CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Gran Bretaña

Julian Assange «podría morir en prisión», advierten decenas de médicos en una carta abierta

Por Sarah Dean

(CNN) — Más de 60 médicos han firmado una carta abierta diciendo que temen que la salud física y mental del fundador de Wikileaks, Julian Assange, sea tan mala que podría morir en prisión si no recibe atención urgente.

Assange, de 48 años, está detenido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh en Londres, donde está cumpliendo una condena de casi un año por violaciones de la fianza derivadas de 2012, cuando ingresó a la embajada ecuatoriana.

Assange también está luchando contra la extradición a Estados Unidos, donde enfrenta cargos bajo la Ley de Espionaje.

«Desde el punto de vista médico, con la evidencia actualmente disponible, tenemos serias preocupaciones sobre la aptitud del señor Assange para ser juzgado en febrero de 2020», dice la carta al Ministro del Interior del Reino Unido, Priti Patel.

  • Mira: Ecuador insiste en que Assange tenía un centro de espionaje internacional en su embajada de Londres

«Es nuestra opinión que el señor Assange requiere una evaluación médica urgente por parte de expertos tanto de su estado de salud físico como psicológico … Si tal evaluación y tratamiento urgentes no tuvieran lugar, tenemos verdaderas preocupaciones sobre la evidencia actualmente disponible, que el señor Assange podría morir en prisión. La situación médica es por lo tanto urgente. No hay tiempo que perder”, dicen los médicos en la misiva.

publicidad

Los médicos basaron su evaluación en la comparecencia ante el tribunal de Assange el 21 de octubre y un informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Nils Melzer, quien visitó Assange en la prisión de Belmarsh el 9 de mayo de 2019.

El 1 de noviembre de 2019, Melzer reiteró su alarma por el continuo deterioro de la salud de Assange desde su arresto y detención a principios de este año, diciendo que su vida ahora estaba en riesgo.

La carta abierta también hace referencia a cómo Assange pasó siete años en la embajada ecuatoriana en Londres «en condiciones de vida confinadas».

“El señor Assange fue visitado y examinado por varios expertos, cada uno de los cuales expresó su alarma por el estado de su salud y solicitó que se le permitiera acceder a un hospital. No se permitió dicho acceso», dice la carta.

Para resaltar por qué intervinieron para hablar sobre la salud de Assange, los médicos escriben: «Los médicos tienen el deber profesional de denunciar presuntas torturas de las que se dan cuenta, donde sea que estén ocurriendo».

La carta está firmada por médicos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia, Suecia, Italia, Alemania, Sri Lanka y Polonia.

En mayo, Assange fue acusado de 17 cargos bajo la Ley de Espionaje en los Estados Unidos por alentar, recibir y publicar ilegalmente información de defensa nacional en concierto con el exanalista de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, Chelsea Manning. Inicialmente fue acusado en abril de un solo cargo de conspiración para cometer intrusión informática relacionada con ayudar a Manning a obtener acceso a las computadoras del Departamento de Defensa de Estados Unidos en 2010.

Una audiencia judicial en Reino Unido a finales de febrero establecerá si Assange será extraditado a Estados Unidos.