CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Podría haber relación entre perder peso y muerte prematura en la mediana edad, según estudio 

Por Katie Hunt

(CNN) — El sobrepeso está relacionado con muchos problemas de salud, y perder algunos kilos a menudo se presenta como la mejor manera de evitarlos, sin importar su edad.

MIRA: El ayuno intermitente para perder peso: mitos y realidades

Pero no es tan simple, según un estudio publicado este miércoles en The BMJ que examina el vínculo entre los cambios en el peso corporal y el riesgo de muerte prematura.

Los investigadores descubrieron que la asociación entre el aumento de peso y la mortalidad se debilita a medida que envejece, y perder peso en la mediana edad o en la edad adulta avanzada puede aumentar el riesgo de muerte prematura, especialmente cuando se trata de enfermedades del corazón.

“Nuestra conclusión es que es mejor prevenir el aumento de peso a edades más tempranas para reducir el riesgo de muerte prematura más adelante en la vida”, dijo el autor del estudio, An Pan, profesor del Departamento de Epidemiología y Bioestadística del Tongji Medical College en Wuhan, China.

LEE: Cuando hablamos de perder peso ¿qué crees que es más importante: la nutrición o el ejercicio?

El estudio encontró que las personas que permanecieron obesas, según lo medido por el índice de masa corporal (IMC), a lo largo de su vida adulta tenían el mayor riesgo de muerte prematura. El aumento de peso desde mediados de los 20 años hasta la mediana edad también se asoció con un mayor riesgo de mortalidad en comparación con las personas que mantuvieron su peso normal durante toda su vida.

Sin embargo, la pérdida de peso a mediana y mayor edad “estuvo significativamente relacionada con un mayor riesgo de mortalidad”, dijo el estudio.

La obesidad es el principal problema de salud pública en Estados Unidos y en todo el mundo. En EE.UU., 38% de las mujeres y 36% de los hombres eran clínicamente obesos en 2016, según los datos citados por el estudio, en comparación con 14% y 11%, respectivamente, en 1975.

Pérdida de peso involuntaria versus pérdida intencional

En lo que describió como una limitación de la investigación, Pan dijo que el estudio no incluyó un análisis de la razón de la pérdida de peso en el futuro. Un factor que podría desempeñar un papel fue si la pérdida de peso fue intencional o no.

MIRA: Hacer ejercicio no es la mejor manera de perder peso

“La pérdida de peso involuntaria podría ser un signo de afecciones subyacentes como diabetes o cáncer”, dijo Pan. Otra razón, dijo, podría ser porque la pérdida de peso involucraba a alguien que ya era obeso y, por lo tanto, que ya tenía un mayor riesgo.

“El primer mensaje es tratar de no aumentar de peso cuando eres joven y, en la vejez, enfocarte en mantener un estilo de vida saludable”, dijo Pan. “El peso es una consideración secundaria”.

El estudio encontró que las personas que permanecieron con sobrepeso, pero no obesas, durante toda su vida adulta tenían poca o ninguna asociación con un mayor riesgo de muerte prematura.

El estudio analizó a 36.052 personas de 40 años de edad y mayores en base a datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de EE. UU.

LEE: Tres intervenciones para perder peso que sí funcionan

El peso de los participantes se midió como parte del estudio, y se les pidió que compartieran su peso de 10 años antes y a los 25 años.

Las muertes por cualquier causa, y específicamente por enfermedades cardíacas, se registraron durante un promedio de 12 años, tiempo durante el que hubo 10.500 muertes.

El estudio no encontró ningún vínculo significativo entre varios patrones de cambio de peso y muertes por cáncer.

Investigaciones anteriores han relacionado un alto IMC en la edad adulta con un mayor riesgo de muerte prematura, pero se sabe mucho menos sobre el papel de cambiar el peso corporal con el tiempo. Pan dijo que se necesita más investigación para desentrañar las razones del vínculo entre los cambios en el peso corporal y la mortalidad, y las consecuencias a largo plazo para la salud de la pérdida de peso.