CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Vida

Aparentando pedir una pizza, una mujer llamó al 911 para hacer una denuncia de violencia doméstica

Por Taylor Romine

(CNN) — Tim TenEyck, un operador del teléfono de emergencias en Oregon, Ohio, ha respondido muchas llamadas al 911 en sus 14 años en el trabajo. Cuando recibió una llamada la noche del 13 de noviembre para ordenar una pizza, pensó que alguien había marcado el número equivocado. Pero pronto se dio cuenta de que la mujer al teléfono estaba pidiendo ayuda en este suburbio al este de Toledo.

TenEyck, de 54 años, respondió la llamada de una mujer que quería ordenar una pizza a su dirección. TenEyck respondió: “¿Llamaste al 911 para pedir una pizza?”.

La mujer insistió y le dio el número de su departamento. TenEyck dijo que era un número equivocado para ordenar una pizza, pero la mujer dijo: “No, no lo estás entendiendo”. Eso le hizo entender que había algo más serio.

Simon Ray Lopez, de 56 años, fue arrestado el 13 de noviembre por la policía de Oregon, Ohio, por cargos de violencia doméstica.

A través de un interrogatorio, TenEyck, se dio cuenta de que se trataba de un incidente de presunta violencia doméstica.

“Este código no es un código que automáticamente significa algo”, dijo TenEyck.

Mientras él le hacía preguntas de sí o no, ella respondió: “Sí. Necesito una pizza grande” y “No. Con pepperoni”. Después de eso, le preguntó si podía quedarse al teléfono, pero ella se negó. Cuando envió a la policía, se aseguró de que entendieran que se trataba de una supuesta situación de violencia doméstica.

“Apaguen las sirenas antes de llegar allí”, dijo TenEyck en la llamada de notificación a la policía. “La persona que llamó ordenó una pizza y estuvo de acuerdo con todo lo que dije. Hay violencia doméstica”.

Según el Departamento de Policía de Oregón, una mujer de 38 años llamó al 911 cuando el novio de su madre, Simon Ray Lopez, llegó a casa intoxicado. Supuestamente golpeó en el brazo a la madre de la persona que hizo la llamada, de 57 años, y la empujó por la casa mientras gritaba que iba a lastimarla.

Lopez, de 56 años, fue arrestado por un cargo de “violencia doméstica para causar o intentar causar daño físico a un familiar o miembro del hogar”, según el informe policial. Lopez también fue acusado de un cargo de “no comparecer”, según el informe. Un abogado de Lopez no pudo ser identificado de inmediato.

TenEyck dijo que nunca antes había recibido una llamada usando un lenguaje codificado como este. Pero él estaba seguro de que la mujer no estaba intoxicada, y su insistencia al decir que llamó al número correcto le indicó que necesitaba ayuda.

TenEyck hizo notar que, dado que son un pequeño centro telefónico, pudo manejar la llamada de principio a fin y explicar con precisión a los policías la gravedad de la situación.

“Los operadores del 911 manejan estas llamadas y no obtienen el reconocimiento por su trabajo”, dijo TenEyck. “Alguien más podría haber abandonado esta llamada, pero esto no es nada que ningún otro despachador en Estados Unidos no pudiera haber manejado”.