CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alemania

Alemania conmemora 30 años de la caída del Muro de Berlín

Por Bianca Britton

(CNN) — Líderes europeos se reunieron en Berlín este sábado para conmemorar 30 años de la caída del muro que dividió la ciudad entre el este y el oeste, mientras la canciller de Alemania, Angela Merkel, instó a Europa a defender la democracia y la libertad.

Líderes de Europa central y oriental reunieron en la capital alemana para conmemorar el momento crucial de la historia que marcó el fin del comunismo y la reunificación del país.

Se programaron varios eventos en toda la ciudad, que incluyeron la ceremonia de conmemoración en el monumento del Muro de Berlín a la que asistieron los líderes.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, saluda a jóvenes en la Capilla de la Reconciliación.

Durante el evento, Merkel dijo que los valores europeos no deben darse por sentados.

“Los valores en los que se basa Europa (libertad, democracia, igualdad, estado de derecho, derechos humanos) no deben darse por sentados”, dijo Merkel. “Siempre tenemos que defenderlos.

“En el futuro, Europa [continuará] luchando por los derechos humanos, la tolerancia y la democracia”, agregó. “Este es un momento de cambios globales, por lo que este es un tema apremiante”.

También se encenderían velas para las víctimas de la violencia comunista y las conmemoraciones continuarán hasta la noche en la Puerta de Brandenburgo, el símbolo de una Alemania reunificada que una vez estuvo en el centro de la tierra de nadie entre Oriente y Occidente.

La caída del muro de Berlín provocó conmociones en toda Europa hace 30 años y renovó las esperanzas para millones de alemanes orientales.

Al despertar el 13 de agosto de 1961, los habitantes encontraron una improvisada barricada hecha de cable de púas y bloques de cemento que dividía la ciudad.

Durante las siguientes tres décadas, la barrera evolucionó en un muro de hormigón de 45 kilómetros, que simbolizaba la profunda división ideológica entre el bloque soviético y Occidente en el apogeo de la Guerra Fría. El muro de tres metros de profundidad estaba fortificado con torres de vigilancia, cercas eléctricas y guardias armados.

El 9 de noviembre de 1989, multitudes jubilosas asaltaron el bloqueo de hormigón, pocos minutos después de que la comunista República Democrática Alemana (RDA) anunciara que se levantarían las restricciones de viaje para los alemanes orientales. La propaganda y el miedo fueron reemplazados por un sentido de libertad y unidad.

Sin embargo, a pesar de la caída del muro, tres décadas después, una barrera invisible todavía se extiende a través de Alemania.

Mientras se desintegra lentamente, la división permanece. Según Steffen Mau, profesor de sociología en la Universidad Humboldt de Berlín, muchas brechas, particularmente las económicas, se han reducido, pero la gente todavía tiene “fuertes diferencias en actitudes y mentalidad”.

Incluso la forma en que las personas se ven a sí mismas y a su país varía. Mau explica que la mayoría de los alemanes occidentales dicen que “ya no hay diferencia … mientras que la mayoría de los alemanes orientales diría que todavía hay una diferencia sorprendente entre Oriente y Occidente”.

Según algunas encuestas, agregó, hasta la mitad de los alemanes orientales todavía se sienten como “ciudadanos de segunda clase”.

En términos de riqueza, los seis estados del lado este tenían mucho que ponerse al día cuando cayó el Muro. Y si bien una gran parte de esa brecha se ha cerrado en las últimas tres décadas, el este todavía está rezagado, tanto en términos de PIB como de ingresos.

Ivana Kottasová y Radina Gigova de CNN contribuyeron con este informe.