CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alimentos

¿Qué hace que los refrescos sean tan adictivos? (Pueden ser más gratificantes que la cocaína)

Por Lisa Drayer

(CNN) — Reducir los refrescos de tu dieta es una forma rápida de mejorar tu salud y perder peso, eso probablemente ya lo sepas.

MIRA: No son solo las gaseosas: beber demasiado jugo de frutas está relacionado con el riesgo de muerte prematura

Pero en realidad renunciar a tu hábito de beber gaseosas no siempre es una tarea fácil. Mientras que algunas personas pueden funcionar bien sin refrescos, otras encuentran que necesitan su dosis a partir del desayuno.

Y no solo estamos hablando del tipo azucarado. Para algunos, un ritual diario de refrescos incluye tomar varias latas de bebidas endulzadas artificialmente, que no son mucho mejores.

Entonces, ¿qué tiene el refresco, tanto regular como dietético, que lo hace tan adictivo?

Según Gary Wenk, director de programas de pregrado en neurociencia de la Universidad Estatal de Ohio y autor de “Your Brain on Food”, todo está en el diseño de la bebida. Tu marca favorita de bebidas gaseosas está diseñada con la cantidad justa de edulcorante, cafeína y carbonatación para que siempre quieras tomarla.

El factor azúcar

Considera el hecho de que una lata de 12 onzas de Coca-Cola tiene la gran cantidad de 39 gramos de azúcar, lo que equivale a unas 10 cucharaditas, y más de lo que deberíamos consumir en un día entero.

LEE: ¿Funcionan los impuestos a las gaseosas? Expertos analizan el caso de México

Pero ese torrente de dulzura también parece activar los mismos centros de recompensa en el cerebro que las drogas, explicó Wenk. Se desencadena la liberación del químico cerebral dopamina en una región conocida como el núcleo accumbens, y como resultado sentimos euforia.

“El azúcar en las bebidas… atraviesa el cerebro, obtienes la dopamina que te recompensa, y luego el efecto del aumento de dopamina desaparece casi tan rápido como llegó, dejando a tu cerebro con ganas de más”, dijo Wenk.

De hecho, una revisión concluyó que el azúcar puede ser incluso más gratificante y atractivo que la cocaína.

Pero satisfacer ese deseo de más azúcar puede conducir a mayores antojos.

“Mientras más gaseosas bebas, mayor será la ‘recompensa’ y, como sucedería con las cosas más placenteras, desarrollamos una afinidad y queremos aún más de ellas”, dijo Cordialis Msora-Kasago, nutricionista y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.

Un golpe de cafeína

El azúcar no es el único ingrediente culpable cuando se trata de las cualidades adictivas de los refrescos.

También hay cafeína, que es un estimulante, “y nuestro cerebro anhela cosas que lo estimulen”, continuó. Según Wenk, la cafeína no solo acelera nuestro pensamiento, sino que también tiene su propia capacidad única para activar las vías de recompensa que involucran dopamina.

MIRA: Niño quiso probar el daño que causan las gaseosas a los dientes y su video se ha vuelto viral

“La cafeína es uno de los psicoestimulantes más consumidos en el mundo… y tiene una propiedad adictiva”, dijo la doctora Marilyn Cornelis, profesora asistente de medicina preventiva en la Universidad Northwestern. “[Con los refrescos], estamos obteniendo un alto contenido de azúcar combinado con cafeína, y eso es una sensación bastante buena que podría hacer que consumas más al día siguiente u otra vez”.

Cuando se consume regularmente, las personas a menudo comienzan a depender de la cafeína para aumentar la atención, el estado de alerta y la energía, según Msora-Kasago. “Pueden sentirse dependientes de él e incluso experimentar signos de abstinencia, como dolores de cabeza y poca concentración, cuando no lo tienen”, dijo.

El factor efervescente

Hay otro elemento que juega un papel muy importante en el atractivo de los refrescos: lo efervescente. “Si tomas Coca-Cola y la dejas abierta durante un día más o menos, ¿cuánto te gustaría beberla?”, dijo Wenk.

De hecho, la carbonatación hace que cualquier bebida sea mucho más adictiva, según Wenk.

Esas burbujas agregan una pequeña cantidad de acidez, que cuando se combina con azúcar intensifica la sensación de “recompensa” eufórica, explicó Wenk. La carbonatación también tiene la capacidad de hacer que el azúcar se quede en un segundo plano, lo que no quiere decir que el azúcar aún no ejerza sus efectos placenteros, sino que las burbujas amortiguan el sabor dulce lo suficiente como para hacerte desear aún más.

Sin azúcar, los mismos problemas

Aunque los refrescos de dieta reemplazan el azúcar real con edulcorantes artificiales, estos pueden tener sus propias características adictivas. Según Msora-Kasago, desencadenan receptores de sabor que registran la dulzura y esperan azúcar, esencialmente preparando al cerebro para una recompensa que nunca llega.

LEE: Wendy’s saca las gaseosas de los menús infantiles

Y cuando “el cerebro no obtiene la recompensa que quiere de su bebida, el azúcar real, dice: ‘ve y tráeme algo más'”, dijo Wenk.

Y, al igual que con los refrescos normales, la carbonatación agrava el efecto de los edulcorantes artificiales: atenúa el sabor lo suficiente como para intensificar nuestros antojos y abrir otra lata.

Rituales y genes

Pero, ¿por qué algunas personas parecen anhelar un refresco tras otro, mientras que otras pueden tener solo una y estar satisfechas? Puede tener que ver con algunos de los aspectos rituales del consumo de refrescos, que también juegan un papel en la química de nuestro cerebro. Todo, desde escuchar el pop y la efervescencia de la carbonatación hasta ver las palabras “dieta” escritas en una lata, un aspecto de recompensa en sí mismo por participar en lo que quizá se considera un comportamiento “virtuoso”, puede aumentar la actividad de la dopamina.

“Incluso antes de recibir esa primera dosis de cafeína en el cerebro, ya sientes la recompensa”, dijo Wenk.

Y esa expectativa ayuda a establecer un hábito. “[Las personas] estudian a altas horas de la noche, conducen a casa o se dirigen a una reunión, y esa lata de refresco es lo único que las mantiene alerta y comprometidas”, dijo Msora-Kasago.

Los refrescos de dieta en particular pueden volverse adictivos cuando se consideran la opción “más saludable”. Por ejemplo, es común reemplazar un hábito de refresco regular con refresco de dieta, lo que reduce la ingesta de calorías sin renunciar al hábito de refresco real, explicó Msora-Kasago.

MIRA: ¿Quieres vivir más? Deja de consumir estas bebidas azucaradas

Y al menos un estudio sugiere que puede haber fundamentos genéticos relacionados con nuestro deseo de consumir bebidas dulces. En el estudio, las personas que tenían una variante en un gen conocido como FTO, que anteriormente se había relacionado con un menor riesgo de obesidad, sorprendentemente tenían una afinidad por las bebidas endulzadas.

“Las personas con esta variante FTO tienen más probabilidades de beber más refrescos”, explicó Cornelis, coautora del estudio. Aunque el vínculo para reducir el riesgo de obesidad es contraintuitivo, es “una tendencia similar observada por otros científicos” y algo que los investigadores todavía están tratando de entender, según Cornelis. Alrededor de 20% al 30% de la población tiene la variante genética.

Cambiar el hábito

Si en ocasiones tomas un refresco, digamos algunas veces al mes, no hay de qué preocuparse. Pero si tomas más de un refresco por día, podrías estar en riesgo de sufrir afecciones de salud que incluyen obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2, según Msora-Kasago. Y beber refrescos de dieta también conlleva riesgos: consumir solo una lata por día se ha relacionado con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y demencia.

“La clave es encontrar (otra) bebida que disfrutes”, dijo Msora-Kasago. “La leche sin azúcar siempre es un buen lugar para comenzar porque además de calmar la sed, la leche proporciona muchos nutrientes importantes, como proteínas y calcio”.

Para una opción baja en calorías, puedes disfrutar de una taza de té sin azúcar, que agrega sabor y estimula los antioxidantes que combaten las enfermedades.

LEE: ¿Por qué no puedes comerte solo una galleta o una papa frita?

Y el agua sigue siendo la bebida probada y verdadera para una mejor salud. Si no ye gusta el agua sin gas, Msora-Kasago recomienda encontrar un agua con gas sin azúcar que te guste, o hacer su propio spritzer mezclando tres partes de agua con gas con una parte de jugo de frutas o vegetales.

Si estás bebiendo refrescos para aumentar la energía durante el día, es posible que desees controlar tu sueño. La investigación sugiere que puede haber un vínculo entre dormir menos de 5 horas por día y beber más refrescos azucarados y con cafeína, explicó Msora-Kasago.

Pero si dormir lo suficiente realmente te desanimará de ir por esa lata de cola es mucho menos definitivo. “El cerebro bien descansado lo alentará a beber tanto refresco como un cerebro somnoliento”, dijo Wenk.

Lisa Drayer es nutricionista, autora y colaboradora de CNN en salud y nutrición.