CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cataluña

Presidente de Cataluña pide una negociación con España tras la quinta noche de violentas protestas

Por Aimee Lewis, Laura Perez Maestro

(CNN) — El presidente de Cataluña, Quim Torra, pidió conversaciones con el Gobierno español después de una quinta noche consecutiva de violencia en las calles de Barcelona y otras partes de la región, mientras continúa el descontento por el encarcelamiento de los líderes separatistas catalanes.

Más de medio millón de manifestantes independentistas se reunieron el viernes en la capital catalana, dijo la Policía local, para una marcha pacífica que convergió en el centro de la ciudad.

Pero la violencia estalló y se produjeron incendios en la noche, lo que llevó a que 64 personas fueran detenidas y 89 heridas, según un portavoz del Ministerio del Interior.

Desde que comenzaron las protestas el lunes, más de 300 personas han sido detenidas, dijo el portavoz a CNN, con nueve restantes bajo custodia, mientras que unos 200 policías resultaron heridos y 171 vehículos dañados.

En una conferencia de prensa el sábado, Torra instó a presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a «fijar el día y la hora para una mesa de negociaciones».

publicidad

«Es su responsabilidad y obligación. Es más urgente que nunca. Hace tiempo que lo exigimos para una resolución política del conflicto», agregó.

El gobierno español respondió diciendo que Torra tenía que «condenar enérgicamente» la violencia, y agregó que era «algo que no había hecho hasta ahora».

Un portavoz de la oficina de Sánchez le dijo a CNN: «Para que el diálogo sea efectivo, como ha dicho el líder del PSC (Partido de los Socialistas de Cataluña) Miquel Iceta, el señor Torra debería reconocer a la otra parte de los catalanes, que no son independentistas, y que exigen reconstruir la convivencia dañada por el movimiento de independencia», y agregó que «la convivencia, últimamente, [está] aún más dañada por el violento movimiento de independencia».

«El gobierno de España reitera que el problema de Cataluña no es la independencia, lo que no sucederá, porque no es legal, ni la mayoría de los catalanes lo quieren, sino la convivencia», agregó el portavoz.

«Su propuesta de referéndum no es deseada por la mayoría de los catalanes o, aparentemente, la mayoría de su propio gobierno. Lo primero que debe restaurar es la condena de la violencia, algo que el señor Torra no ha hecho».

Fallo judicial estimula protestas

Los manifestantes han estado protestando todas las noches desde el lunes, cuando nueve políticos catalanes fueron condenados por la Corte Suprema de España por su papel en un movimiento de independencia que intentó separar a Cataluña del resto de España hace dos años.

Las escenas del viernes mostraban a la Policía antidisturbios enfrentándose a los manifestantes, algunos de los cuales les arrojaron objetos. Se incendiaron contenedores de basura, algo común en la última semana. El Ayuntamiento de Barcelona dijo que han sido quemados 700 contenedores durante los disturbios en las últimas tres noches.

Los árboles, el pavimento, los semáforos y las señales públicas fueron dañadas, y el costo total para la ciudad hasta ahora alcanzó más de 1,5 millones de euros (uno 1,7 millones de dólares). Docenas de caminos en Barcelona y sus alrededores permanecieron cerrados al tráfico.

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior de España, dijo a periodistas el sábado que las fuerzas de seguridad españolas habían hecho «un trabajo extraordinario» e insistieron en que el Estado no estaba abrumado.

Grande-Marlaska también criticó a Torra por no condenar la violencia.

«Nadie entiende que hablan minutos y minutos y no condenan», dijo. «Deben elegir el camino de las instituciones democráticas, porque no hay otra manera».

A principios de esta semana, Torra, que ha sido criticado en algunos sectores por llamar a la desobediencia civil mientras enviaba a la Policía antidisturbios catalana para restablecer el orden, culpó de la violencia a los infiltrados que intentaban socavar el movimiento independentista y también instó a poner fin a tales acciones.

Fuertes condenas para los líderes independentistas

Las protestas estallaron después de la sentencia de la Corte Suprema el lunes. Oriol Junqueras, exvicepresidente de Cataluña, fue sentenciado a 13 años de prisión y se le prohibió ocupar un cargo público por el mismo período de tiempo. Fue declarado culpable de sedición y mal uso de fondos públicos.

El excanciller catalán Raúl Romeva, el exportavoz del gobierno catalán, Jordi Turull, y el exministro de trabajo Dolors Bassa fueron condenados por los mismos delitos, y condenados a 12 años de prisión. También se les prohibió ocupar cargos públicos durante 12 años.

Otros cinco funcionarios y activistas fueron condenados a entre nueve y 11 años cada uno, con tres personas más condenadas por períodos más cortos por delitos menores.

Sus partidarios acusan a Madrid de persecución política y están pidiendo otro referéndum de independencia, que según Madrid sería ilegal.

El grupo CDR a favor de la independencia ha pedido a los manifestantes que establezcan un campamento permanente en el centro de la ciudad. La Policía dijo que si bien conocen los planes, aún no se han instalado carpas.

El viernes temprano, la Federación Española de Fútbol pospuso El Clásico entre Barcelona y el Real Madrid hasta finales de este mes debido a las continuas protestas catalanas.