CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
'El Chapo' Guzmán

Pánico en Culiacán, Sinaloa: detienen (y luego liberan) a hijo del Chapo tras cruento enfrentamiento

Ciudad de México (CNN) — Las fuerzas de seguridad de México se enfrentaron el jueves en un prolongado tiroteo con presuntos miembros del cartel de Sinaloa, fuertemente armados, en una operación que vio la captura, y posterior liberación, de un hijo del narcotraficante encarcelado Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Las fuerzas federales mexicanas detuvieron a Ovidio Guzmán López, de 28 años, en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, en el norte del país, en lo que el secretario de Seguridad Pública del estado de Sinaloa, Cristóbal Castañeda, llamó “operación coordinada federalmente”.

Pero Guzmán López fue liberado por las fuerzas de seguridad después de ser aprehendido brevemente, una decisión que se tomó para proteger vidas, le dijo a Reuters el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo.

Según ADN40, afiliada de CNN, vehículos blindados con armamento de grado militar intercambiaron artillería pesada con tropas federales en Culiacán, en el corazón de Sinaloa.

El tiroteo obligó a muchos residentes a huir en pánico, otros permanecieron encerrados en sus hogares mientras afuera, los soldados participan en intensos tiroteos durante todo el día. Se ha pedido a los residentes que se queden dentro de sus casas y las escuelas quedaron cerradas hasta nuevo aviso, dijeron las autoridades, según ADN40.

Imagen de video de AFPTV que muestra a hombres armados en una calle de Culiacán, estado de Sinaloa, donde operaba Joaquín “El Chapo” Guzmán. (Crédito: STR/AFP via Getty Images)

Las imágenes en las redes sociales parecían mostrar el terror desatado entre los habitantes de Culiacán. Columnas de humo negro ondeaban en el horizonte mientras las personas estaban en el suelo, las madres reconfortaban a sus hijos mientras buscaban refugio detrás de los automóviles estacionados.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo a periodistas el jueves por la noche en el aeropuerto de la Ciudad de México que el gabinete de seguridad estaba en una reunión y daría un informe sobre la situación más tarde.

A última hora del jueves, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo, dijo que las operaciones del gobierno en Culiacán habían sido suspendidas luego de un violento intercambio entre entidades federales y grupos criminales.

Durazo dijo que los agentes de la ley y los miembros de la Guardia Nacional Mexicana estaban realizando una patrulla de rutina cuando fueron atacados por personas dentro de una casa en la ciudad, alrededor de las 3:30 pm hora local (4:30 pm ET).

La unidad se defendió y tomó el control de la casa, encontrando a cuatro ocupantes adentro. Las autoridades identificaron a uno de los ocupantes como Ovidio Guzmán López.

Durante el enfrentamiento, otros miembros de un grupo de la delincuencia organizada llegaron al lugar, con más poder de fuego que las autoridades. Ataques violentos también estallaron en diferentes partes de la ciudad creando “una situación de pánico”, dijo Durazo.

Con el “propósito de salvaguardar la seguridad y tranquilidad de la sociedad de Culiacán, los funcionarios del gabinete de seguridad acordaron suspender dichas acciones”.

Un tiroteo transmitido en vivo en el estado mexicano de Sinaloa ha sorprendido a periodistas y espectadores por igual en lo que parece ser un enfrentamiento entre las tropas federales y los miembros de un cartel que, según los informes, intentan rescatar a los hijos del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán de las manos de ley.

Por otro lado las clases en la Universidad Autónoma de Sinaloa este viernes fueron suspendidas a raíz de los hechos de violencia en la entidad, según informó la institución.

Natalie Gallón informó desde Ciudad de México, Leyla Santiago informó desde Washington DC, Maria Santana informó desde Nueva York, Helena DeMoura informó desde Atlanta y Helen Regan escribió desde Hong Kong.