir una investigación al posible juicio político del presidente Trump, los efectos se han sentido no solo en el Partido Republicano, sino que han rebotado contra la figura del principal contendiente en la carrera hacia las primarias, el vicepresidente, Joe Biden.

En recientes encuestas nacionales, el vicepresidente luce como el líder en un promedio de todos los sondeos por un ínfimo margen frente a su ahora rival principal, la senadora Elizabeth Warren. En una de dichas encuestas que realiza la Universidad de Monmouth, la senadora supera al vicepresidente Biden 28-25%.

El hecho de que el tema de Ucrania y los alegados incidentes bajo los cuales la cámara de representantes está investigando al presidente Trump ha sido eje principal de los medios, ha lacerado la candidatura del vicepresidente Biden. En la medida en que el presidente Trump use el poder de los micrófonos o de las redes sociales para contrarrestar la postura de los demócratas para comenzar un juicio político y lance acusaciones contra el vicepresidente Biden y los alegados lazos entre su hijo Hunter Biden y la compañía de Gas en Ucrania, se seguirán repitiendo historias, muchas de ellas sin mérito ni base alguna. Lamentablemente en la política actual no son los hechos los que se resaltan sino la repetición de un dato aún sin corroborar. Evidencia de ello, se puede observar cómo en las encuestas los números cambian de lo que eran al comienzo de esta contienda primarista demócrata, por el vicepresidente. Una de ellas, realizada en diciembre de 2018, indica que el índice de favorabilidad de Biden era de 53% a 33% entre el electorado registrado, y hoy este índice está en un dividido 45% de lado y lado.

Para los líderes del Partido Demócrata, Biden es el candidato del centro, quien podía derrotar al presidente Trump. Pero al momento, la figura de Elizabeth Warren comienza a cobrar fuerzas. No sé si fue un plan definido por el Partido Demócrata y sus líderes principales pero pienso que, accidentalmente, Nancy Pelosi cayó en la trampa del escuadrón de la izquierda del partido, al dar inicio a una investigación de juicio político contra Trump, tan solo un día antes de que saliera a relucir el contenido de la transcripción de la llamada con el presidente de Ucrania.

La encrucijada mayor para los representantes demócratas en el Congreso en este tiempo de receso es escuchar a su base en sus respectivos distritos y saber cuán favorable sería que se moviera la cámara a un voto para residenciar al presidente Trump. De igual forma están dichos congresistas entre la espada y la pared. Si votan a favor de residenciar en distritos donde el presidente Trump ganó por un escaso margen, se aprestan muchos de ellos a perder sus escaños en las elecciones de 2020. Y de igual forma, si no se inicia un voto formal para residenciar al presidente en las próximas semanas, quedarán muy mal parados los líderes del Partido Demócrata, por haber extendido una vez más una investigación que trae los mismos resultados que los del reporte del fiscal especial en el asunto de Rusia, el fiscal Robert Mueller. En el proceso los demócratas, una vez más, se habrán desenfocado de atender los asuntos medulares, por los cuales muchos congresistas lograron victorias en 2018. Promesas de campañas como: una reforma de salud, una reforma de inmigración y mayores controles en la seguridad y en el uso de las armas.