CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

Un gerente de restaurante recibe 10 años de prisión por golpear y torturar a un empleado negro

Por Faith Karimi

(CNN) — John Christopher Smith sufrió en silencio durante años pues su gerente en un restaurante de Carolina del Sur abusó físicamente de él y lo obligó a trabajar más de 100 horas a la semana sin paga, según funcionarios federales.

Ese gerente, Bobby Paul Edwards, de 54 años, fue sentenciado a 10 años de prisión esta semana y se le ordenó pagarle a Smith 272.952,96 dólares en restitución, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado el jueves.

Edwards se declaró culpable en junio del año pasado de un cargo de trabajo forzado por obligar a Smith a trabajar largas horas sin paga. El gerente blanco utilizó violencia, amenazas e intimidación contra el empleado negro en el restaurante de Conway, según el Departamento de Justicia.

Cuando dirigió el restaurante entre 2009 y 2014, Edwards arrojó epítetos raciales a la víctima, lo golpeó con un cinturón y con ollas y sartenes, dijeron funcionarios federales.

Smith tenía discapacidades intelectuales y temía perder su trabajo. En ocasiones, Edwards le quemaba el cuello desnudo con pinzas calientes para hacerlo trabajar más rápido, dijeron las autoridades federales.

“Es casi inconcebible que los casos de trabajo forzado perduren en este país hasta nuestros días, un siglo y medio después de la Proclamación de Emancipación”, dijo el subsecretario de Justicia Eric Dreiband de la División de Derechos Civiles. “El Departamento de Justicia continuará investigando, procesando y condenando a los traficantes de personas involucradas en trabajos forzados, buscando justicia en nombre de sus víctimas”.

La víctima afirma que lo mantuvieron alejado de sus familiares

En una entrevista de 2017 con WPDE, afiliada de CNN, Smith dijo que Edwards abusó físicamente de él durante años y lo obligó a vivir en una habitación detrás del restaurante, manteniéndolo alejado de sus familiares. Cuando la familia de Smith vino al restaurante, el gerente lo obligó a quedarse en la cocina, dijo.

“Hace mucho tiempo que quería salir de allí. Pero no tenía a nadie a quien acudir”, le dijo a la afiliada. “No podía ir a ninguna parte. No podía ver a ninguno de mi familia”.

Smith dijo que comenzó a limpiar mesas y lavar platos en el restaurante cuando tenía 12 años, pero los incidentes comenzaron cuando Edwards asumió el cargo de gerente.

En octubre de 2014, un cliente frecuente notó las cicatrices en su cuerpo cuando estaba bajando la comida y llamó a las autoridades, quienes sacaron a Smith del restaurante, dijo la afiliada. La víctima tiene unos 40 años ahora.

La oficina de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) en Conway presionó por cargos más duros después de que un tribunal local acusó a Edwards de asalto, un delito menor, informó WMBF, afiliada de CNN.

“Estamos hablando de esclavitud aquí”, dijo en ese momento Abdullah Mustafa, presidente del capítulo local de la NAACP.

La organización fue fundamental para ayudar a presentar quejas ante los departamentos de Justicia y Trabajo.