CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

5 miembros de una familia, incluidos 3 niños, mueren en un aparente asesinato-suicidio en San Diego

Por Amir Vera, Melissa Alonso

(CNN) — Cinco personas, incluidos tres niños, murieron el sábado en un caso de violencia doméstica en el vecindario Paradise Hills de San Diego, dijeron las autoridades.

El incidente fue un “trágico caso de violencia doméstica, asesinato-suicidio”, dijo el teniente Matt Dobbs de la unidad de homicidios de San Diego.

Una de las víctimas, una mujer de 29 años, recibió una orden de restricción el viernes, dijo Dobbs. La policía no sabe si se cumplió la orden de restricción, pero Dobbs dijo que el presunto pistolero pudo haber estado al tanto.

“Creemos que el hombre vino esta mañana, hubo algún tipo de desacuerdo y usó una pistola y le disparó a su familia antes de dispararse”, dijo Dobbs.

La primera llamada llegó a la policía a las 6:49 am, cuando un telefonista escuchó una discusión y que le pedían a alguien que se fuera, dijo Dobbs. Cuando la policía se dirigió a la escena, un pariente de la casa de al lado llamó a la policía e informó haber escuchado discusiones y lo que sonó como una pistola de clavos.

Una vez que llegó la policía, llamaron a la puerta y no obtuvieron respuesta. Miraron por una ventana y vieron a un niño en el suelo cubierto de sangre. Irrumpieron por la ventana y encontraron a “varias personas caídas” con aparentes heridas de bala, dijo Dobbs. Se encontró una pistola en la casa.

La mujer, un hombre de 31 años y un niño de 3 años fueron encontrados muertos en la escena, dijo Dobbs. Otros tres niños, de 5, 9 y 11 años fueron llevados al hospital. Dos de esos niños murieron y otro está en estado crítico sometido a una cirugía de emergencia, aunque no está claro cuál sobrevivió, dijo Dobbs.

‘Estas son las llamadas más difíciles’

El hombre y la mujer muertos eran los padres de los niños, dijeron las autoridades. La madre vivía en un anexo de una casa principal, con los niños, dijo Dobbs.

“Estas son las llamadas más difíciles a las que podemos responder”, dijo el jefe de policía David Nisleit. “Esto impacta enormemente a nuestros oficiales”, algunos de los cuales llevaron a los niños a la ambulancia y, ellos mismos, acaban de tener hijos.

Para aquellos que sufren violencia doméstica, Nisleit recomendó utilizar los recursos que las fuerzas del orden público brindan a las víctimas.

“Sabemos que en todo este condado, en toda esta ciudad, que hay víctimas de violencia doméstica todos los días”, dijo Nisleit. “Para aquellos que podrían estar experimentando violencia familiar, la violencia doméstica tiene recursos. Puede llamar a nuestra línea no de emergencia, al Centro de Justicia Familiar o si hay una emergencia, le pedimos que llame al 911. Pero no tenga miedo de llamar, ese es el primer paso. Queremos prevenir el tipo de violencia familiar que lamentablemente vimos hoy”.