CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Conclusiones de un día ajetreado en los tribunales sobre la investigación de juicio político

Por Katelyn Polantz, Joan Biskupic, Jeremy Herb

Washington (CNN) — Dos acciones judiciales importantes en la ciudad de Washington el lunes por la noche añadieron leña al fuego en la investigación de juicio político de los demócratas de la Cámara de Representantes y la lucha en curso por el intento de la Casa Blanca de escudar a los asesores y los documentos financieros del presidente Donald Trump.

Un juez federal dijo que el exabogado de la Casa Blanca Don McGahn debe testificar ante el Congreso, una gran victoria para los demócratas de la Cámara y sus investigaciones sobre Trump.

Minutos después, la Corte Suprema impidió a los demócratas obtener los registros financieros del presidente por ahora.

Estas son las conclusiones clave de un día ajetreado en los tribunales:

Malas noticias para cualquier persona en la Casa Blanca que no quiera hablar

McGahn es un exfuncionario que afirma que la Casa Blanca aún podría impedirle hablar con el Congreso. Pero la jueza de distrito estadounidense Ketanji Brown Jackson dejó en claro su opinión el lunes de que incluso los funcionarios actuales de la Casa Blanca no deberían estar bloqueados ante una llamada del Congreso.

Si más jueces están de acuerdo con ella (y McGahn también planea apelar), los funcionarios de la Casa Blanca como el jefe de gabinete, Mick Mulvaney, podrían verse obligados a testificar.

Gran parte de la fuerza de la extensa opinión de Jackson se basa en decisiones pasadas de otro juez a nivel de juicio y la Corte Suprema con respecto a las citaciones del Congreso y los alcances de la inmunidad ejecutiva.

Jackson reitera una decisión judicial de la era de George W. Bush que llevó a la entonces abogada de la Casa Blanca, Harriet Miers, y a Karl Rove a aceptar dar testimonio a la Cámara sobre el despido de fiscales por parte del presidente.

“Como cuestión de derecho, los asistentes presidenciales actuales y anteriores de alto nivel, incluidos los consejeros de la Casa Blanca, deben comparecer ante el Congreso si el proceso legislativo los obliga a hacerlo”, escribió Jackson el lunes.

El ex asistente de Bolton, Charles Kupperman, tiene ahora una pelea paralela en la corte, donde le ha pedido a un juez que decida si la inmunidad de la Casa Blanca es más fuerte que la citación de la Cámara.

MIRA: Momentos más importantes de las audiencias de juicio político contra el presidente Donald Trump

El Congreso ahora tiene respaldo si quiere impugnar por obstrucción

Los demócratas están considerando impugnar a Trump por obstruir al Congreso bloqueando sus citaciones. Ahora tienen 120 páginas escritas por un juez federal para respaldar eso.

Las palabras de Jackson no podrían ser más claras o más útiles para la Cámara en esta etapa.

Primero, Jackson acaba con el razonamiento de la Casa Blanca de que los jueces no deberían pronunciarse sobre casos como estos y que exfuncionarios como McGahn no pueden ser bloqueados. Ella puede pronunciarse y McGahn debe aparecer si es citado, dice ella.

Jackson luego voltea su ira al razonamiento legal del Departamento de Justicia de que los funcionarios de la administración son inmunes a las citaciones del Congreso.

“Desafortunadamente para el Departamento de Justicia, su simple retractación de estas afirmaciones aspiracionales no hace que la propuesta sea más persuasiva”, escribe Jackson, refutando la política establecida por la Oficina de Asesoría Jurídica.

“Debido a que existen pocas justificaciones bien formuladas, si es que las hay, para excusar categóricamente a los asistentes presidenciales de alto nivel actuales y anteriores de responder al proceso obligatorio del Congreso, sería difícil hacerlo de acuerdo con la jurisprudencia existente, las normas tradicionales de práctica bajo nuestro sistema constitucional de gobierno y sentido común”, agregó.

En resumen, el razonamiento legal del poder ejecutivo está desacreditado, concluyó Jackson.

Los demócratas podrían envalentonarse para citar a Trump

El fallo de Jackson es tan amplio y tan feroz que a veces parece alentar a los demócratas a llamar al propio Trump a testificar. Al menos dos veces en su razonamiento escrito, Jackson señala que los tribunales encontrarían que un presidente mismo no es inmune a los testimonios del Congreso.

Ella cita el fallo sobre Miers y la Corte Suprema argumentando que un presidente no tendría “derecho” a la inmunidad en asuntos civiles o penales. Ella vuelve a la idea en una nota al pie, mencionando peleas judiciales por citaciones que los presidentes Bill Clinton y Richard Nixon perdieron.

“Cuando la ley no ha proporcionado inmunidad absoluta para los presidentes que enfrentan juicios por daños civiles importantes o que tienen exposición criminal, parece improbable que un presidente sea declarado totalmente inmune al proceso obligatorio en el Congreso”, escribe Jackson.

También es un recordatorio tácito de que el fiscal especial Robert Mueller nunca citó a Trump para un testimonio en vivo en la investigación de Rusia, dejando al Congreso decisiones sobre si debe rendir cuentas por la obstrucción de la justicia.

“En pocas palabras, la conclusión principal de los últimos 250 años de historia estadounidense registrada es que los presidentes no son reyes”, escribió Jackson.

La Corte Suprema se puso entre Trump y los demócratas en cuanto a los documentos

La acción de la Corte Suprema del lunes marcó su primer paso hacia una importante batalla de separación de poderes en el contexto de la investigación de juicio político.

En una breve orden, el tribunal impidió que la Cámara de Representantes obtuviera los registros financieros de Trump por el momento.

Al hacerlo, el tribunal se convirtió en el primer tribunal en bloquear una citación para documentos financieros de Trump, que los jueces de tribunales inferiores habían dictaminado como válidos según las normas de la Cámara y la Constitución de Estados Unidos.

Los nueve jueces ahora se sientan entre el presidente y los demócratas de la Cámara de Representantes en la lucha por los documentos en poder de Mazars USA, el antiguo contador de Trump. La Cámara ha argumentado que necesita los registros financieros para llegar al fondo de las afirmaciones de Trump sobre sus finanzas, ya que considera enmendar las leyes federales de ética.

LEE: Los 11 momentos clave del tercer día de audiencias en el proceso de juicio político contra Trump

Resolver el caso de los documentos financieros podría llevar meses

Ahora que los jueces han intervenido, cualquier resolución podría llevar meses. La única fecha en que se estableció la orden judicial fue la fecha límite del 5 de diciembre para una petición de los abogados de Trump. Los abogados de la Cámara de Representantes probablemente responderán poco después e instarán a los jueces a que se mantengan firmes los fallos del tribunal inferior.

Pero los jueces no señalaron cuándo anunciarían si aceptarían la petición y programarían argumentos orales, o alternativamente, rechazarían la petición.

Solo si los jueces niegan rotundamente la apelación de Trump, la Cámara podrá hacer cumplir su citación para los documentos. Si los jueces aceptan la petición de Trump y aceptan sostener argumentos, un calendario de información tomaría semanas. La eventual decisión podría no llegar hasta junio, cuando los jueces tradicionalmente retoman su sesión anual. Independientemente de cómo decidan la disputa, el esfuerzo de la Cámara que comenzó con una citación de abril de 2019 se habría extendido más allá de un año.

Pero el juicio político avanza a toda velocidad

La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes está preparando un informe para resumir su caso de investigación de juicio político relacionado con Trump y Ucrania, que el presidente de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, dijo que se enviaría a la Comisión Judicial poco después del Día de Acción de Gracias.

El fallo de la corte federal que McGahn debe testificar es intrigante para los demócratas, particularmente para aquellos que quieren que la Cámara incluya los episodios de obstrucción de la justicia detallados por Mueller en los artículos de juicio político.

McGahn fue un testigo clave para Mueller, y su testimonio podría reforzar ese caso para la Cámara.

Pero el Departamento de Justicia ya dijo el lunes que estaba apelando el caso, lo que significa que estará atado durante semanas, si no meses más. Y Schiff dijo que la investigación de juicio político no se detiene mientras espera a los tribunales.

“Si bien continuaremos con nuestro trabajo de investigación y no excluiremos la posibilidad de nuevas declaraciones o audiencias, no permitiremos que el presidente u otros lo alarguen durante meses en los tribunales”, dijo Schiff.

Los comentarios de Schiff son otro recordatorio de que el calendario político es un animal muy diferente al judicial. Los demócratas celebraron siete audiencias de juicio político con 12 testigos, incluidas varias audiencias en un día, para obtener el testimonio en el registro que necesitaban para redactar artículos de juicio político y votar en plenaria antes de Navidad.

Eso le dará al Senado la oportunidad de celebrar un juicio antes de que el mundo político centre toda su atención en las elecciones presidenciales del próximo año.