CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medio Oriente

Las protestas en Iraq y el Líbano derrocaron a dos gobiernos en tres días, pero la lucha apenas comienza

Por Tamara Qiblawi

Beirut, Líbano (CNN) — Durante semanas, demandas acaloradas y aireadas en Iraq y en el Líbano, sacudieron su liderazgo político. Las élites reconocieron públicamente la acusación popular en su contra, y las concesiones políticas serias parecían inevitables. Las manifestaciones generaron una sacudida de poderes que habría sido inimaginable incluso hace un mes.

Luego, en el lapso de solo tres días esta semana, los gobiernos de Iraq y del Líbano acordaron renunciar. Los manifestantes se regocijaron, pero muchos también reconocen que hay un camino largo y complicado por delante.

A diferencia de gran parte del mundo árabe, Iraq y el Líbano no están gobernados por autócratas, y un cambio en el gobierno rara vez estimula el cambio en las políticas internas. En cambio, los manifestantes dicen que estos países están gobernados por cleptocracias elegidas democráticamente, con la élite política profundamente arraigada gracias a los sistemas de poder sectarios enrevesados.

En ambos casos, los manifestantes enfrentan la formidable tarea de cambiar sistemas políticos enteros, y no solo sus gabinetes, para abordar sus quejas.

Esto quedó claro en el Líbano cuando, no más de 24 horas después de renunciar como primer ministro, Saad Hariri ya estaba emergiendo como favorito para el mismo puesto. En Iraq, la renuncia del primer ministro Adil Abdul Mahdi será efectiva solo cuando se encuentre un sucesor.

Manifestantes antigobierno protestaron cerca a la Plaza Thir durante las protestas en Baghdad el 30 de octubre de 2019. (AP Photo/Khalid Mohammed)

“Para los manifestantes iraquíes, la renuncia (de Abdul Mahdi) en algunas partes es una medida bienvenida en términos de que las protestas arrojaron algún tipo de resultado”, dijo el investigador de Amnistía Internacional en Irak Razaw Salihy. “Pero no está lo suficientemente cerca en términos de las demandas que tienen los manifestantes”.

“(Estos son) no solo la renuncia, sino también que todos en el gobierno sean responsables de las violaciones de derechos humanos de larga data, así como … la corrupción muy profunda en el gobierno”, dijo Salihy.

En una entrevista con Becky Anderson de CNN, el ministro del Interior del gobierno provisional de Líbano y el aliado de Hariri, Raya al-Hassan, también reconoció la renuncia del gobierno libanés como solo “una victoria parcial”.

“Creo que esto es solo una parte de lo que estaban exigiendo”, dijo Hassan. “Definitivamente necesitamos un gobierno limpio. Los manifestantes nos han puesto el listón muy alto, por lo que ya no podemos intentar escapar de ese compromiso”.

El primer ministro del Líbano Hariri entrega su renuncia al presidente libanés.

Pero incluso si los políticos se han comprometido sinceramente a erradicar la corrupción, y existe una profunda desconfianza entre los manifestantes acerca de esto, las circunstancias pueden resultar intratables. Entre los principales obstáculos está el sistema político que ambos países tienen en común.

Después de que la invasión estadounidense en 2003 depusiera al dictador iraquí Saddam Hussein, Estados Unidos introdujo el confesionalismo, el mismo sistema de la era colonial impuesto en el Líbano, que divide el poder basado en la afiliación sectaria. Los manifestantes en ambos países lo señalan como la causa raíz de la corrupción endémica y el amiguismo.

Otro factor de complicación es la creciente influencia de Irán. En Iraq, las Unidades de Movilización Popular (UGP) respaldadas por Teherán desempeñaron un papel importante en la expulsión de ISIS del país, pero llegaron a ejercer un gran poder en el gobierno. En Líbano, Hezbolá, el grupo político y militante respaldado por Irán, organizó una campaña guerrillera que eventualmente hizo que Israel se retirara desordenadamente del sur del Líbano después de 18 años de ocupación. Más tarde construyó una coalición política, compuesta por aliados cristianos y chiítas, en la fuerza política más fuerte del país.

Irán no creó el statu quo contra el que la gente se levantó en ninguno de los países, pero tiene un gran interés en mantenerlo. Y los manifestantes galvanizados por profundos agravios económicos que se acumularon durante muchos años de mala gestión del gobierno pronto se encontraron enfrentando a las fuerzas respaldadas por Irán o sus partidarios.

En Líbano, Hezbolá inicialmente reconoció las protestas, que comenzaron a mediados de octubre, como legítimas, pero luego intentó desacreditar el movimiento, diciendo que partes de él fueron impulsadas por una conspiración contra el grupo.

Los partidarios de Hezbolá y sus aliados políticos en el movimiento Amal han atacado dos veces los sitios de protesta. El grupo también se ha opuesto a la renuncia del gobierno de unidad nacional de Hariri, que incluía a Hezbolá y sus aliados.

La postura de Hezbolá ha provocado la ira de los manifestantes, incluso entre los más simpatizantes del grupo. Aunque no es conocido por la corrupción económica, Hezbolá se ha posicionado, en este momento crítico, como el guardián del establecimiento egoísta del Líbano.

Cuando las manifestaciones comenzaron en Iraq a principios de octubre, se habló “muy poco de la caída del régimen”, dijo Salihy de Amnistía Internacional, pero la respuesta violenta de las fuerzas de seguridad a las protestas fomentó el descontento político.

“La presencia de ciertas facciones de las Unidades de Movilización Popular en las provincias del sur, donde gobiernan con puño de hierro, se ha sumado a las quejas”, dijo Salihy, y agregó que el resentimiento hacia el gobierno creció cuando se hizo evidente que las PMU estaban más allá de su control. Las fuerzas de seguridad han matado a más de 200 personas desde que estallaron las protestas, según Amnistía.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el viernes que la investigación del gobierno iraquí sobre la violencia a principios de octubre “carecía de suficiente credibilidad” y que “el pueblo iraquí merece una responsabilidad y justicia genuinas”.

Los manifestantes antigubernamentales en el Líbano celebraron la renuncia de Saad Hariri. (AP Photo/Bilal Hussein)

Ahora, menos de un mes después, las renuncias provocadas por los manifestantes en el Líbano e Irak podrían marcar un punto de inflexión, lo que podría conducir a las concesiones políticas necesarias para rescatar a ambos países de la creciente decadencia.

El presidente de Líbano (y aliado de Hezbolá) Michel Aoun dijo el jueves que el sistema sectario es una “enfermedad” y prometió una reforma política drástica. En Iraq, la renuncia de Abdul Mahdi disgustó a Irán, pero podría ser un primer paso para remediar la corrupción.

Si los manifestantes pueden o no causar un cambio sistémico, más allá de una reorganización del poder, está menos claro. En Iraq, las UGP podrían encontrarse en la retaguardia y verse obligadas a hacer concesiones. En el Líbano, Hezbolá podría retirarse del panorama político en un intento por preservar sus armas. Durante muchos años, el grupo se ha opuesto a la economía neoliberal del Líbano, incluso cuando se encontró a sí mismo como un participante activo de este sistema. El viernes, el jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, atenuó su oposición a las protestas en un discurso que pidió al próximo gobierno que sea transparente y que aborde las demandas de los manifestantes.

Pero la corrupción en Iraq y Líbano se extiende mucho más allá del papel de Irán en estos países, y Estados Unidos y Arabia Saudita también han respaldado a destacados actores políticos en el sistema.

La pregunta ahora es si los manifestantes tienen los medios para hacer frente a la gran cantidad de jugadores, influencias externas e intereses comerciales que durante años han mantenido estos establecimientos.