CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Niños

Los pediatras son más propensos a preguntar a las familias sobre alarmas de humo que sobre armas en el hogar

Por Leah Asmelash

(CNN) — Hablar sobre armas puede ser difícil, incluso para los médicos.

MIRA: EE: UU. y México intentan poner un alto al tráfico ilegal de armas

Eso es según un nuevo estudio publicado este lunes en JAMA Pediatrics. El estudio determinó que los pediatras y los residentes de pediatría tenían menos probabilidades de preguntar a sus pacientes sobre la seguridad del almacenamiento de armas que la seguridad de las alarmas de humo, lo que indica una duda general al mencionar la seguridad de las armas con sus pacientes.

¿El control de la venta de armas prevendría tragedias?

Un equipo de médicos e investigadores analizó los registros de salud recopilados entre enero de 2017 y julio de 2018. El equipo agregó preguntas sobre la seguridad del almacenamiento de armas y la seguridad de las alarmas de humo a los cuestionarios completados durante los controles pediátricos programados regularmente durante ese tiempo.

Las preguntas sobre la alarma de humo estaban destinadas a contrarrestar la pregunta sobre las armas, y los investigadores eligieron a propósito algo que consideraron “no controvertido”, dijo la autora principal del estudio, Carole Stipelman. Las preguntas se pusieron una después de la otra, así que omitir la pregunta sobre las armas habría sido un esfuerzo consciente, le dijo Stipelman a CNN.

LEE: Tienda de artículos deportivos destruyó armas de su inventario para rechazar violencia

A partir de ahí, los investigadores observaron con qué frecuencia los pediatras y los residentes hacían estas preguntas.

Descubrieron que los residentes de pediatría y los médicos preguntaron acerca de los detectores de humo en 78% de las 16.576 visitas estudiadas, mientras que las armas se les preguntó en 54% de las visitas. El estudio se realizó en una clínica académica pediátrica de atención primaria con 77 residentes y 26 docentes.

¿Esto por qué importa?

La tasa de suicidios en Estados Unidos por armas de fuego en personas entre 10 y 19 años ha aumentado desde 2008, según la publicación. Además, aproximadamente 4,6 millones de niños estadounidenses, o el 7%, viven en hogares con al menos un arma cargada y desbloqueada, según el estudio.

“El almacenamiento seguro de armas y municiones puede disminuir la aparición de armas de fuego autoinfligidas o lesiones no intencionales en los niños, y las intervenciones de los pediatras pueden aumentar el almacenamiento seguro de armas de fuego”, se lee en el periódico.

MIRA: Maestros de la Florida pueden portar armas de fuego en las escuelas

Es por eso que el hecho de que los pediatras y los residentes omitieron la pregunta sobre las armas en tantos casos es significativo. Stipelman dijo que los números pueden deberse al temor de dañar la relación padre-médico, porque lleva tiempo crear un fuerte vínculo de confianza.

“Lo que me dice es que necesitamos aprender a preguntar, y necesitamos tener esta conversación”, dijo Stipelman.

Los investigadores notaron que la etnia o raza del paciente, la experiencia clínica del médico o el sexo del médico no tenían asociación con la documentación.

El efecto de los tiroteos masivos

Los investigadores notaron que después de los tiroteos en Las Vegas en 2017 y en Parkland en 2018, los residentes preguntaban cada vez menos sobre la seguridad de las armas cada semana después de ambos incidentes.

Esto puede deberse a un trauma, dijo Stipelman, pero ella afirma que no puede decirlo con certeza.

LEE: México pide al Gobierno de Estados Unidos congelar tráfico de armas

“Evitar es una respuesta común al trauma”, dijo a CNN. “Un tiroteo masivo es un evento traumático comunitario compartido, así que creo que los médicos residentes se están protegiendo a sí mismos y quizá a sus pacientes de volver a traumatizarse al mencionar el tema”.

Los pediatras, mientras tanto, se mantuvieron relativamente estables al hacer preguntas durante los tiroteos. Stipelman atribuyó esto a tener más experiencia que los residentes, que son recién graduados de la escuela de medicina.

“Después de años de ser médico, aprendes cómo seguir funcionando como profesional en el contexto del trauma”, dijo.