CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Científicos les enseñaron a unas ratas a conducir autos pequeños. Esto podría ayudar a los humanos

Por Scottie Andrew

(CNN) — Las ratas han aprendido a conducir y conducir sus propios autos pequeños a cambio de Froot Loops.

Esa es una hazaña por sí sola.

Pero el verdadero descubrimiento en la investigación, y sus implicaciones más amplias para el tratamiento de la salud mental humana, se encontró en sus heces, según los nuevos hallazgos publicados en Behavioral Brain Research.

Las ratas son mejores conductores cuando están estimuladas mentalmente

Kelly Lambert, autora del estudio y directora del Laboratorio de Neurociencia del Comportamiento Lambert de la Universidad de Richmond, entrenó a dos grupos de ratas jóvenes: un grupo criado en un “ambiente enriquecido” con juguetes, escaleras, pelotas y pedazos de madera diseñados para estimular la estimulación mental, y otro criado en una jaula de laboratorio estándar y poco estimulante.

Las ratas aprendieron a entrar en un “vehículo operado por ratas” o ROV, adorablemente construido a partir de un contenedor de plástico de un galón volcado de lado.

Una vez dentro, las ratas y sus autos se posicionaban sobre una placa de aluminio y presionaban una barra de cobre que impulsa el motor de las ruedas. Mantienen presionada la barra hasta que propulsan su pequeño auto hasta el final de su recinto, donde recogen su recompensa: Froot Loops.

Al momento de conducir, las ratas que jugaban con escaleras, pelotas y juguetes eran más hábiles para operar y dirigir el ROV, gracias a la neuroplasticidad (la capacidad de sus cerebros para cambiar con el tiempo) desencadenada por su entorno. Sus homólogas de jaula no estimuladas efectivamente “reprobaron su examen de manejo”, dijo Lambert.

Las hormonas encontradas en sus heces mostraron una mejor capacidad de recuperación emocional

Al examinar su materia fecal, Lambert encontró en ambos grupos de ratas entrenadas para conducir niveles más altos secretados de corticosterona y DHEA, hormonas que controlan las respuestas al estrés.

La corticosterona es una hormona que los animales pueden secretar en escenarios de alto riesgo como huir de un animal salvaje o defenderse de los depredadores, pero también se puede expresar en tareas de menor riesgo como calcular impuestos o preocuparse por un ser querido (aunque las ratas probablemente no estén tan avanzadas como para formar un gobierno, y mucho menos imponer impuestos a las ratas compañeras).

La DHEA actúa como una especie de “amortiguador”, dijo Lambert, cuando la corticosterona se vuelve tóxica, es decir, cuando no se puede apagar en un período de tiempo razonable, creando un estrés prolongado.

Es evidencia de que dominar una tarea compleja, como conducir un automóvil, reforzó la resistencia emocional de las ratas.

“Es probable que conducir les dé a las ratas una sensación de control sobre su entorno”, dijo. “En humanos, diríamos que mejora el sentido de agencia o autoeficacia”.

¿Qué tienen que ver las ratas con la salud humana?

Los cerebros de humanos y ratas comparten casi todas las mismas áreas y neuroquímicos: son más pequeños en roedores. Y aunque los humanos son ciertamente más complejos que las ratas, Lambert dijo que hay “verdades universales” en cómo los cerebros de ambas especies interactúan dentro de su entorno para mantener una salud mental óptima.

Por lo tanto, estos resultados también tienen implicaciones para la salud humana (y no, no significan que las ratas conducirán junto a las personas en pequeños carriles en las carreteras). La capacidad de recuperación emocional es una de las primeras líneas de defensa contra enfermedades mentales como la depresión, dijo, y aprender qué comportamientos se acumulan podría dar pistas a los médicos sobre cómo tratar esas enfermedades en humanos.

Es un concepto al que Lambert se refiere como “productos conductuales”, actividades que liberan hormonas que pueden prevenir el estrés prolongado provocado por la corticosterona.

“Cualquier cosa que reduzca el estrés puede desarrollar resistencia contra la aparición de enfermedades mentales”, dijo.

La actividad puede ser algo tan simple como tejer o, en el caso de las ratas, aprender a conducir un automóvil. Solo involucrar manos, patas y cerebros de diferentes tamaños puede mejorar el sentido de control de un participante.